Anabel Pantoja explica cómo era su vida antes de ser colaboradora de televisión: "Tengo muy buen recuerdo"

Anabel Pantoja.
Anabel Pantoja.
SOPA Images
Anabel Pantoja.

La televisión sin Anabel Pantoja ya es casi impensable. La sobrina de Isabel Pantoja lleva desde 2011 delante de las cámaras, y aunque debido a su fama siempre había sido conocida, fue gracias a su primo, Kiko, que se convirtió en lo que ahora es. A los 25 años comenzó sus pinitos como la defensora del DJ en Supervivientes y poco después sería fichada por El programa de Ana Rosa hasta la situación actual.

Sin embargo, la televisión no ha sido su único empleo. Como así ha contado, ella se crio en un barrio de Sevilla y hacía "una vida normal" como cualquier otra persona. Vivía junto a su madre, Merchi Bernal, y sus abuelos maternos. De hecho, fue su madre quien le pidió que no dejase de estudiar después del "desvío" que tuvo en sus años de adolescencia. 

"Era un FP de Grado Superior de Administrativa. Me acuerdo perfectamente que se me daba muy bien la mecanografía y me coloqué en una aseguradora muy famosa de seguros de coches a hacer las prácticas. Yo recuerdo que hacía las fotocopias, traía el café, era como muy guay, pero no me pagaban", ha explicado la influencer recordando su primer trabajo. 

"A raíz de eso me coloqué en una empresa de suministros eléctricos donde era la recepcionista de 32 compañeros. Tengo muy recuerdo porque allí era la niña, eran casi todos chicos y solo dos o tres niñas", ha asegurado en el pódcast de Druni. Como así ha explicado, entró a trabajar a los 21 años y fue su "primer trabajo importante", ya que estaba "dada de alta" en la Seguridad Social.

"Fue precioso porque todos me querían cuidar. Bajaba a desayunar con mis compañeros, tenía un buen horario, me iba a comer a casa y luego volvía, y cobraba muy bien para la época porque eran como unos 1.100 euros", ha recordado Anabel. Sin embargo, aunque consiguió que su jefe se quedase "encantado" con ella, finalmente acabó en paro. 

Así fue como se mudó a Madrid para "estudiar maquillaje". Fue en ese momento cuando su tía comenzó a ayudarle en todo lo posible: "Mi tía tiene un maquillador, que para mí es de los mejores, que tenía una escuela. Él me regalaba el curso y me fui a vivir con mi tía a La Moraleja".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento