Un zoólogo se declara culpable de compartir material de abuso sexual a menores y torturar y matar a decenas de perros

Un grupo de perros de paseo.
Un grupo de perros de paseo.
PEXELS
Un grupo de perros de paseo.

El zoólogo australiano Adam Corden Britton se ha declarado culpable de torturar y matar a decenas de perros, así como de acceder y compartir material de abuso sexual de menores, según confirmaron este martes fuentes judiciales.

Britton compareció el pasado lunes ante Tribunal Supremo del Territorio Norte, donde se le acusó de un total de 56 cargos por abusos, entre los que destacan 37 cargos de crueldad animal que causaron daños graves o la muerte de los mismos, 10 cargos de violación o intento de violación de perros y 4 cargos de posesión o transmisión de material de abuso infantil, informa el medio local NT News.

Una búsqueda en el ordenador portátil del zoólogo descubrió 15 archivos de material de abuso infantil que había obtenido en internet, incluido contenido que involucraba a niños pequeños sometidos a "actos horribles".

"Los hechos contienen material que muestran actos que solo pueden describirse como perversidad y crueldad grotesca, que son a la vez angustiosos y que, en mi evaluación, tienen el potencial de causar un shock nervioso", dijo el presidente del Tribunal Supremo, Michael Grant, en declaraciones recogidas por el portal News.com.au.

Interés sexual sádico por los animales

Por su parte, el fiscal de la Corona, Marty Aust, reveló ante el tribunal que Britton tenía un interés sexual sádico por los animales, particularmente los perros, y que se remontaba al menos a 2014, cuando comenzó a participar en actividades sexuales con sus perros pastor suizo, Ursa y Bolt.

Entre el 17 de noviembre de 2020 y el 22 de abril de 2022, Britton obtuvo a través de un portal de internet 42 perros de diversas razas y edades, de los cuales "torturó y explotó sexualmente para su placer, y finalmente mató" a 39 de ellos, tal y como recoge el informe. Para que no hubiera sospecha de sus actos, previamente el académico enviaba fotos a los dueños que, por motivos de viaje o trabajo, le habían vendido sus mascotas asegurándoles que de los animales estaban bien.

El conocido experto en cocodrilos también estaba en un grupo encriptado de Telegram -bajo diferentes pseudónimos- donde compartía estas imágenes con diferentes personas que también contaban con inclinaciones al maltrato y actividades sexuales con animales.

Durante la investigación, la Policía encontró que Britton tenía ordenadores, teléfonos, cámaras, discos duros externos, armas y juguetes sexuales dentro de su propiedad rural en Darwin, donde también se encontraron restos de animales heridos, cadáveres de cachorros en descomposición y cabezas de perros.

El acusado se encuentra actualmente en prisión preventiva y volverá a comparecer ante el Tribunal Supremo del Territorio Norte en Darwin, donde se deliberará su sentencia en una fase que se puede prolongar durante varios días, precisó la fuente judicial.

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento