Visita de Benedicto XVI a Barcelona
Un grupo de niños con banderas catalanas esperan el paso del papa Benedicto XVI. EFE

El recibimiento al Papa en Barcelona ha sido más frío de lo esperado y solo se han visto grandes concentraciones de gente en las inmediaciones de la Sagrada Familia. Las aglomeraciones de seguidores han sido menos numerosas que las que se dieron este sábado en Santiago de Compostela, sobre todo a primeras horas de la mañana.

Se han podido ver tramos del recorrido donde no había excesiva concentración de gente

Según se ha podido ver a lo largo del recorrido que Benedicto XVI ha realizado a bordo del papamóvil, la expectación creada en Barcelona ha sido menor que la que se pudo a lo largo de los 11 kilómetros que realizó el pontífice en tierras gallegas.

Durante los primeros pasos del Papa por Barcelona se han podido ver tramos del recorrido donde no había excesiva concentración de gente, mientras que  las imágenes tomadas desde el aire, mostraban decenas de fieles siguiendo el papamóvil, a la carrera, por los márgenes de la calzada.

Ha sido recibido con mucha frialdad

La fría acogida de los ciudadanos ha sido noticia en algunos medios internacionales que han cuestionado el cumplimiento de las expectativas creadas antes de la visita, como el delegado en España de la cadena Al Yazira, Aiman Zoubir, quien opina que el Papa "ha sido recibido con mucha frialdad por parte de los ciudadanos, especialmente en Barcelona”.

Con el transcurso de la mañana la afluencia de gente ha ido en aumento, sobre todo en las inmediaciones de la Sagrada Familia donde al concluir la celebración religiosa se han llegado a concentrar miles de personas. Al contrario que durante la mañana, en los márgenes de las calles por donde pasaba el Papa, había más fieles y ciudadanos que, después de seguir por la televisión la ceremonia, se han desplazado para poder ver el paso del pontífice.

Templo improvisado

La plaza de toros La Monumental de Barcelona se ha convertido este domingo en un templo improvisado para seguir por una pantalla gigante la ceremonia religiosa de dedicación que oficia el Papa en la Sagrada Familia. En toda la arena de la plaza se han habilitado sillas de plástico y ademásse han ocupado parte de los tendidos.

La plaza se ha llenado una vez que el papamóvil ha pasado con el Santo Padre por delante del coso taurino, ya que muchos asistentes han optado por ver primero el paso de Benedicto XVI camino a la Sagrada Familia, y luego seguir la celebración desde la plaza de toros en el que han recibido incluso la eucaristía.