La contracrónica del debate: señalamientos, interrupciones, discursos maniqueístas... y un apercibimiento

Ambos candidatos protagonizaron un tenso debate, lleno de detalles.
Ambos candidatos protagonizaron un tenso debate, lleno de detalles.
ATRESMEDIA
Ambos candidatos protagonizaron un tenso debate, lleno de detalles.

Llegaron ambos candidatos a la Presidencia del Gobierno a los estudios de Atresmedia en torno a las 21.00 horas. Todo estaba absolutamente medido. Tal y como se definió en el sorteo previo al debate, lo hizo primero Feijóo, que llegó con cuatro asesores. El líder del PP estrechó la mano a los directivos de Atresmedia ataviado con un traje azul y corbata del mismo color. 

Apenas 10 minutos después llegó Pedro Sánchez en un auténtico despliegue presidencial que incluía varios coches. Lucía también un traje azul y una corbata granate. Ambos candidatos, por tanto, mostraban sus colores corporativos sobre la camisa. Tras unos minutos en sus salas de espera con sus respectivos equipos, ambos se dirigieron al plató a recibir las últimas instrucciones tanto de sus manos derechas como del personal de Atresmedia, que especificaba a los candidatos a qué cámaras debían mirar. Un total de 12 se distribuyeron en el plató, y, para desesperación de la sala de realización, en todas aparecía Pedro Sánchez, que mientras era Feijóo quien recibía indicaciones no dejó un rincón del plató sin explorar, metiéndose en más de una ocasión en el plano del líder popular. 

Dio comienzo el debate y con él, la bronca y algún intento de originalidad como el protagonizado por Feijóo, que trató de demostrar que la economía española va en la dirección contraria a la que dice Sánchez mediante un confuso juego de perspectivas. El líder popular mostró un gráfico al revés y no quedó muy claro si así quiso hacerlo o si se equivocó. Después, Feijóo incluso firmó un par de documentos, como una propuesta para que gobierne la lista más votada, e invitó a Sánchez a hacerlo también, aunque el presidente ignoró el ofrecimiento.

¿Quién crees que ha ganado el cara a cara en Atresmedia entre Sánchez y Feijóo?

Apenas hubo anoche lugar para el sosiego. Los señalamientos fueron constantes, las interrupciones sustituyeron a la escucha, los discursos se llenaron de maniqueísmo, los candidatos querían que se escuchase tanto sus voces que por momentos se volvieron ininteligibles. Y el debate bien podría resumirse con un apercibimiento de la periodista Ana Pastor a los dos líderes, ajenos a casi toda indicación: "No sé si están ustedes sordos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento