Operarios trabajan en el Atlántico
Varios operarios trabajan en el Atlántico ante los restos del Airbus A 330. EP / REUTERS

La justicia brasileña ha condenado este martes a la aerolínea francesa Air France a pagar una indemnización de 1,2 millones de reales (unos 710.000 dólares) por daños morales a los familiares de una de las víctimas mortales del accidente de un avión que cubría la ruta entre Río de Janeiro y París (vuelo AF-447), en 2009.

Según medios locales, un tribunal de Río atendió la demanda interpuesta por los padres y abuelos de Luciana Clarkson Seba, de 31 años, quien viajaba acompañada de su marido y sus suegros a bordo de un Airbus A330, que se precipitó en el Atlántico el 31 de mayo de 2009 por causas que todavía no han sido esclarecidas.

Los padres de la fallecida recibirán 510.000 reales cada uno, mientras que los abuelos serán indemnizados con 102.000 reales. Además, la aerolínea deberá pagar una pensión de 5.000 reales al mes (unos 2.958 dólares) con carácter retroactivo desde la fecha de la muerte de la víctima hasta que ésta hubiera completado los 70 años, ya que, en opinión del juez, ha quedado demostrado que Luciana Seba se encargaba de mantener económicamente a su madre.

La causa pudo estar un fallo en los sensores que miden la velocidad

En la sentencia, el magistrado Alberto Republicano de Macedo asegura que el sufrimiento derivado de la pérdida de un familiar justifica de por sí el pago de indemnizaciones y añade que la compañía debe "poseer aeronaves que operen en condiciones normales, pero también que sean capaces de soportar eventualidades".

Además, el fallo indica que la caída de un avión puede ser considerada imprevisible, pero el accidente "nunca podría ser considerado inevitable".

El aparato, que había despegado de Río de Janeiro con rumbo a París, se precipitó al Océano Atlántico cerca del archipiélago brasileño Fernando de Noronha, a 1.296 kilómetros de la localidad de Recife.

Las 228 personas que viajaban a bordo, incluidos los miembros de la tripulación, de 32 nacionalidades distintas, fallecieron. El Gobierno francés ha informado de que el próximo año comenzará la cuarta etapa de búsqueda de los restos del aparato y las cajas negras.