Fernando Baeta  Subdirector del área editorial de Medios de Henneo

Redondo no perdona

Iván Redondo reaparece en Ordizia (Guipúzcoa) para ser nombrado cofrade de honor del queso Idiazábal
El exjefe del gabinete de Pedro Sánchez, Iván Redondo.
EP

Pocos meses han bastado para que Iván Redondo, el otrora gurú de Pedro Sánchez y defensor a ultranza del presidente del CIS, haya dejado de creer en las encuestas de José Félix Tezanos, a quien siempre defendió y utilizó cuando ejercía de capitán de navegación de las cañerías de Moncloa.

Pocos meses han bastado también para que el presidente del Gobierno haya dejado de ser, a ojos de su antiguo jefe de gabinete, ese líder invencible que con él al lado era insuperable y que ahora corre el riesgo de zozobrar sin remedio, según avanza en su estreno como articulista de La Vanguardia el hombre que ha encontrado jefes nuevos por los que tirarse por un barranco.

Redondo está de vuelta y convencido de que a día de hoy el PP gana en 41 de las 52 provincias, lo que choca con las tesis del encuestador oficial. No deja claro, eso si, en cuántas de las 11 restantes gana el PSOE si tenemos en cuenta las provincias vascas, las catalanas, alguna canaria y Teruel, que sigue existiendo. También opina que Vox es la tercera fuerza política consolidada, repite que Yolanda puede ser presidenta, pero añade que todo esto aún no quiere decir nada y que las elecciones se pueden ganar aunque las encuestas afirmen lo contrario. Hay "tiempo para darle la vuelta a todo", afirma en su artículo titulado Cómo se gana la Moncloa.

Ven en Pedro a un hombre siempre superado por las dificultades, un hombre que despierta lástima, una víctima sí, pero una víctima culpable

Como Redondo siempre ha sido hombre de mensajes ocultos, me quedo en este primer The Situation Room con su admiración por Luis Martín-Santos y su Tiempo de silencio. La novela, ambientada en la dura postguerra de finales de los cuarenta, narra la historia de Pedro, un hombre que quiso ser alguien, pero que por su pasividad y cobardía se ve arrastrado al fracaso. Los estudiosos de esta sobresaliente obra, entre los que no me incluyo, ven en Pedro a un hombre siempre superado por las dificultades, un hombre que despierta lástima, una víctima sí, pero una víctima culpable.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento