Ágatha Ruiz de la Prada debe demoler parte de su finca mallorquina: "Llevo 25 años con el disgustillo"

Ágatha Ruiz de la Prada durante la presentación de la 74ª edición de la Fashion Week de Madrid
Ágatha Ruiz de la Prada durante la presentación de la 74ª edición de la Fashion Week de Madrid
Fashion Week de Madrid
Ágatha Ruiz de la Prada durante la presentación de la 74ª edición de la Fashion Week de Madrid

Hace unos días, saltaba la noticia de que la Audiencia Nacional ha ordenado la demolición de dos zonas de Son Servera, la finca de la Costa de los Pinos propiedad de la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada. Se trataría, por un lado, de la piscina y la zona que la rodea; por otro, del embarcadero por el que se accede directamente al mar.

La aristócrata y diseñadora se quedó con esta mansión tras su separación del periodista Pedro J Ramírez en 2018, quien a su vez, la había comprado al académico Joaquín Calvo Sotelo.

Tras conocer esta orden, Ágatha ha confesado a la revista ¡Hola! que, de momento, "sigue luchando""No te preocupes, que llevo veinticinco años con el disgutillo", ha revelado la diseñadora a este medio.

También habló hace unos días de este asunto con Vanitatis: "Es la historia interminable. Seguimos con juicios, con recursos, y son los abogados los que se encargan del tema. Por lo que sé, hay un recurso de casación en marcha y, por lo tanto, lo único que puedo decir es que llevamos años siendo portada de ese medio", aclara.

"La famosa piscina la recuerdo desde que era pequeña porque esta casa era de Joaquín Calvo Sotelo y veníamos aquí. En esa época no había Ley de Costas. Más adelante, se legalizó. No creo que haya una piscina en España con más permisos que la mía. Compramos la casa a la viuda y se mantuvo tal cual porque se suponía que no había ningún problema", recuerda.

Durante años, se mantuvo el derecho privado en vez de paso público de servidumbre, que era lo que reivindicaban el grupo ecologista que está detrás de la denuncia y el activista Jaume Sastre. Se interpusieron denuncias y demandas, y el proceso judicial continuó con sus plazos.

La diseñadora es usufructuaria de la propiedad, cuya titularidad ostentan sus dos hijos, Cósima y Tristán. Una cesión que hizo la empresaria y diseñadora al separarse de Pedro J. Ramírez. La villa de la Costa de los Pinos forma parte del patrimonio que se repartió tras el divorcio. De ahí que sea Tristán el que haya presentado el recurso.

"No es verdad que sea la última oportunidad", continúa diciendo la diseñadora. "Haremos lo que digan los abogados. Más que agobiada, estoy acostumbrada", remata.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento