España fue el país de la UE donde más bajó el precio de la luz entre enero y junio de 2023, un 41% más barata que en 2022

En verde, los tres únicos países, entre ellos España, en los que el precio de la luz fue menor en el primer semestre de 2023 comparado con el de 2022
En verde, los tres únicos países, entre ellos España, en los que el precio de la luz fue menor en el primer semestre de 2023 comparado con el de 2022
Eurostat
En verde, los tres únicos países, entre ellos España, en los que el precio de la luz fue menor en el primer semestre de 2023 comparado con el de 2022

España fue el país donde más bajó el precio de la electricidad en los hogares en la primera mitad de 2023 en UE en comparación con el primer semestre de 2022, además con una caída mucho más acusada que la registrada en los otros cuatro únicos Estados miembros que vieron reducirse el coste de luz. Según publica este jueves Eurostat, entre enero y junio, la electricidad fue un 41% más barata que en el mismo periodo del año anterior, cuando el ataque ruso sobre Ucrania en febrero de 2022 terminó de desatar la crisis energética en la UE, de la que empieza a salir gracias a la "estabilización" que la Oficina de Estadística de la UE detecta en el precio del gas. Este factor es el que también incidió en el menor precio de la luz en España en la primera mitad del año, dado que el instrumento para limitarlo, el mecanismo ibérico, no se ha vuelto a activar desde febrero.

Según Eurostat, España fue uno de los pocos países de la UE que se salvó del un alza del precio de la electricidad entre enero y junio que afectó a 22 de sus 27 países y que en el caso de Países Bajos llevó a un incremento del 953%. Otros países con fuerte incrementos de precios fueron Lituania (+88%), Rumanía (+77%) y Letonia (+74%).

Por el contrario, en España cayó un 41% con respecto a la primera mitad de 2022. También lo hizo, aunque en mucha menor medida, en Dinamarca (-16%), Portugal (-6%), Malta (-3%) y Luxemburgo (-0,4%).

A pesar de la acusada caída, España no figura entre los países de la UE donde más bajos fueron los precios de la luz para los hogares. Ni tampoco donde más cara fue. Fue más barata en Bulgaria (11,4 euros por cada 100kWh), Hungría (11,6 euros) y Malta (12,6 euros). Los hogares pagaron la luz más cara en Países Bajos (47,5 euros por 100 kWh), Rumanía (42 euros ) y Alemania (41,3 euros).

También fue generalizada la subida del gas en la primera mitad del año, algo que sucedió en 20 de los 24 Estados miembros que dieron datos, entre ellos España, que aparece en el rango de los países en los que subió entre un 15 y un 40%.

El precio del gas subió en España entre un 15 y un 40% en la primera mitad de 2023 frente al mismo periodo en 2022.
El precio del gas subió en España entre un 15 y un 40% en la primera mitad de 2023 frente al mismo periodo en 2022.
Eurostat

En consecuencia, las estadísticas indican que en la primera mitad del año el precio de la energía para los hogares siguió creciendo en la UE en comparación con el mismo periodo de 2022. La luz marcó 28,9 euros por cada 100 kWh frente a 25,3 euros un año antes y el gas, 11,9 euros por 100 kWh frente a 8,6 euros. 

Retirada de ayudas y subida de precios

Para intentar explicar el comportamiento de los precios de la electricidad de la UE, Eurostat se refiere en primer lugar a la "estabilización" del precio de la luz y del gas tras la crisis de 2022, cuando alcanzaron "los más elevados registrados por Eurostat", debido a la caída de las importaciones desde Rusia. También a la puesta en marcha de "mecanismos para aliviar la presión sobre los consumidores", entre ellos los subsidios. 

Gracias a ellos, el peso de los impuestos en las facturas de la luz cayó de 23% al 19% entre la primera mitad de 2022 y la de 2023 y del 27% al 19% en las facturas del gas y Eurostat explica que en la primera mitad de 2023 la electricidad fuera en general más cara para las familias que en 2022 precisamente por la retirada de estas ayudas.

Justo en un momento en el que la Comisión Europea está pidiendo a los países de la UE que retiren sus medidas de apoyo y que en España el gobierno lo está estudiando de cara al año que viene, Eurostat detecta que tras la subida de casi 1.000% del precio de la electricidad en Países Bajos se debe a "las medidas de alivio de 2022 no continuaron en 2023" y que, "al mismo tiempo, los impuestos sobre la electricidad para hogares se duplicaron". 

Mecanismo ibérico

Sobre lo que Eurostat no hace ningún comentario es sobre otro de los "mecanismos" que pusieron en pie algunos países, en este caso España y Portugal, para poner un tope de precio al gas que limitara el precio de la electricidad generada con otras tecnologías. El llamado mecanismo ibérico empezó a aplicarse en junio de 2022 y consiguió contener el precio de la luz en estos dos países en los peores momentos de la crisis energética pero a partir de octubre del año pasado empezó a haber días en que no se tuvo que activar, porque el precio del gas no llegó al umbral máximo fijado. 

Esto ha sido una constante desde el pasado mes de febrero, desde cuando no se ha vuelto a activar el tope, de modo que la acusada caída del precio de la luz en España se produjo durante dos meses con mecanismo ibérico pero también durante cuatro en los que no estuvo activo. Además, en Portugal, donde también se aplica, el precio de la electricidad cayó también, pero menos que en España, solo un 6%.

Aun así, la maquinaria ha vuelto a entrar en movimiento en Bruselas y en Madrid de cara a una posible nueva prórroga del tope al precio del gas. La Comisión Europea está estudiando la posibilidad debido a las turbulencias geopolíticas que la crisis en Oriente Próximo ha añadido a la guerra en Ucrania y el Gobierno español ya ha dejado claro que peleará por una extensión más allá de la fecha en la que, si no, expirará, el 31 de diciembre.

En una comparecencia este miércoles ante el Parlamento Europeo, la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, se mostró favorable a mantenerlo "hasta que sea necesario". Este jueves en Ponferrada, ha ido más allá y ha asegurado que lo defenderá otra prórroga del mecanismo ibérico y del resto de medidas de emergencia -ahorro de consumo de gas y electricidad, por ejemplo- en tanto que presidenta del Consejo de Energía de la UE, donde se tomará la decisión final. "Adelanto que la propuesta de la Presidencia de la UE es favorable al mantenimiento de las medidas", ha dicho, como modo de tenerlas "por si se necesitan, ójala no", como ocurre desde febrero con el mecanismo ibérico o con la reducción obligatoria de consumo de gas y electricidad que nunca se ha tenido que activar. Por el contrario, y tal y como muestra Eurostat este jueves, el consumo de ambos inició una tendencia ascendente en 2021 que todavía no ha empezado a bajar.

Evolución del consumo de electricidad (azul) y gas (amarillo) en los hogares europeos.
Evolución del consumo de electricidad (azul) y gas (amarillo) en los hogares europeos.
Eurostat
Redactora '20minutos'

Actualmente cubro la información relacionada con energía, transición ecológica y transportes. Antes, también en 20 Minutos, me encargué de la cobertura sobre la crisis sanitaria por Covid y, previamente, de la información relacionada con Presidencia del Gobierno. Antes trabajé en la revista Tiempo y, en Bruselas, en las agencias Europa Press y Notimex y fui colaboradora de el periódico Levante-EMV, entre otros medios. Soy licenciada en Ciencias de la Información y postgrado en Información Internacional y Países del Sur por la Universidad Complutense. En 2021 terminé un Máster sobre Museología y Gestión de Museos de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento