Regala naturaleza

Es una ruta de gran éxito y supone la puerta de entrada a los Picos de Europa. Se la conoce popularmente como la Garganta Divina debido a que el río Cares viaja encajonado entre las montañas. Es muy recomendable.
Picos de Europa.
Pixabay/javierAlamo

Ha quedado claro: nuestro bien más preciado es la salud. Pero luego nos volvemos locos comprando y regalando cacharrería, olvidando que la felicidad está en todas esas pequeñas/grandes cosas que de verdad hemos echado de menos, ese beso, esa flor, esa bocanada de aire puro, el canto de un pajarito al amanecer que por un momento nos hizo olvidar tantas angustias. Puestos a hacer un buen regalo, regala naturaleza. Acércate con tus seres queridos al campito, a los pueblos, a los parques y jardines de las ciudades como quien toma regularmente la mejor de las medicinas posibles. Viviréis más y mejor.

Después de analizar la vida de más de ocho millones de personas de siete países distintos, España entre ellos, durante más de siete años, se ha demostrado científicamente que aumentar apenas un 2% la vegetación a 500 metros de nuestras casas reduce un 4% el riesgo de morir prematuramente. Como lo oyes. Vivir cerca de espacios verdes disminuye el impacto de las enfermedades, reduce el estrés y mejora nuestra salud mental. Dar algún que otro sorbito diario de naturaleza tiene un saludable efecto relajante, seguramente porque somos naturaleza y necesitamos a la naturaleza tanto como el comer.

Cada vez hay más evidencias científicas respecto al gran impacto que el medio ambiente (bueno o malo) tiene en la salud y el bienestar de las personas. La OMS calcula que los factores de riesgo ambientales son responsables del 23% de todas las muertes en el mundo. Solo en Europa suponen 1,4 millones de muertes al año. Tener y compartir hábitos saludables en entornos saludables debería de ser nuestra prioridad en 2021. Lo sabemos pero se nos olvida demasiadas veces. Regalar naturaleza es regalar vida.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento