Alergias
Los expertos advierten del espectacular aumento de las alergias, sobre todo de las alimentarias. EP

La incidencia de las enfermedades alérgicas aumenta cada año un 2% en España, donde se estima que hay actualmente más de diez millones de afectados, lo que significa que una de cada cuatro personas sufre algún tipo de proceso alérgico

La doctora Arantza Vega, coordinadora del Comité Científico de la XXVII edición del Congreso Nacional de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), que se celebra estos días en Madrid, ha afirmado que en la próxima década se espera que el número de pacientes con alergia ronde los veinte o treinta millones.

Las alergias que más han aumentado son las de los alimentosVega, jefe de la Sección de Alergia del Hospital Universitario de Guadalajara, ha señalado en una rueda de prensa que las patologías que están experimentando un mayor aumento son las "clásicas", como la rinitis, el asma y la urticaria.

Javier Domínguez, responsable de la Unidad de Alergia del Hospital Universitario de Getafe, ha recordado que las hipótesis que más se relacionan con este incremento son la teoría de la higiene, que impediría al sistema inmunológico adaptarse apropiadamente al entorno, o la del diésel, cuyas partículas aumentan el potencial alérgico de los pólenes.

Los expertos están preocupados también por el "espectacular" incremento de las alergias a los alimentos, cuyas consultas se han duplicado en los últimos diez años, y que afectan a entre el 5 y 8% de los niños y al 3% de la población adulta.

Las alergias nutricionales y la rinitis son el origen de seis de cada diez consultas al alergólogo, ha dicho el presidente de la SEAIC, Tomás Chivato, quien ha precisado que se trata de cifras "muy significativas", con un fuerte impacto sobre el sistema sanitario y sobre la calidad de vida de los pacientes.

Chivato ha apuntado que algunas frutas, verduras y frutos secos, como las nueces y los cacahuetes, son los responsables de la mayoría de las reacciones alérgicas en adultos, mientras que en los niños el origen está en la leche y el huevo.

Diversos estudios han demostrado que las personas alérgicas al polen y al látex pueden sufrir estos procesos además ante ciertos alimentos, al experimentar reacciones cruzadas.

Sería necesario cultivar 'plantas felices', libres de contaminación

Vega ha comentado que sería necesario cultivar lo que ha denominado como "plantas felices" porque cuando éstas se sienten agredidas, en un ambiente contaminado o sometidas a un desarrollo rápido o antinatural, intentan defenderse produciendo pólenes y proteínas panalérgicas que afectan al ser humano.

El presidente de la SEAIC ha comentado que la complejidad de las alergias a los alimentos no permite que muchos de los pacientes que las sufren dispongan de diagnóstico y tratamiento correctos.

En la actualidad, este tipo de reacciones alérgicas son crónicas y el único "tratamiento" es evitar consumir el alimento que las provoca.

En ocho de cada diez casos, la alergia es oral; en el 32% de las ocasiones es cutánea; en el 26% digestiva; en el 19% de las vías respiratorias altas y en el 19% son broncoespamos.

Los alimentos más frecuentes implicados en reacciones adversas de los pacientes son, en orden decreciente, melocotón, leche, huevo, melón, gamba, pescado, kiwi, plátano, nuez, sandía, cacahuete, manzana, tomate, piña y avellana.