Pilar Rubio, sobre la carrera que nunca llegó a estudiar: "Me pasé los primeros años de la universidad de aquí para allá"

La pasión por aprender todo lo posible es una de las características de las que más orgullosa está Pilar Rubio. La modelo y actriz no ha dudado en darlo todo durante su carrera y prueba de ello son los múltiples logros que ha obtenido. Nada puede hacerle frente, aunque lo cierto es que sigue teniendo una pequeña espina clavada de la carrera universitaria que nunca llegó a terminar.
La pasión por aprender todo lo posible es una de las características de las que más orgullosa está Pilar Rubio. La modelo y actriz no ha dudado en darlo todo durante su carrera y prueba de ello son los múltiples logros que ha obtenido. Nada puede hacerle frente, aunque lo cierto es que sigue teniendo una pequeña espina clavada de la carrera universitaria que nunca llegó a terminar.
La pasión por aprender todo lo posible es una de las características de las que más orgullosa está Pilar Rubio. La modelo y actriz no ha dudado en darlo todo durante su carrera y prueba de ello son los múltiples logros que ha obtenido. Nada puede hacerle frente, aunque lo cierto es que sigue teniendo una pequeña espina clavada de la carrera universitaria que nunca llegó a terminar.
Pilar Rubio
Wochit

La pasión por aprender todo lo posible es una de las características de las que más orgullosa está Pilar Rubio. La modelo y actriz no ha dudado en darlo todo durante su carrera y prueba de ello son los múltiples logros que ha obtenido. Nada puede hacerle frente, aunque lo cierto es que sigue teniendo una pequeña espina clavada de la carrera universitaria que nunca llegó a terminar. 

Pilar nació en una familia humilde y sacaba siempre muy buenas notas. Por ello, sus padres nunca tuvieron queja con los estudios y el dinero que le deban lo utilizaba para poder sacarse cursos de inglés o informática avanzada, entre otros. Como así ha explicado en varias ocasiones, los números siempre han sido su pasión. 

Sin embargo, debido a la "poca salida" que tenía, su padre le recomendó que no se metiera a una carrera de matemáticas. Así, siguiendo su consejo, Pilar acabó matriculándose en Ciencias Económicas, aunque no llegó a terminar sus estudios. 

"Me pasé los primeros años de la universidad de aquí para allá", ha confesado en una entrevista para la revista Harpers Bazaar. Al comenzar la carrera empezó a prepararse para todo tipo de castings, por lo que apenas tenía tiempo para poder hacer nada: "Me cambiaba corriendo sin que me viera nadie porque me daba vergüenza, salía a hacer el casting y volvía a las clases. Así un día tras otro. Era realmente agotador y toda una aventura".

"La gente cree que vienen a ofrecerte trabajo a tu casa, y no. Tienes que salir, luchar, patear la calle, ir a un casting, a otro casting, rodar cortos, publicidad, hacer muchas cosas, y eso al final te va dando tablas", ha asegurado. De hecho, aunque ella se "veía terminando la carrera" y tener el típico trabajo de oficina "de ocho a tres", finalmente decidió apostarlo todo por el mundo de la interpretación. 

Como ha confesado, prefiere "vivir en este pequeño caos controlado que tengo" aunque esto implique tener que sacrificar muchos aspectos de su vida: "Renuncio a mucho tiempo en familia, porque me paso horas preparando cosas, estudiando y rodando fuera de casa. He tenido que renunciar a dormir muchas veces en casa porque no vivo en Madrid y mi trabajo está en Madrid".

Aun así, ha querido recalcar que ella ha sabido "gestionarlo bien" y que, de hecho, trabajar es casi terapéutico. La reportera lleva "28 años luchando" por lo que intentará compaginarlo hasta que se sienta "convencida" de que está "cansada". 

Como ha asegurado al medio, Pilar siente que "es necesario como mujer seguir trabajando": "Me gustaría poder dormir todos los días en mi casa con mi familia. Ni la maternidad ni tu pareja te obligan a hacer algo, yo necesito expresarme trabajando". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento