Hormigas
Las hormigas obreras depositan los granos cerca de la reina. WIKIPEDIA

El Sahel sufre una de las crisis alimentarias más duras de la década. La mala cosecha del año pasado, la subida generalizada del precio de los alimentos y un nuevo ciclo de sequía han provocado una inseguridad alimentaria que alcanza a dos millones de personas en Chad y a casi diez en todos los países al sur del desierto del Sáhara.

Cientos de familias sobreviven 'robando' a las hormigas su sustento

La escasez es tal, que cientos de familias sobreviven 'robando' a las hormigas su sustento. Se trata de las 'termitières', madres de familia numerosa que rebuscan en los hormigueros de la zona cada día durante horas. Tratan de encontrar el escondite de la hormiga reina, donde las obreras han ido depositando los granos de cereal recogidos de los campos durante los meses anteriores.

Lo separan de la tierra sirviéndose del viento y de un plato de esparto, y lo muelen hasta conseguir una suerte de harina que después mezclarán en el fuego con un poco de agua caliente, haciendo una pasta que llene el estómago.

Esta práctica es frecuente en el norte de la región de Guèra

Esta práctica es frecuente en el norte de la región de Guèra, donde está presente la ONGD española Intermón Oxfam trabajando contrarreloj para poner en marcha proyectos de ayuda humanitaria, desarrollo agrícola y gestión de agua que permitan a 40 poblaciones superar la emergencia y crear reservas para afrontar nuevos periodos de escasez.

En esta zona, la ausencia de redes de comunicación y el terreno desértico harán imposible que llegue la ayuda cuando comience el periodo de lluvias, previsto a partir de junio.