El presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, ha ofrecido una rueda de prensa en la sede central del partido, una comparecencia que se produce un día después de la destitución de Ricardo Costa como secretario general del PP valenciano.

Rajoy ha dicho nada más comenzar la comparecencia que "la trama Gürtel no tiene nada que ver con la estructura del PP" y que "las generalizaciones son siempre injustas". El líder del PP ha recordado que "hay personas simplemente citadas en el sumario" y ha asegurado que hasta ahora el PP "ha dado una respuesta política a cada caso concreto".

No voy a  consentir conductas que puedan avergonzar a ningún votante del PPRajoy ha endurecido su discurso al asegurar que no va a  consentir "conductas que puedan avergonzar a ningún votante del PP, independientemente de si son sancionables por la vía penal o no". "Debemos ser ejemplares", decía.

Así, ha anunciado que propondrá al Comité Ejecutivo del partido elaborar "un código de buenas prácticas interno". Pese a que "todas nuestras cuentas son legales y han sido fiscalizadas", decía, "queremos mejorar la trasparencia de nuestra gestión".

Sobre Francisco Camps, presidente de la Generalitat valenciana, Rajoy ha asegurado que mantiene "el mismo nivel de confianza de siempre". "No tengo ninguna duda sobre su honradez, decía, antes de recordar que, "una vez archivado el caso en el TSJ de Valencia, no hay ningún elemento nuevo que haga que deba ser cesado". Además, adelantó que su voluntad es que siga siendo presidente de la Comunitat Valenciana y candidato en las elecciones de 2011. "A mí el señor Camps no me ha mentido", recalcó.

El secretario general de un partido tiene un plus de exigenciaTambién se ha referido al destituido Ricardo Costa, sobre el que ha dicho no tener "ninguna duda sobre su honradez personal". También ha justificado que haya sido apartado de sus cargos porque "el secretario general de un partido tiene un plus de exigencia".

Respecto al modo en el que ha gestionado esta crisis, Rajoy creee que ha actuado "con prudencia y sin precipitación" cuando ha tenido suficiente conocimiento de lo ocurrido. "No me he dejado llevar por las presiones de nadie", matizó, "para no ser arbitrario ni injusto".

A la pregunta de un periodista sobre si tras la guerra mantenida entre el PPCV y la dirección nacional su figura sale reforzada al frente del partido o todo lo contrario, Rajoy  decía: "Mi situacion actual es de equilibrio".

No nos vamos a distraer de las auténticas preocupaciones del paísRajoy también ha arremetido contra el Gobierno, a quien ha acusado de "manipular políticamente" el caso Gürtel. En su opinión, ha habido "una cacería del juez instructor, amigo de Zapatero". Rajoy basó su argumento de que el Ejecutivo está utilizando la trama Gürtel para atacar al PP asegurando que tienen el objetivo de ocultar la mala gestión que está haciendo de la crisis: "No nos vamos a distraer de lo que constituyen las auténticas preocupaciones del país". Además, ha criticado a la vicepresidenta De la Vega por haber pedido que la Fiscalía recurriera el sobreseimiento de la causa contra Camps.

También ha denunciado que "se han eliminado del sumario judicial del caso Gürtel grabaciones que demostraban la inocendia de Camps".

Seis meses sin hablar en Génova

Hace medio año que el líder de los 'populares' no daba una rueda de prensa en la sede del PP de Madrid (la última fue el 13 de abril, según fuentes de Génova consultadas por 20minutos.es).

Las palabras de Rajoy eran muy esperadas por la forma en la que se ha gestionado la crisis interna y por la guerra de comunicados que se produjo entre Génova y la dirección regional con motivo del relevo de Costa.