Borja Terán  Periodista
OPINIÓN

La anécdota de Verónica Forqué sobre Almodóvar que habla de humildad y soledad (y que pasó desapercibida)

Verónica Forqué en 'Días de cine' el pasado mes de enero.
Verónica Forqué en 'Días de cine' el pasado mes de enero.
La 2
"Me dieron el Premio Feroz. Y di las gracias a todos los directores con los que he trabajado... Pues ¿tú te quieres creer que les nombré a todos menos a Almodóvar? Se me olvidó. Estaba nerviosa. Se me pasó. Claro, llegué a casa y le dije a Ramón Pilacés (su representante): 'Ay, Ramón, que se me ha olvidado...'"
Wochit

"Me dieron el Premio Feroz. Y di las gracias a todos los directores con los que he trabajado... Pues ¿tú te quieres creer que les nombré a todos menos a Almodóvar? Se me olvidó. Estaba nerviosa. Se me pasó. Claro, llegué a casa y le dije a Ramón Pilacés (su representante): 'Ay, Ramón, que se me ha olvidado...'. Y me dice Ramón que no me preocupe, que le llame y se lo diga. Efectivamente, a la mañana siguiente le llamo. Pero no tengo el móvil, tengo un teléfono antiguo de cuando vivía en la calle Arenal. Fíjate, cuando hicimos 'Kika'. Llamo a la oficina y hablo con Esther García (productora de Almodóvar), que es amiga, se supone, colega, fíjate tú. Nos conocimos hace 40 años. Le digo 'Esther, dame el teléfono de Pedro, que le quiero dejar un audio, un mensajito. Pues resumiendo para no aburrirte, no me lo dio. You can believe it? Lo cuento porque me apetece contarlo y creo que es bueno que digamos cosas que tampoco son graves, no tienen la menor importancia. Hombre, a mí me dolió. Yo pensé: '¿Pedro en qué mundo vive?, ¿qué piensa, que me voy a dedicar a dar el teléfono a todas sus fans o llamarle everyday a contarle mi vida? En fin, entonces, este oficio tiene esas dos caras: la del aprendizaje sobre uno mismo y el crecimiento sobre uno mismo como persona y como actriz y el camino de la vanidad, del ego, de la fama... Que es una burbuja enorme, bueno la mía es una burbujita, que crea mucha soledad y mucho vacío. También es tu elección y también es respetable". 

Esta reflexión, entre otras muy inspiradoras sobre trayectoria, interpretación y fama, la realizó el pasado mes de enero Verónica Forqué en 'Días de cine' (en el minuto 17:30). Y ahí quedó la entrevista escondida en La 2. Pero ella contó esta anécdota con la transparencia que representaba su existencia. Sincera, generosa y entonando con una emoción cristalina cada palabra, como quien habla con un amigo y por tanto no tienes por qué callarte lo feo o lo que consideras que no es prudente contar. Por eso era difícil no empatizar con ella.  Porque Verónica Forqué era libre hablando e incluso viviendo cada argumentación, con esa capacidad de vivir la vida con una sensibilidad única.

Pero esta historia esconde mucho más que una anécdota de un viejo amigo que no te quiere dar su teléfono (aunque luego sí irá a tu funeral). Habla de humildad y naturalidad frente a ego y vanidad. Esta anécdota explica de forma muy descriptiva los sinsabores de la vida de una actriz que intenta vivir desde la verdad los sentimientos de los personajes en los que se sumerge y, luego, quizá se topa con un mundo real cargado de artificio que no puedes evitar que te remueva y te duela, donde gente que crees conocer y con la que has trabajado en el pasado (y hasta ganado un Goya con una de sus películas) tal vez no está ahí como tu creías. 

"Verónica Forqué no juzga, simplemente comparte sus emociones, siempre con sinceridad y generosidad con el público".

No dan el teléfono de Almodóvar a Verónica Forqué probablemente porque el director ha pedido a su entorno que no se lo den a nadie, pero... ¿ni siquiera a una de sus actrices más míticas? Esto representa cómo el mundo de la vanidad en el que vivimos a veces se tuerce en deshumanización. Pero, como ella misma dice, todo depende de nosotros y el camino que decidamos escoger. "Es tu elección", relativiza sabia Forqué. Porque ella no juzga, simplemente comparte sus emociones, siempre con sinceridad y generosidad

Escuchar lo que dice Verónica Forqué en esta entrevista (en realidad, en todas las que le han hecho en los últimos años) ayuda a entender que el camino es complejo, repleto de piedras como ella misma recalca, incluso para una actriz que ha gozado de enorme éxito y cariño del público. Y extrapolar sus palabras es fácil: no solo se trata del camino de una actriz, sino de todos los caminos, repletos de piedras, elecciones, aristas, circunstancias y matices que no pueden ser simplificados sentando cátedra en un tuit ni en un post de Instagram.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento