A fondo

El hallazgo de los huesos de Émile cambia el tablero de la investigación: cronología, hipótesis y nuevas pesquisas

Èmile estaba jugando en el jardín de la casa de sus abuelos cuando desapareció.
Èmile estaba jugando en el jardín de la casa de sus abuelos cuando desapareció.
Henar de Pedro
Èmile estaba jugando en el jardín de la casa de sus abuelos cuando desapareció.

Émile Soleil tenía dos años cuando desapareció misteriosamente el pasado 8 de julio en Le Haut-Vernet, una pequeña aldea francesa de 25 habitantes rodeada de bosques y campos, en el departamento de Alpes de Alta Provenza, al sureste del país. El niño acababa de llegar para pasar sus vacaciones de verano en la segunda casa de sus abuelos maternos, que lo vieron por última vez jugando en el jardín esa misma tarde. Sus padres no estaban presentes ese día.

Tras nueve meses sin rastro, este sábado una persona encontró los restos óseos del menor a las afueras de la pedanía, en un lugar que curiosamente ya había sido inspeccionado varias veces. Tras este inquietante hallazgo, surgen nuevas preguntas, hipótesis y líneas de investigación abiertas. ¿Qué le ocurrió al pequeño Émile?

8 de julio de 2023, 17:15

El niño estaba jugando en el jardín de la casa de sus abuelos cuando se desvaneció su vista. Dos testigos aseguraron haberle visto esa misma tarde, cerca de las 17:15, bajando solo por un callejón, con una camiseta amarilla, pantalones blancos y zapatos para caminar.

Cuando se perdió por completo la pista del niño, la gendarmería desplegó un operativo de búsqueda y abrió una investigación por "desaparición inquietante" en toda la comuna de Digne-les-Bais. Las pesquisas fueron rápidamente confiadas a dos jueces de instrucción de Aix-en-Provence, momento en el que pasó a reclasificarse como "secuestro". En paradero desconocido, sin detenidos, sin identificados.

Las autoridades manejaban entonces dos hipótesis principales: que el menor hubiese sufrido un accidente o que hubiese intervenido una tercera persona. Sin embargo, la teoría de una caída mortal se desvaneció tras múltiples búsquedas organizadas en los alrededores de la aldea, tras las cuales no se encontró ningún cadáver.

Noviembre: una inspección sin precedentes

En noviembre de 2023, cobró gran importancia un registro exhaustivo de una treintena de operaciones simultáneas. Miembros de la sección de investigación de la gendarmería francesa de Marsella extendieron un operativo sin precedentes en Vernet y cinco departamentos más fuera de los Alpes de Alta Provenza, según informó Le Parisien.

Los investigadores examinaron muy de cerca decenas de viviendas y vehículos, hicieron numerosos interrogatorios a vecinos y realizaron incautaciones de ordenadores y otros dispositivos para ser analizados por especialistas. La casa de los abuelos fue uno de los lugares registrados. De nuevo, se desvanecía más la posibilidad de que fuese un accidente, pues, si no había rastro del pequeño, alguien se lo habría llevado.

Marzo: un hallazgo repentino

Cada día que pasaba, encontrar al niño con vida se iba haciendo menos probable, aunque ello no hizo cesar los operativos de búsqueda del menor, que se fueron sucediendo a lo largo de los meses. El pasado jueves 28 de marzo, 17 personas de la aldea (familiares, vecinos y testigos) se reunieron en Haut-Vernet para recrear un escenario destinado a seguir el desarrollo del día de la desaparición. Entre los presentes, estaban las personas que se encontraban en la localidad el día de la desaparición.

Dos días después de la recreación, un vecino de la localidad encontró unos restos humanos, incluido un cráneo, en las proximidades de la aldea. Los análisis de ADN permitieron concluir "que se trataba de los huesos del niño Émile Soleil", escribía la Fiscalía de Aix-en-Provence. Los padres del niño respondían a la noticia: "Esta noticia desgarradora era de temer". 

Los restos de Émile aparecieron "en una zona rodeada de naturaleza, empinada y no siempre de fácil acceso", declaró la portavoz de la gendarmería Marie-Laure Pezant, que recordaba que esa zona "ya había sido inspeccionada varias veces en julio por ciudadanos y la gendarmería", ayudados incluso por un helicóptero equipado con cámaras térmicas. Según ha podido saber Franceinfo a través de una fuente cercana al asunto, el descubrimiento no tiene "ningún vínculo" con la reconstrucción organizada dos días antes.

Nuevas hipótesis

"Es posible que tengamos elementos que nos permitan dirigir la investigación, cerrar ciertas puertas y abrir otras". La portavoz de la gendarmería admite cambios en las pesquisas, aunque no especifica de qué tipo. Según ha podido saber TV5MONDE, la tesis de una caída accidental recupera credibilidad ahora que se han encontrado los restos del niño.

"Existe la posibilidad de que estos huesos hayan sido traídos por una persona, por un animal o por condiciones climáticas que hayan podido modificar la zona", sentencia Pezant. Sea como fuere, todas las hipótesis permanecen abiertas.

¿Qué ocurrirá ahora?

Una vez encontrado el cuerpo del niño, se pretende tirar del hilo para esclarecer las circunstancias del suceso. Por un lado, el Instituto de Investigaciones Criminales de la Gendarmería Nacional (IRCGN) de Pontoise "prosigue los análisis criminalísticos de los huesos" para encontrar la causa de la muerte, según afirmó el fiscal Jean-Luc Blachon en declaraciones recogidas por AFP.

Por otro lado, el mismo cuerpo militarizado de funciones policiales "se dedica a desplegar medios para realizar investigaciones complementarias en la zona geográfica donde fueron encontrados" los restos.

Mientras tanto, los padres del niño, Marie y Colomban Soleil, dicen pasar por "el momento del duelo, el recogimiento y la oración", según un comunicado difundido por su abogado, Jérôme Triomphe. Afirman que "el dolor y la pena permanecen" y piden que se "respete su duelo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento