El fiscal general defiende su independencia en su toma de posesión: "No pretendo ser un comentarista de la actualidad política"

El fiscal general del Estado, Álvaro García Ortiz, interviene durante la inauguración de la 62ª promoción de acceso a la carrera fiscal, en el Centro de Estudios Jurídicos, a 16 de enero de 2024, en Madrid (España). Bolaños ha anunciado hoy que el Gobierno elevará de categoría a 219 fiscales como medida de "reconocimiento de la labor del Ministerio Fiscal". 16 ENERO 2024;MADRID;62 PROMOCION A LA CARRERA FISCAL;BOLAÑOS Alejandro Martínez Vélez / Europa Press 16/1/2024
El fiscal general del Estado, Álvaro García Ortiz.
Europa Press
El fiscal general del Estado, Álvaro García Ortiz, interviene durante la inauguración de la 62ª promoción de acceso a la carrera fiscal, en el Centro de Estudios Jurídicos, a 16 de enero de 2024, en Madrid (España). Bolaños ha anunciado hoy que el Gobierno elevará de categoría a 219 fiscales como medida de "reconocimiento de la labor del Ministerio Fiscal". 16 ENERO 2024;MADRID;62 PROMOCION A LA CARRERA FISCAL;BOLAÑOS Alejandro Martínez Vélez / Europa Press 16/1/2024

Álvaro García Ortiz ha reiterado este miércoles el mensaje que trasladó desde el Congreso en el mes de diciembre: no quiere convertirse en un "opinador" de la actualidad jurídico-política. El recién renovado fiscal general del Estado ha protagonizado el acto oficial de toma de posesión en el Tribunal Supremo y después ha pronunciado un discurso desde la Fiscalía General del Estado. Durante la intervención, ha reivindicado la independencia de la Fiscalía y ha prometido que se mantendrá alejado de polémicas y cuestiones de actualidad política.

"Nadie me verá tomando postura en cuestiones estrictamente políticas, pues la confianza de la ciudadanía en los servidores públicos tiene como cimientos no solo nuestra imparcialidad, sino también la apariencia de imparcialidad. No pretendo ser un comentarista de la actualidad política o judicial", ha resumido.

La "neutralidad" y la "inexcusable imparcialidad" en la labor de los fiscales no son únicamente obligaciones legales, ha insistido el fiscal, sino cuestiones de "ética y moral". Por eso García Ortiz, que a finales de año fue el protagonista de varias polémicas, ha afirmado que no entrará en "la contienda mediática" o el "activismo asociativo". En cambio, Ortiz ha prometido limitarse al "recto desempeño de su función constitucional". 

Tras apuntar esto último, García Ortiz ha lanzado un pequeño dardo que podría ir dirigido al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), institución con la que tuvo un encontronazo a finales del pasado año porque no le consideró "idóneo" para el cargo. "La lealtad institucional debe reclamarse de todos los poderes públicos", ha dejado caer el fiscal general, que el pasado diciembre cargó contra el Consejo por calificarle con un criterio "interesado y novedoso".

El fiscal también ha destacado que "Los poderes públicos están limitados a ejercerse en el marco de sus competencias" y deben primar el respeto a "la soberanía nacional que reside en el pueblo". 

El discurso de este miércoles contenía una segunda advertencia, esta en clave interna, pues García Ortiz ha indicado que "quien espere encontrar en la Fiscalía un lugar para su mera proyección personalista, para lograr otros fines que no sean la custodia de la Ley y el Derecho o la satisfacción del interés social, quien busque otros réditos que no sean profesionales y en provecho de la institución, no tendrá cabida en este renovado camino que hoy empieza.

El cambio de la Fiscalía es "inevitable"

Si bien es cierto que la "neutralidad" de la Fiscalía ha sido el punto nuclear del discurso enunciado este miércoles, García Ortiz ha dedicado un segundo bloque de su intervención a hablar de la necesidad de cambio y avance en la institución. "La Fiscalía debe avanzar. No es solo un deseo personal, sino que la propia dinámica de las cosas así lo exige", ha explicado, "el cambio es inevitable". 

El "devenir de los tiempos", las "nuevas formas de delincuencia", las "transformaciones sociales" han sido algunas de las razones que ha expuesto para explicar este cambio inevitable que pretende liderar como cabeza de la Fiscalía. 

"Los nuevos instrumentos materiales y virtuales puestos a nuestra disposición están mutando las formas de trabajo en todas las fiscalías, la manera en que nos relacionamos entre nosotros y el modo en que proyectamos nuestro trabajo hacia la sociedad", ha relatado.

El líder del Ministerio Público ha explicado la necesidad de "una reforma estatutaria de carácter integral" que, sin embargo, tardará en ver la luz. "Las costuras de un Estatuto Orgánico de 1981, parcialmente actualizado hace ya más de 15 años, se resquebrajan ante la presión que sobre ellas ejerce el imparable avance y progreso de nuestra institución", ha dicho.

Pero antes de que se reelabore el Estatuto, García Ortiz tiene intención de impulsar "una batería de circulares e instrucciones para unificar criterios, promover la persecución de determinados fenómenos criminales e incrementar la autonomía de los fiscales". Parte de estas circulares estarían ya "avanzadas", ha asegurado el fiscal general, en concreto las que abordan "el esclarecimiento de los delitos contra la Administración Pública". 

Otra parte de las medidas pendientes de aprobación son las instrucciones que, en palabras del fiscal general, "implicarán reforzar el sistema de controles y contrapesos de la institución y mejorar el régimen de toma de decisiones, garantizando a su vez la autonomía individual de los fiscales". Una reforma que, en la línea con el propósito principal que ha expresado García Ortiz, "abordarán el sistema de discrepancias en el seno de la Fiscalía".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento