La mayor matanza rusa contra civiles en año y medio: Ucrania denuncia la muerte de 51 personas que venían de un funeral en Járkov

Casi 50 muertos tras un nuevo ataque ruso sobre la ciudad de Kupiansk
Casi 50 muertos tras un nuevo ataque ruso sobre la ciudad de Kupiansk
Casi 50 muertos tras un nuevo ataque ruso sobre la ciudad de Kupiansk
Casi 50 muertos tras un nuevo ataque ruso sobre la ciudad de Kupiansk
Europa Press

Las masacres siguen escribiendo capítulos negros en la historia de la guerra en Ucrania. Este jueves, en una pequeña localidad de Kupiansk, en la región de Járkov (al este del país), un bombardeo del Ejército ruso ha acabado con la vida de más de medio centenar de civiles. Entre ellos un niño de cinco años. La matanza, la mayor en año y medio de conflicto, se ha producido mientras el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, se encontraba en la ciudad española de Granada participando en la reunión de la Comunidad Política Europea. Desde allí, el mandatario ha calificado el ataque de "crimen brutal" y lo ha considerado "absolutamente deliberado".

En la mañana de este jueves unos 60 lugareños de la pequeña localidad de Groza (de poco más de 300 habitantes) decidieron reunirse en la cafetería y la tienda de comestibles del pueblo tras acudir al funeral de uno de los vecinos. A las 13.15 aquel tumulto de personas se convirtió en un objetivo militar del Kremlin, que en cuestión de segundo redujo a cenizas ambos locales. Así lo han hecho saber las autoridades ucranianas, que denuncian que el bombardeo se ha cobrado la vida de al menos 51 personas. Según el jefe de la oficina presidencial ucraniana, Andrí Yermak, una de las víctimas mortales es un niño de cinco años.

"El enemigo cometió otro crimen de guerra en la región de Járkov. (...) Había muchos civiles", ha lamentado el gobernador de Járkov, Oleg Sinegubov, quien ha destacado que se ha podido rescatar con vida a seis personas, entre ellas un menor de edad. El ministro del Interior de Ucrania, Igor Klimenko, ha detallado que al funeral asistió prácticamente "un miembro de cada una de las familia" de Groza. "Es toda una tragedia para Ucrania" y "otro crimen terrible cometido por los rusos", ha expresado el ministro. 

Al menos 51 muertos tras un nuevo ataque ruso sobre un pueblo de Kupiansk, en Járkov.
Al menos 51 muertos tras un nuevo ataque ruso sobre un pueblo de Kupiansk, en Járkov.
TELEGRAM / Oleg Siniegubov

La media docena de heridos, ha dicho, han sufrido graves heridas de metralla puesto que se encontraban a apenas 50 o 60 metros del lugar del impacto. "Los médicos están luchando por sus vidas", ha señalado. Por último, Klimenko ha informado de que las autoridades están investigando la posibilidad de que alguien pudiera haber dado las coordenadas precisas del lugar, ya que a pesar de que "el edificio es pequeño (...), el disparo fue certero", por lo que no se puede descartar esa opción.

Por su parte, el presidente Zelenski ha calificado el ataque de "acto de terrorismo completamente deliberado" y ha tildado de "criminales" a todos aquellos que ayudan a Rusia a eludir las sanciones. "Todos los que hasta ahora apoyan a Rusia, apoyan el mal. Rusia necesita este y otros ataques terroristas similares para hacer de su agresión genocida la nueva norma para todo el mundo", ha denunciado.

"Agradezco a cada líder y a cada nación que nos apoya en la protección de la vida!", ha señalado el mandatario, quien ha mandado su pésame a los familiares de los fallecidos y los heridos. Zelenski ha aprovechado para recordar que la cumbre que está teniendo lugar en Granada remarcar la necesidad de Ucrania de seguir siendo apoyada armamentística por parte de sus socios.

Así, ha insistido en que Ucrania necesita fortalecer su defensa aérea, a sus Fuerzas Armadas y a todo su terrorismo y ha subrayado que es "absolutamente justo" que esta agresión sea "respondida" y que lo harán "poderosamente".

Ubicación de Groza, el pueblo de la región de Járkov donde se ha producido la masacre rusa.
Ubicación de Groza, el pueblo de la región de Járkov donde se ha producido la masacre rusa.
Carlos Gámez

No es la primera masacre de la guerra

El ataque de este jueves es el tercero más mortífero en lo que va de guerra, por detrás del perpetrado contra el teatro de Mariúpol y contra la estación de tren de Kramatorsk. Un mes después del inicio de la invasión rusa, unas 300 personas murieron como consecuencia del ataque lanzado por el Kremlin sobre un teatro de la localidad ucraniana de Mariúpol; en el marco del asedio a la ciudad que terminarían conquistando (lo que ha complicado la investigación del suceso).

Amnistía Internacional recogió en un informe la matanza, aunque ha reconocido no tener el número concreto de muertos. Una investigación posterior de Associated Press concluyó que podrían haber muerto unas 600 personas.

El según bombardeo que más muertos ha dejado se produjo pocos días después del ataque al teatro. El 8 de abril de 2022, dos misiles rusos impactaron en la estación de tren de la ciudad donde más de 4.000 civiles se habían congregado para tratar de huir de la zona. El ataque dejó 59 muertos; entre ellos siete niños. En esa misma ciudad, en junio de este años, el ataque a una pizzería dejó 11 muertos, entre ellos la escritora ucraniana Victoria Amelina.

El ultimo ataque a civiles fue hace un mes. Las Fuerzas Armadas rusas bombardearon un mercado de Kostantinovka, en Donetsk, dejando al menos 17 muertos y 32 heridos. Un niño de un año falleció en este ataque.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento