Discurso del Rey Juan Carlos I
El Rey Juan Carlos I, durante su discurso la pasada Nochebuena. Ángel Díaz / EFE

La llamada a la "unidad" es la cuestión más recurrente de los discursos de Navidad del Rey, presente en 32 de las 35 ocasiones, hasta 2009, en que se ha dirigido Don Juan Carlos a los españoles el día de Nochebuena.

Así lo constata Manuel Ventero Velasco, periodista y profesor universitario, en su análisis de las alocuciones del Monarca de 1975 a 2009.

Destaca que el Rey, desde su intervención en su proclamación el 22 de noviembre de 1975 - dónde ya atestiguó su firme e irrenunciable convicción de erigirse en Monarca de todos los españoles-, ha pronunciado más de 2.000 discursos, aunque su trabajo, publicado por la Ley con el título Los mensajes de Navidad del Rey, se centra en estas últimas alocuciones, con algunas excepciones.

Según el autor, tanto en el discurso de proclamación - dos días después de la muerte de Franco- como en su primera intervención navideña, Don Juan Carlos resaltó su "quehacer como Rey democrático" y la manera en la que el Jefe del Estado iba a comunicarse con los españoles.

En ese primer mensaje navideño, además de convocar a la convivencia y a la unidad, el Monarca trató de persuadir a todos de la necesidad de iniciar una Transición pacífica e irreversible hacia la democracia, aunque sin nombrarla, según Ventero.

Además de la "unidad" incluye las referencias a la Monarquía, en 31 ocasiones; el terrorismo, en 28; la Economía y España, en 27 (de ellas 17 sobre el paro); Valores, en 25; Democracia y Europa, en 23, o Constitución y futuro, en 21, de lo que llama "menciones" o asuntos sin desarrollar, que aparecen cuando guardan alguna relación con la actualidad.

Entre estas últimas, el escritor enumera las que se refieren a la tasa de paro juvenil, al crecimiento de la inmigración, la evolución de la delincuencia, la subida de las pensiones o la incorporación de la mujer al trabajo, entre otras.

Comenta Ventero, respecto a los principales temas que aborda Don Juan Carlos, que desde 1975 presenta la "unidad" como concepto que no elimina en ningún caso, sino que refuerza la constatación de la variedad y pluralidad del pueblo español.

La otra cuestión más recurrente, la de la Monarquía, aparece por primera vez en 1976, como la "forma de Estado más adecuada para España" y desde ese momento los discursos identifican Corona y Unidad, conectadas por la función integradora de la institución.

Sobresalen las continuas referencias del Rey a su "voluntad de servicio", en las que con el paso de los años incluye también al Príncipe de Asturias y la sucesión en la Corona.