Perfil 

Nieta de inmigrantes judíos, bailarina, física y ahora presidenta de México: Claudia Sheinbaum y los retos que le esperan

Claudia Sheinbaum
Claudia Sheinbaum
Henar de Pedro
Claudia Sheinbaum

De las elecciones presidenciales que México ha celebrado este domingo se sabían dos cosas. Una de ellas, con certeza: que una mujer sería la nueva presidenta. La segunda, con bastante seguridad: que ganaría Claudia Sheinbaum. Y así ha sido. De la mano del presidente saliente, Andrés Manuel López Obrador, la candidata oficialista ha hecho historia y ha ganado los comicios. Es la primera mujer presidenta de la historia de México.

Claudia Sheinbaum ha vencido con la ventaja que anunciaban los sondeos y lo ha hecho de manera tan masiva que ha superado el récord de votos que logró en 2018 el hasta ahora presidente (fueron 30 millones de votos). La candidata del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ha recibido 35 millones de votos, lo que supone un 60% de los sufragios.

Es una mujer de una gran preparación y eso en la política ha llegado a parecer un defecto: la acusan de ser fría. Así que en campaña Sheinbaum ha hecho todo lo posible por resultar cercana y ha repartido abrazos por doquier. Al tiempo, ha asumido, dicen sus críticos, el discurso populista de López Obrador.

Ella se describe como "obsesiva" y "disciplinada". Quienes la conocen y han trabajado con ella hablan de una mujer de gran preparación, exigente, brillante, distante y dura (aunque esto último tal vez lo dicen los muchos hombres que no aceptaban tener a una mujer como jefa). Los analistas están de acuerdo en que Sheinbaum no tiene el carisma de López Obrador. Donde aquel era listo y popular (cuando no populista), ella es inteligente y analítica. Más que ante los focos le gusta trabajar en el despacho.

De bailarina a física, de alcaldesa a presidenta

Nieta de inmigrantes judíos que huyeron de Europa, nació en la Ciudad de México en 1962. Es licenciada en Física y tiene un doctorado en Ingeniería en Energía. Su pareja es Jesús María Tarriba, a quien conoció en la universidad cuando ambos estudiaban. Sheinbaum tiene dos hijos y un nieto. Fue bailarina de ballet y en redes sociales se define como científica y humanista.

Entró en política con el nuevo siglo. En el año 2000 asumió la Secretaría de Medio Ambiente del DF, durante el gobierno en Ciudad de México de López Obrador. Y con él y otros, fundó en 2011 Morena, el Movimiento de Regeneración Nacional (nombre de la asociación civil que les sirvió de base).

En 2015 fue la primera mujer elegida jefa delegacional en Tlalpan (una de las 16 delegaciones en la que está dividida la gigantesca capital del país). En 2018, Sheinbaum fue elegida como jefa de Gobierno de la Ciudad de México (consiguió el 47% de los votos, 16 puntos más que su más cercana contrincante). Era, de nuevo, la primera mujer electa que accedía a ese cargo. Allí estuvo hasta junio de 2023, cuando decidió dejar el cargo para presentarse a las presidenciales.

En el tiempo que ha dedicado a la enseñanza universitaria se ha ocupado especialmente de las energías renovables y el cambio climático. Y como experta contribuyó al Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en ingles), que en 2007 recibió el premio Nobel de la Paz.

Las propuestas de Sheinbaum

Es muy distinta de López Obrador, pero se espera que la suya sea una política continuista... o no tanto. Ella y el presidente saliente son "gente diferente", dijo en una entrevista. No sólo, como hemos visto, por su carácter, sino por su formación y su mirada. Ella es mujer, es profesora universitaria y es científica conservacionista. Y además, como apuntan los analistas, ahora tendrá que demostrar su propio perfil, su propia personalidad política.

Seguridad

Sheinbaum está en contra de emplear mano dura con los cárteles de la droga, es decir, de continuar con la guerra contra el narco que inició el presidente Felipe Calderón. En ese sentido, se espera que continúe con la estrategia de "construcción de la paz" fomentada por López Obrador. Parte de esa estrategia son los programas sociales y educativos para que los jóvenes no se vean tentados por los carteles.

Crisis migratoria y EE UU

Defiende una migración legal, porque los países del norte necesitan mano de obra. En ese sentido, cree que la mejor manera de afrontar el problema es invertir en los lugares de donde proceden las personas que migran, o sea, cooperación para el desarrollo. Según Sheinbaum, conseguir que los jóvenes en Centroamérica no tengan que emigrar "va a ser mucho más económico que construir el muro, que bardas… mucho más económico que cualquier otra forma de patrullas fronterizas, y además atiende el tema de fondo", asegura.

Economía

Promete seguir aumentando el salario mínimo hasta alcanzar una tasa anual de 11%. López Obrador ha llegado a incrementar el salario mínimo hasta seis veces (la inflación anual es oficialmente del 4,4%). En campaña ha asegurado que no el precio de los combustibles y la energía no subirán más. Defiende seguir con el modelo económico "humanista" del actual gobierno. Eso se traduce en orientación social del gasto, garantizando políticas sociales para combatir pobreza.

Regular el uso del agua

La nueva presidenta propone establecer el derecho humano al agua porque solo la mitad de los mexicanos cuenta con suministro de agua diario. El problema se ha agravado por la intensificación de las sequías en la última década, la sobreexplotación de los acuíferos y el robo de agua. Parte de todo ello, sería una transición energética con más energías renovables.

Educación

Todos los niveles educativos deben ser gratuitos, incluida la educación superior pública. Propone una beca universal para alumnos de preescolar, primaria y secundaria en todo el país, como ya existe en Ciudad de México. Promete salarios justos para maestros y profesores.

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento