"Los jóvenes desconocen los estragos que el consumo de heroína provocó en España "

  • El Plan Nacional Sobre Drogas presenta un Informe sobre Heroína.
  • Su consumo ha bajado muchísimo y se ha estabilizado.
  • Hay que seguir alertando sobre su consumo y sus nuevas vías.
Unos adictos se inyectan heroína
Unos adictos se inyectan heroína
Michael Reynolds / EFE / ARCHIVO

Una de cada cuatro personas que ha probado la heroína alguna vez en su vida ha desarrollado una adicción. Así lo ha subrayado la Delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Carmen Moya, durante la presentación en rueda de prensa del Informe sobre Heroína, elaborado por la Comisión Clínica de esta institución.

“Los jóvenes desconocen los estragos que el consumo de heroína provocó en nuestro país en los años 80. De ahí la importancia de recordar la peligrosidad de esta droga, cuyo uso en España originó la creación del Plan Nacional sobre Drogas hace ahora 25 años” ha asegurado Moya.

Los datos procedentes de las últimas encuestas nacionales realizadas por el Plan Nacional sobre Drogas sitúan, en 2007 y 2008, el consumo de heroína por debajo del 1% tanto en la población general como en estudiantes de 14 a 18 años.

También ha disminuido de forma importante la población que señala haberse encontrado con drogodependientes tirados en el suelo (al pasar de un 12,3% en 1995 a un 5,6% en 2007), o con personas inhalando drogas en papel de aluminio, que ha pasado de un 10,6% a un 4,6%.

En Europa, la heroína es la principal droga por la que se solicita tratamiento, con un 49% de las 325.000 demandas de atención médica registradas en 2007. En cambio, en nuestro país las admisiones a tratamiento por heroína han descendido de forma importante en los últimos años, debido sobre todo a la caída de los admitidos a tratamiento por primera vez en la vida.

En España, desde 2005, la heroína dejó de ser la primera sustancia que motivaba la admisión a tratamiento y en su lugar, es la cocaína la que más demandas de tratamiento genera con el 46,4% del total, frente al 34,6% de la heroína en 2008 (18.407 personas). La edad media de admisión a tratamiento por consumo de heroína, apunta a un envejecimiento de los usuarios, siendo 37,5 años en 2008.

El descenso en el consumo de heroína en nuestro país también se refleja en las urgencias, donde a partir de 1999 esta droga dejó de ser la droga más frecuentemente mencionada, siendo sustituida por la cocaína, el cannabis y los hipnosedantes, que ocupan los primeros lugares.

Desde 2006, más de la mitad de las urgencias directamente relacionadas con el consumo de drogas está relacionadas con la cocaína, mientras que las que se relacionan con la heroína muestran valores inferiores al 20%, cuando en los años noventa eran responsables del 60% de las urgencias relacionadas con el consumo de sustancias de abuso.

En cuanto a las muertes por reacción adversa al consumo de drogas (sobredosis), el Observatorio Español sobre Drogas también observa entre 2002 y 2007 un descenso de la heroína en los análisis toxicológicos de las personas fallecidas y un incremento de la cocaína. El porcentaje de personas fallecidas en las que se ha detectado opiáceos exclusivamente ha pasado del 46% en 1983 al 20,3% en 1986 y al 6,9% en 2008.

Hasta 2004, todos los indicadores que maneja el Observatorio Español sobre Drogas mostraron una tendencia descendente en el consumo de heroína. Sin embargo, en los últimos años, este descenso se ha ralentizado.

Por ello, la delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas cree necesario alertar sobre los riesgos de las nuevas formas de consumir heroína, tanto en grupos de riesgo, como entre aquellos jóvenes que puedan verse tentados por consumos experimentales. “La heroína siempre es igual de peligrosa. Su riesgo es independiente de la vía de administración que se utilice y de si se consume sola o asociada a otras drogas”, ha subrayado Carmen Moya.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento