Ignacio Fernández Toxo
El secretario general de CC OO nació en Ferrol (A Coruña) hace 57 años. De joven trabajó en los astilleros. En aquel periodo pasó por la cárcel y la clandestinidad. En diciembre de 2008 sustituyó a Fidalgo al frente de Comisiones. Jorge París

Ignacio Fernández Toxo recibió a 20 minutos en su despacho, sentado ante su ordenador, que tiene una foto de una playa próxima a Ferrol como fondo de escritorio. Fue el pasado viernes, el mismo día que la EPA calculó en 4,3 millones la cifra de parados y el Gobierno presentó el retraso de la jubilación y un plan de austeridad. Día agitado para un líder sindical, que, veladamente, advierte de movilizaciones.

¿Qué le parece el nuevo dato del paro?
No por esperado deja de ser preocupante. La primera conclusión es que, lejos de remitir la situación económica, 2010 será un año duro en materia de empleo. Los economistas y los gobiernos son muy dados a valorar la evolución sólo en términos de PIB, y lo que conviene es poner por delante a las personas. 4,3 millones de parados es una cifra que exige mantener las políticas sociales y de protección a las personas.

Pero la gente quiere un empleo, no un subsidio.
Claro. También hay que dinamizar la actividad económica en lo posible. Sabiendo que tenemos límites presupuestarios, pero movilizando el conjunto de los recursos para intentar frenar la sangría de destrucción y generar empleo. Sería muy importante que se mantuvieran los estímulos fiscales al funcionamiento de la economía a lo largo de 2010.

Zapatero no va por ahí:quiere recortar el gasto para llegar a 2013 con un déficit del 3%.
Será harto difícil que en 2013 se llegue a esa situación. Todavía no conocemos el dato final de 2009, pero va a ser bastante superior a lo que se había estimado.

¿Y entonces?
Hay otras formas de aproximarse a esa reducción. El Gobierno ha optado por recortar el gasto, y eso va a tener repercusiones en materia de actividad y empleo. Pero hay otra opción, que es aumentar los ingresos: persiguiendo el fraude fiscal, que todos sabemos que es inmenso; o modificando la fiscalidad, que es una de las más bajas de Europa. Pero no como se ha hecho: aumentando el IVA, que grava lo mismo al que cobra 700 euros que al que percibe 20.000, y además puede tener contraindicaciones en el consumo y, por tanto, en el empleo. España necesita una reforma fiscal progresiva y equitativa y, sobre todo, erradicar el fraude.

¿Por qué España tiene el récord de economía sumergida?
Es un problema de cultura. La Europa democrática se construye con una idea muy precisa del papel del Estado, las cuentas públicas y la fiscalidad. Por eso, el estado social en Europa se consolida. Nosotros llegamos con mucho más retraso y venimos de una cultura, creada en 40 años de dictadura, que se basaba en otros conceptos, y que ha generado en la sociedad un poso de fraude, de corruptelas. Éste es un cambio que hay que hacer rápidamente.

También somos líderes en paro.
La crisis ha agravado nuestros problemas estructurales. Pero es que tenemos nuestra propia crisis: un modelo perverso asentado en los sectores más cutres, que generaban empleo de baja calidad, menos innovadores, más precarios. Esto es lo que ha quebrado. Si tenemos una tasa de temporalidad del 35%, más del doble que en Europa, algo falla. Y son los jóvenes los que más lo padecen, así que es un contrasentido retrasar la jubilación, impidiendo que se incorporen al empleo.

¿No le gusta esta propuesta?
La Seguridad Social es de las pocas instituciones que, en esta crisis, todavía se salva. Y gracias al esfuerzo que hemos hecho el conjunto de la sociedad para darle sostenibilidad a futuro. No es bueno enviar mensajes catastrofistas para apuntalar la propia solución.

Entonces, ¿no cree que haya riesgos en la Seguridad Social?
Esta medida resulta contradictoria con la oferta de julio del Gobierno a la patronal sobre reducir dos puntos las cotizaciones. Indica que estamos ante un Gobierno que improvisa excesivamente en temas que son de mucha envergadura sobre los que no se puede improvisar.

Los organismos internacionales apuestan por cambiar el sistema.
En España ya se puede retrasar la edad de jubilación, porque tenemos un sistema flexible. Además hay sectores en los que es insostenible que la gente siga trabajando a los 65: en un andamio a la intemperie, conduciendo un camión... En las actividades de riesgo, lo que habría que hacer es anticiparla. Es un disparate hacer obligatoria la edad de jubilación a los 67 años.

Con este panorama, ¿se plantean ustedes movilizaciones?
Movilizaciones hemos hecho, pero medidas y con sentido de la responsabilidad. Lo de la jubilación primero tiene que ir al Parlamento y al diálogo social. Nosotros nos vamos a oponer a que esto salga adelante. Es un atentado a los derechos de los trabajadores. Y si se atenta contra los derechos laborales, los derechos sociales, nosotros daremos la respuesta adecuada en cada momento.

¿Hablamos de huelga?
El Gobierno ha hablado. Ahora tiene la palabra el Parlamento; y nosotros diremos la última en la parte que nos corresponde.

¿Díaz Ferrán debería dimitir?
Es una decisión que tiene que tomar él. A mí me preocupan más los trabajadores de Air Comet. Yo no sé si es o no la persona adecuada para dirigir la patronal en este momento.

Pero si usted fuera empresario...
No me haga pronunciarme. A mí no me gustaría que desde CEOE se interfiriera en mi organización.

En dos palabras. "Marx está superado"

  • ¿Cree en Dios? No, soy ateo.
  • ¿Y en Marx? Marx está superado por la historia. Pero él mismo se habría superado a sí mismo si viviera en estos momentos.
  • Si los sindicatos son pesebreros, la patronal es... Aprovechada. Pero no comparto la primera afirmación.
  • ¿Un recuerdo bueno? Muchos, pero casi todos en el entorno personal.
  • ¿El despacho o el astillero? Me gustaba mucho el astillero. Y tenía una vida mucho más relajada: trabajaba ocho horas y no catorce como ahora. Pero uno a veces tiene que dar pasos; aunque nadie me ha obligado.
  • El tojo (toxo en gallego) es una planta con muchos pinchos, ¿se identifica? Con la planta, no. Con el apellido, que es el de mi madre, sí. Lo llevo con mucho orgullo.
  • ¿Es usted feliz? Relativamente feliz. Suficientemente.
  • ¿Un lugar? Ferrol.
  • ¿Un defecto? Muchos. Posiblemente que soy muy reservado.
  • Díaz Ferrán es... Un empresario.
  • ¿Y Cándido Méndez? Un amigo.