Primeros muertos en los pillajes que acompañan al caos en Puerto Príncipe

    Un hombre acusado de robo, desnudo y apaleado, yace en una callesde Puerto Príncipe este domingo.
    Un hombre acusado de robo, desnudo y apaleado, yace en una callesde Puerto Príncipe este domingo.
    REUTERS

    Los pillajes en las derruidas calles de Puerto Príncipe han dejado este domingo las primeras víctimas mortales. Un hombre que ha sido abatido por la Policía haitiana, cuando trataba de saquear un comercio de la capital. Asimismo, la ONU ha distribuido las imágenes del linchamiento público de otro hombre a quien se le acusaba de robo y al que tras molerle a palos han prendido fuego.

    La violencia, en brotes esporádicos durante los primeros días tras el terremoto del martes, se ha incrementado según pasan las horas y el vacío político unido al desastre humanitario no consiguen paliar una situación límite.

    La policía haitiana ha abierto fuego este domingo por la mañana ante varios saqueadores que robaban en un mercado de Puerto Príncipe. Al menos uno de ellos ha fallecido, según un fotógrafo de AFP.

    Los saqueadores estaban llevándose productos del mercado Hyppolite cuando uno de ellos, un hombre en la treintena que ha recibido un disparo en la cabeza, ha fallecido. De inmediato, otro de los ladrones se ha llevado la bolsa del fallecido. El enfrentamiento entre los saqueadores y la policía ha proseguido y los refuerzos policiales han llegado al lugar de los hechos armados de fusiles.

    La repetición de tumultos son una situación cotidiana durante las operaciones de reparto de víveres ha hecho que las agencias de la Naciones Unidas o el gobierno haitiano requieran de fuertes contingentes de seguridad antes de proceder a cada reparto.

    En el Campo de Marte, una enorme explanada adyacente al quebrado Palacio de Gobierno, un contingente boliviano acudió a repartir agua con un cargamento de 4.000 litros de agua. De sus ochenta hombres, diez se encargaban de la distribución y los otros setenta de mantener la seguridad y el orden en las filas.

    "En cuanto al reparto de comida, no anunciamos nunca el lugar donde la vamos a distribuir para evitar tumultos", señaló el capitán Marco León Peña, del contingente boliviano de la Minustah (misión de la ONU en Haití).

    Lanzada desde helicópteros

    León Peña y otros testigos han relatado escenas de caos y agresiones durante operaciones previas de reparto de comida, y hay quienes, como el ejército estadounidense, han optado en ocasiones por lanzar los paquetes la comida desde helicópteros suspendidos en el aire.

    El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que es esperado en Haití, ha reconocido la lentitud con que se desarrollan las operaciones de ayuda en este país ante la catástrofe histórica que supuso el terremoto de 7 grados en la escala de Richter, que según el ministro del Interior ha causado cerca de 100.000 muertos.

    En muchos lugares de Puerto Príncipe son visibles pancartas con mensajes elocuentes como "SOS", "Help" o "Ayuda", escritos en varios idiomas y situados a la entrada de los campamentos de refugiados, calculados en unas 600.000 personas sólo en la capital.

    No se esperan más "milagros"

    Los organismos de socorro no esperan muchas más noticias positivas como el del rescate de una mujer que estuvo 80 horas sepultada bajo los escombros, por lo que ahora la atención está más centrada en cómo evitar una crisis sanitaria. El número de muertos por el terremoto oscila, según las propias autoridades de la isla, entre 25.000 y 100.000.

    Ante esta situación extrema el Gobierno se está planteando quemar cuerpos y realizar evacuaciones de los principales núcleos urbanos. "En el momento en que empecemos a derruir las casas que han sido dañadas, la atmósfera será irrespirable, porque aparecerán nuevos cadáveres", advirtió el ministro de Sanidad, Alex Larsen. Ante críticas por una supuesta intención del Gobierno de quemar los cuerpos, Larsen no lo descartó: "Aún no hemos tomado la decisión".

    De momento, lo que sí se han organizado son campamentos. Uno de esos campamentos está en la Plaza Saint Pierre, en donde apiñados malviven cerca de 10.000 haitianos, afirmó el representante de Protección Civil Benoit Frantz.

    Mostrar comentarios

    Códigos Descuento