Belén Molleda  Periodista
OPINIÓN

Y Godot se hizo carne

Feijóo avanza, antes de confirmar su paso: "Es una decisión meditada, pero precipitada"
Alberto Núñez Feijóo.
Europa Press

Parecía que estábamos asistiendo a una escena más de Esperando a Godot pero contra todo pronóstico el guion se ha modificado antes de lo previsto, el protagonista se ha manifestado y se ha plantado in corpore en Madrid. Quería liderar el PP por aclamación y, tras años de latencia, el momento le llegó. Con Rajoy no pudo ser, pero ahora después de dos semanas de espectáculo, y teniendo en cuenta que un enemigo común une mucho, Godot se manifestó. El partido le respaldará y todos los cargos del PP a una se han puesto detrás de Feijóo.

Después de años de experiencia en esto de la política, una llega a la conclusión de que nada es lo que parece, que empíricamente está demostrado que el ser líder de una autonomía no equivale a serlo a nivel nacional y que la historia no está aún escrita. Acuérdense de en qué quedaron las aspiraciones de Susana Díaz y de Inés Arrimadas. El único que lo logró, y no sin una travesía en el desierto, fue Aznar tras años de aquel "Váyase usted señor González". Eran otros tiempos... en este caso, tras las elecciones en Madrid, el PP parecía que lo tenía todo resuelto y que, a poco que se lo propusiera, Casado llegaría en volandas a la presidencia del Gobierno. Sin embargo, en lugar de ello, y para estupor de sus votantes, se liaron a guantazos hasta llegar al desenlace actual.

Feijóo lo tiene algo más fácil que Casado en sus inicios y, a menos que haga lo mismo que su antecesor, el Gobierno lo tendrá más cerca. El PP se ha quitado casi del medio a Cs, pero le queda lidiar con Vox. ¿Cómo le recibirán a Feijóo sus votantes? Es una incógnita: Galicia no es España y ser el líder de una parte no equivale a serlo del todo. Veremos en qué queda. l

Mostrar comentarios

Códigos Descuento