El presidente hondureño depuesto Manuel Zelaya regresó este lunes a Tegucigalpa y se encontraba refugiado en la embajada de Brasil en dicho país para reunirse con miembros del Gobierno interino de Roberto Micheletti.

Zelaya volvía así a pisar de nuevo Honduras tras el golpe militar del pasado mes de junio que le obligó a salir del país.

Tras la noticia, el Gobierno de facto de Honduras, presidido por Roberto Micheletti, decretó  el "toque de queda en todo el país", desde las 16.00 h local (00.00 h en la España peninsular), hasta las 07.00 del martes (15.00 h en la España pennsular). Más tarde sería ampliado hasta las 18 horas de este martes.

Nuestra posición es patria, restitución o muerte Fue el propio presidente depuesto quien confirmó su regreso al país, al que aseguró haber vuelto para "dialogar" y "diseñar un camino para retornar a la paz y la tranquilidad".

Asimismo, se dirigió a los ciudadanos hondureños para pedirles protección y que se acercasen a dicha delegación diplomática. Pidió también a las Fuerzas Armadas que no interviniesen para impedir su presencia y su búsqueda del diálogo.

"La primera vez me agarraron dormido"

"A partir de ahora nadie nos vuelve a sacar de aquí, por eso nuestra posición es patria, restitución o muerte", enfatizó Zelaya ante miles de seguidores suyos que permanecían apostados frente a la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

"Quiero decirles que estoy comprometido con el pueblo hondureño y que no voy a descansar ni un día, ni un minuto, hasta bajar a la dictadura del poder que no les corresponde", recalcó mientras sus seguidores, algunos subidos en los muros de la embajada de Brasil y de otros edificios y casas vecinos, coreaban consignas a su favor.

"La primera vez -el 28 de junio pasado- me agarraron descuidado, dormido", continuó Zelaya. "Ahora vamos a dormir juntos, nadie nos vuelve a sacar de aquí. No vamos a rendirnos. Aquí estoy, vivito y coleando", dijo.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, fueuno de los primeros en confirmar la presencia de Zelaya en la capital hondureña y afirmó que hanía hablado con él por teléfono. También el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, aseguró que el presidente hondureño depuesto se encontraba en Tegucigalpa y realizó un llamamiento a la calma para evitar que se produzcan incidentes violentos.

Bajo protección brasileña

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, confirmó en Nueva York la presencia de Zelaya en la embajada de su país y explicó que llegó a la misión diplomática por medios "propios y pacíficos", aunque no reveló los detalles de su llegada.

El Gobierno de
facto hondureño responsabilizará a Brasil si hay actos violentos
El canciller de Brasil afirmó que el depuesto presidente está ahora bajo la protección de su país y que no cree que el gobierno de facto de Honduras "haga una flagante violación del derecho internacional" en contra de la misión diplomática en la capital hondureña.

El Gobierno de facto de Honduras, mientras, protestó ante Brasil por albergar al depuesto presidente y responsabilizó a ese país "de los actos violentos que se puedan suscitar dentro y fuera de ella". El presidente interino, Roberto Micheletti, pidió a Brasil que entregase a Zelaya a la justicia.

"Terrorismo mediático"

En un principio, Micheletti había desmentido la noticia del regreso de Zelaya, asegurando que el derrocado gobernante estaba "tranquilo en una suite de un hotel de Nicaragua". No obstante, a pesar del desmentido, el gobierno hondureño decretó el toque de queda (por el que se establece una hora del día a partir de la cual se prohíbe la libre circulación por vías públicas) y, más tarde, decretó el cierre de los cuatro aeropuertos internacionales que tiene el país.

Varios organismos internacionales han denunciado la vulneración de derechos humanos desde el golpe militar Micheletti llegó a decir que la información de que Zelaya se encontraba en Tegucigalpa bajo la protección de las Naciones Unidas era parte del "terrorismo mediático" de parte de dos periodistas, uno de Radio Globo y otro de un canal de televisión local, ambos afines al depuesto presidente.

Horas después de estas declaraciones, las agencias de noticias difundieron imágenes de Zelaya saludando a una multitud congregada ante la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

Por otro lado, el Consejo Permanente de la OEA mostró  su apoyo a las nuevas gestiones del secretario general José Miguel Insulza para ayudar a resolver la crisis de Honduras.

Cuatro muertes en actos de protesta

Desde el golpe militar del 28 de junio diversos organismos internacionales han denunciado la vulneración de derechos humanos en Honduras. Según datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), cuatro personas han sido asesinadas desde entonces en actos de protesta contra el nuevo gobierno de Micheletti, en los que "han proliferado las palizas y las detenciones en masa" contra la oposición a éste.

Advertencia de la UE

La Unión Europea ha urgido al derrocado presidente de Honduras, Manuel Zelaya, y al gobernante de facto de este país, Roberto Micheletti, a "abstenerse de toda acción que pueda incrementar la tensión y la violencia". En un comunicado, la presidencia sueca de turno de la UE ha subrayado "la importancia de una solución negociada a la crisis actual de Honduras".