Los hurones a través de la historia: ¿Son o no son animales domésticos?

Un hurón albino jugando en el césped.
Un hurón jugando en el césped.
BRIXIV / PEXELS
Un hurón albino jugando en el césped.

Sobre la domesticación del perro o el gato sabemos mucho (y todavía no todo lo que nos gustaría) pero, a la hora de hablar de cómo han llegado a convertirse en nuestros compañeros de vida otros animales de otras especies desconocemos muchos datos. Un buen ejemplo de esto son los hurones. ¿Alguna vez te han dicho que se trata de animales salvajes?

Muchas personas consideran que los hurones no deberían ser considerados animales de compañía y que, por lo tanto, deberían vivir en la naturaleza, en libertad. No obstante, la realidad es que estos mustélidos llevan domesticados miles de años y, por tanto, no están hechos para sobrevivir en libertad.

Así lo explica Isabel Peña, experta en nutrición y educación en hurones con más de trece años de experiencia y divulgadora a través de su cuenta Little Paws at Home, quién defiende que los hurones son animales domésticos y que se les suele confundir con los turones.

"Los primeros restos de hurones datan del 1.500 a.C. y su domesticación ocurrió hace entre 2.000 y 3.000 años", detalla. "De hecho, se piensa que fueron los egipcios los primeros en tenerlos como mascotas pero no existen momificaciones de hurones ni representaciones en jeroglíficos, ni tampoco hay constancia de que existiese el turón por la zona".

Ante estos datos, la experta cuenta que "se piensa que posiblemente fueron los griegos, que vieron el uso que los egipcios daban al gato y lo imitaron, sustituyéndolo por el hurón". "De esta forma, los griegos criaron los primeros hurones hibridando turón de la estepa (mustela eversmannii) y el turón eurasiático (mustela putorius), y los empezaron a usar para la caza del conejo", detalla.

Sobre esta segunda teoría sí que hay referencias y hallazgos escritos, como en la Geographica de Strabo (Año 40 a.C.) en el que se explica "el uso de los hurones por parte de los romanos para el control de la población del conejo y para espantar roedores". "Primero intentaron usar mangostas pero los hurones fueron más fáciles de domesticar", agrega Peña.

Por otro lado, en el Patrologie de Isidoro de Sevilla (Año 600 d.C.), también se habla de una criatura usada para cazar conejos a la que se llamó Furo, derivado del latín furonem (ladrón), tal y como comparte Peña en una de sus publicaciones.

La Reina Victoria I popularizó su tenencia como animales de compañía

En cuanto a su expansión por el mundo, Peña relata que en el siglo XI "debido a las cruzadas, los hurones se fueron extendiendo poco a poco" y añade que "fueron los normandos quienes lo introdujeron en Inglaterra". "En Asia, en 1221, se hace mención al uso de hurones para cazar en Afganistán", agrega.

Además, la historia de los hurones tiene episodios de lo más curiosos. Según Peña, en 1319, "en Inglaterra se hicieron muy populares restringiéndose su uso exclusivo para la nobleza hasta que 65 años después Ricardo II lanzase un decreto permitiendo a su corte usarlos para cazar".

"En 1390 se prohibió el uso de hurones para caza los domingos y su posesión para quienes no tuviesen un alto poder adquisitivo, bajo pena de prisión", agrega la experta, quién asegura que podemos encontrar hurones en retratos de la época.

De hecho, el Ermine Portrait de Nicholas Hillard, retrató a la reina Elizabeth I de Inglaterra junto a su hurón. "Fueron usados como obsequio por parte de la Reina Elizabeth I para su corte y, más tarde, la Reina Victoria I popularizó su tenencia como animales de compañía", asegura Peña.

Retrato de la reina Isabel I de Inglaterra de 1585 y atribuido a  Nicolas Hilliard, orfebre y retratista.
Retrato de la reina Isabel I de Inglaterra de 1585 y atribuido a Nicolas Hilliard, orfebre y retratista.
Attributed to Nicolas Hilliard - © The Marquess of Salisbury, Hatfield House

Pero la historia de los hurones no termina aquí. ¿Sabías qué gracias a los hurones pudimos ver por televisión la boda del príncipe Carlos y Lady Di? "Gracias a que estos peludos pasaron los cables a través de los pequeños orificios de la catedral pudimos ver la boda en televisión", cuenta la experta.

"Desde el siglo XX, son utilizados como modelo de estudio en laboratorio de distintas enfermedades y, finalmente, en abril de 2003, el Parlamento Europeo los incluyó en el uso del pasaporte de mascotas", concluye Peña.

Colaboradora '20minutos'

Soy Inés López García. Me formé en la Complutense con la intención de acabar informando sobre animales y medioambiente. Tuve mi primera oportunidad laboral en el medio local 'Madridiario'; luego entré en '20minutos', donde pude escribir sobre cine, series y videojuegos, mis tres hobbies. Me mudé a Londres para mejorar el inglés y escribir sobre el Brexit y el covid en la distancia. En la actualidad escribo sobre lo que siempre quise, animales, en la sección Animaleros de '20minutos'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento