El 'Alakrana', libre.
El 'Alakrana', escoltado ya libre por dos fragatas del Ejército español. Mº DE DEFENSA

El capitán del Alakrana, Iker Galbarriatu, que regresa ya liberado junto al resto de la tripulación, ha destacado la "tranquilidad" que respiran ahora los tripulantes del pesquero vasco tras la "dura" experiencia vivida durante el secuestro, en el que a lo largo de 47 días intentaban "dar apariencia" de estar "fuertes" ante sus familiares. Pese a los "momentos tensos", el capitán ha asegurado que volverá a embarcarse porque es "el pan de cada día" y ve el mar como "una lotería en la que si hay suerte, sale bien".

En declaraciones a RNE, Galbarriatu destacó que los marineros están ahora escoltados por militares y fragatas, por lo que tienen la seguridad de que "no va a pasar nada". Recordó que los marineros tuvieron el "miedo" antes de la liberación de que los secuestradores "se echaran atrás".

63 piratas a bordo en el momento de la liberaciónTras indicar que 63 piratas se encontraban a bordo del pesquero, planteó que los primeros que llevaron a cabo la captura del barco podrían haber regresado a tierra hace días. Después, explicó, veían a los mismos captores, aunque de vez en cuando llegaban nuevos piratas que se mostraban "más nerviosos", manifestando una mayor violencia y siempre con las armas en las manos. "Los que llevaban más tiempo estaban más relajados, pero en ningún momento soltaban las armas", agregó.

Iker calculó que sus edades comprendían entre los 20 y los 45 años y expresó la dificultad que tenían para comunicarse con ellos. "Ninguno hablaba inglés y con los gestos no nos entendían. Era muy difícil comunicarse con ellos", continuó, para poner de relieve la poca movilidad que tenían los 36 rehenes, limitándose a "estar sentados, dormir e ir al baño".

"Encañonados ante drogados y borrachos"

Añadió que estaban "encañonados en todo momento" y confesó haber temido por su vida porque atravesaron momentos "bastante tensos", en los que llegaron a pensar que a los captores se les "podía cruzar un cable" y "hacer alguna barbaridad" porque éstos eran unos "inconscientes totales" y "siempre estaban drogados o borrachos".

En este momento, destacó que los familiares de los secuestrados se encuentran ahora "aliviados" y recordó que en sus escasas conversaciones con ellos dieron apariencia de encontrarse "bien" y estar "fuertes" para no aumentar su preocupación. "Que ya bastante tenían", añadió, antes de agradecer las muestras de apoyo recibidas desde España.

Vamos muy contentos y dispuestos a contentar a las familiasTambién ha hablado del secuestro desde el autunero el patrón, Ricardo Blach. Ha confirmado por vía telefónica que la tripulación del atunero viaja ahora con 16 militares españoles como compañeros de travesía. Además de la lógica alegría, Ricardo Blach reconoce que hasta el último minuto vivieron momentos muy tensos que han hecho mella en algunos marineros. "Se han recuperado bien, muy bien, porque hemos tenido momentos realmente críticos, incluso momentos en los que a alguno se le había ido la cabeza", ha explicado por teléfono.

Blach ha añadido que "ahora llevamos a bordo una ATS militar y va cuidando a la gente que está un poco mal". Asimismo, el patrón del barco asegura que "vamos muy contentos y dispuestos a contentar a las familias, porque también lo ha pasado igual que nosotros de mal".