Ángel Gurría
El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, durante su intervención en el Foro Cinco Días. Paco Campos / EFE

El problema de la deuda en España es "manejable" y su peso -un 55% del PIB en 2009- es "todavía moderado" en comparación con el de otros países de la OCDE o de la Unión Europea. Así lo ha asegurado este martes el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, durante su participación en el Foro Cinco Días.

El objetivo debe ser un crecimiento sostenido para generar empleo Gurría subrayó que los problemas de Grecia y su deuda son "un tema griego" y descartó que su situación se pueda comparar con la de España, a la que hay que analizar "en su propio contexto y méritos", y recordó que la deuda española respecto al PIB podría llegar a la mitad que la de Grecia.

Respecto a las previsiones de España para los próximos años, auguró un 2010 "flojo", con una mejora de la situación en 2011, cuando "el entorno internacional será mejor". Sin embargo, recalcó que el principal objetivo no debe ser sólo salir de la recesión, sino propiciar "un crecimiento sostenido para generar empleo".

Asimismo, subrayó que España tiene problemas "importantes, pero no insuperables" como su déficit presupuestario, motivado por la pérdida de ingresos fiscales, el incremento de los subsidios por desempleo y los paquetes de estímulo económico; la deuda de las familias y las empresas o la caída de la construcción. En esta línea, añadió que España también se enfrenta a otros desafíos claves, como el elevado desempleo, la pérdida de competitividad egistrada en los últimos 10 años y el modesto crecimiento de la productividad de la mano de obra.