Disturbios en Haití
Dos jóvenes corren en frente de una barricada durante las protestas en las calles de Petion Ville, Puerto Príncipe, Haití. Andres Martinez Casares / EFE

Miles de manifestantes protagonizaron este miércoles violentas protestas en Haití en rechazo a los resultados de las elecciones del 28 de noviembre, ganadas por la candidata a la Presidencia Mirlande Manigat, quien disputará la segunda vuelta con el oficialista Jude Celestin. Desde que se conocieron estos resultados, que dejan sin opciones para la segunda vuelta al cantante y candidato Michel Martelly, se produjeron manifestaciones y disturbios en varios puntos de Puerto Príncipe y de otras ciudades del país, donde se registraron dos muertos y varios heridos.

Las protestas fueron secundadas por miles de personas en Puerto Príncipe En les Cayes, en el sur, y en Cabo Haitiano, en el norte, hubo sendas víctimas mortales durante los incidentes, que también dejaron un número no precisado de heridos. Armados con palos, piedras y, en algunos casos, armas de fuego, y provistos de afiches de Martelly, los manifestantes asaltaron en Puerto Príncipe varios locales del partido oficialista, Inite, e incendiaron y dañaron edificios públicos.

Martelly había denunciado el día 28 el fraude electoral junto a Manigat y otros diez candidatos a la Presidencia y había exigido la anulación de las elecciones, pero al día siguiente modificó su posición y pidió la continuidad del proceso electoral para que se escuchara "la voz del pueblo haitiano", según dijo. Muchos de sus partidarios rechazaron hoy los resultados oficiales provisionales, que otorgan el 31,37 % de los votos a Manigat, el 22,48 % a Celestin y el 21,84 % a este candidato, un cantante de 'kompa', ritmo caribeño muy arraigado en Haití, también conocido como "Sweet Micky".

Las protestas fueron secundadas por miles de personas en Puerto Príncipe, donde numerosas calles quedaron bloqueadas con piedras y barricadas de neumáticos en llamas, lo que hacía casi imposible circular por la capital haitiana. La ciudad quedó paralizada casi por completo, con escuelas, comercios, gasolineras, oficinas y establecimientos de todo tipo cerrados ante la violencia de los incidentes, que también causaron un herido en un ataque a una sede de Inite.

Preocupación en EE UU


Los manifestantes gritaban consignas contra el presidente, René Préval y contra los resultados de las elecciones, y reclamaban también la presencia de Martelly en la segunda vuelta de las votaciones. "Hemos votado por él", argumentaba un grupo de manifestantes, y agregaba que Martelly debía acceder a la Presidencia, ya que esa es la voluntad popular.

Preval ha llamado a la calma a la población Estados Unidos se pronunció sobre la situación a través de su embajada en Haití. Junto con otras entidades, "el Gobierno de los Estados Unidos está preocupado por la publicación de los resultados preliminares de las elecciones (...) que no corresponden con los resultados publicados por el Consejo Nacional de Observación (CNO)", añadió la embajada en un comunicado. El presidente de Haití, René Preval, en respuesta a este comunicado dijo que "la embajada de Estados Unidos no es el CEP" (Consejo Electoral Provisional, máximo órgano de elecciones).

El mandatario, quien llamó a la calma a la población ante los violentos incidentes, admitió que durante las votaciones hubo "problemas" y "fraude", pero argumentó que "es el árbitro quien toma las decisiones". Préval calificó de "desórdenes" los actos de violencia y pidió a la Policía y a las fuerzas de la ONU desplegadas en el país que actúen para frenarlos, al tiempo que hizo un llamamiento a la calma. Invitó a los candidatos a presentar sus impugnaciones frente al tribunal electoral al considerar que "es la única manera de avanzar en la resolución de los problemas".

También recordó que la Misión de Observación de la Organización de Estados Americanos (OEA)y de la Comunidad del Caribe (CARICOM) destacaron que las elecciones tuvieron "problemas", pero consideraron que ello no les privó de "validez". El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, expresó su preocupación por las acusaciones de fraude electoral y los episodios de violencia y mostró, por medio de su portavoz, Martin Nesirky, su "fuerte compromiso en apoyo de unas elecciones libres y justas". Ban instó "a todos los candidatos a agotar las soluciones formales y los procedimientos legales".