Reforma laboral
Una de las reuniones que han mantenido Gobierno, patronal y sindicatos para alcanzar un acuerdo sobre la reforma laboral. ARCHIVO

Tras más de diez horas, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y los secretarios de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, han finalizado la reunión para pactar la nueva reforma laboral sin alcanzar un acuerdo.

El Gobierno se reunirá con sindicatos y patronal este viernes, por separado El pacto no ha sido posible debido a las grandes diferencias que existen por la posición de la patronal, tal y como han constatado fuentes sindicales a la salida de la reunión, en el ministerio de Trabajo, pasadas la seis de la madrugada.

Agotado el plazo de la negociación a tres bandas, el Gobierno se ha comprometido a enviar un texto sobre la reforma a las partes.  Asimismo, el Gobierno tiene previsto reunirse el viernes por la tarde con los sindicatos y con la patronal, pero por separado.  La cita es únicamente a modo de consulta y no formaría parte de la negociación, según han puntualizado desde el Gobierno.

El decreto de la reforma, más cerca

El último cartucho de una reforma laboral pactada entre sindicatos y patronal ha sido una reunión que comenzó ayer a las 19.30 horas y ha finalizado a las 6.00 de la mañana, informaron fuentes del Ministerio de Trabajo.

El presidente ya anunció que la reforma laboral se aprobaría el 16 de junio, con o sin acuerdo Durante esas más diez horas, las fuentes consultadas han expresado en reiteradas ocasiones que el pacto estaba difícil y que existían diferencias en torno al abaratamiento del despido y sus causas. El Gobierno tiene previsto aprobar la reforma, con o sin el acuerdo de los agentes sociales, el próximo 16 de junio.

A partir de ahora el PSOE deberá iniciar la ronda de reuniones con los distintos grupos parlamentarios con el objetivo de alcanzar más consenso en la aprobación de la reforma laboral del que obtuvo con el decreto anti crisis, que aprobó sin apoyos y por sólo un voto de diferencia.

Además, los sindicatos CC OO y UGT llevan días avisando al Gobierno de que, si aprueba por decreto una reforma laboral "lesiva" para los trabajadores, convocarán una huelga general.