Madrid, zona cero

Iñaki Ortega  Director Deusto Business School y profesor de la Unir
Miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME) desinfectando la Puerta del Sol en Madrid.
Miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME) desinfectando la Puerta del Sol en Madrid.
EFE

Imagina una ciudad donde a nadie se le pregunta de dónde es y todo el mundo es bienvenido. Una ciudad en la cual personas de toda condición encuentran trabajo, pero también amor y por tanto un sentido para arraigarse. Una ciudad con ideologías muy diferentes que se alternan en el Gobierno municipal. Lo público convive con lo privado en armonía y con eficacia. Millones de turistas la visitan, aunque no tenga mar. Estudiantes de todo el mundo la eligen para formarse porque también es la mejor ciudad para divertirse. Puedes escuchar a la gente hablar con normalidad en español, pero también en inglés, alemán, catalán o gallego. 

"De repente los madrileños son los culpables de la pandemia"

En sus calles lo mismo hay funcionarios que jóvenes, financieros que jubilados, tiendas que bares, autobuses que patinetes, árboles que asfalto, vascos que andaluces, carril bici que metro, policía que okupas, campo que museos, millonarios que mendigos, cruces que medialunas… Todo es posible en esa ciudad. Tal es la capacidad que tiene esa ciudad de atraer que sus habitantes, aunque no hayan nacido allí, apenas llevan unos meses residiendo, se consideran nativos. Con estos mimbres, esta ciudad consigue convertirse en foco de atracción: personas de todo el país, pero también del resto del mundo, vienen para quedarse. 

No solo sus vecinos se benefician de su prosperidad, sino que los pueblos y ciudades cercanas en una suerte de simbiosis celebran su existencia. Sus habitantes se desplazan orgullosos fuera de su ciudad en vacaciones y allá donde van llevan riqueza. Esta ciudad que imaginamos es realidad. Esa ciudad es Madrid.

"Sus habitantes llevan el sambenito del coronavirus como si residir en otra parte del mundo te librara de algo"

Zona cero es una expresión que llegó a nuestras vidas tras el atentado del 11 de septiembre en Nueva York. Es un calco del inglés que comenzó a usarse en la Segunda Guerra Mundial para referirse al lugar en el que explotaron las primeras bombas atómicas. En el año 2001, a raíz del ataque terrorista a las Torres Gemelas, pasó a ser sinónimo de la zona de mayor devastación tras una tragedia. 

Esa ciudad que imaginamos, estos días está sufriendo como ninguna otra la pandemia. Es nuestra zona cero. Un virus que mata y que te encierra en casa, pero también que hace despertar odios irracionales. De repente los madrileños son los culpables de la pandemia; la sombra de sospecha se instala sobre cualquiera que sea de esa ciudad; los mismos alcaldes que competían por sus visitas firman bandos en su contra; su sanidad, admirada por todos hace nada, se convierte en una apestada a la que es mejor no acercarse; su dinamismo libérrimo pasa a ser una de las causas de la epidemia; sus habitantes llevan el sambenito del coronavirus como si residir en otra parte del mundo te librara de algo; sus vecinos son señalados si son vistos fuera de la ciudad, aunque los atascos los viernes, en pleno estado de alarma, sean en otras urbes. Sus muertos se acumulan mientras muchos, de reojo al ver las estadísticas de su ciudad, respiran tranquilos porque se creen a salvo. Madrid, zona cero. Madrid, mi ciudad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento