Borja Terán Periodista
OPINIÓN

David Bowie y la señal con el dedo índice que removió la cultura

La influencia social del binomio música y televisión a través de la primera interpretación de 'Starman' en la BBC.
David Bowie el 6 de julio de 1972 en 'Top Of The Pops'
David Bowie el 6 de julio de 1972 en 'Top Of The Pops'
BBC
David Bowie el 6 de julio de 1972 en 'Top Of The Pops'

BBC. 6 de julio de 1972. Una mano toca las cuerdas de una guitarra azul. El estado de ánimo colectivo está a punto de brincar. El suspense de tal imagen empieza a fundirse en el primer plano de un ser de pelo naranja.

La cámara, inquieta, se empieza alejar. Como preguntándose quién es. La intriga da paso al contexto. Es David Bowie. Con su mono dorado de colores. Con sus botas de boxeo de colores. Con sus dos ojos, de dos colores. Y la audiencia se queda pasmada ante la pantalla, y sus colores.

En un tiempo en el que la testosterona bélica se había canalizado en la carrera espacial, un pequeño plató del Television Centre de la BBC se colocaba en el centro del mapamundi para gritar que hay otros mundos. Y están en este.

"There's a Starman waiting in the sky. He'd like to come and meet us. But he thinks he'd blow our minds". David Bowie estaba estrenando Starman en el mítico Top of the Pops, el gran programa de música de la historia británica. Era una semana como esta, pero de los primeros años setenta. Cuando ni había Youtube ni grabadores domésticos de vídeos VHS. No quedaba otra que sentarse delante de un electrodoméstico llamado TV para dejarse descubrir. Y concentrarse bien, pues quizá ese momento no podrías revivirlo más que a través de la fantasía de tu memoria.

El propio David Bowie aprovechó su oportunidad, la oportunidad. Cantó complice con su banda, pero entendió con ingenio las liturgias televisivas y, como los grandes intérpretes, no dejó de buscar con la vista las cámaras para, también, cantar a la sociedad. Incluso apuntándola con su dedo índice. Es el gesto de inflexión de la primera vez de Starman, que inspiró a tantos dentro y fuera del arte. Nos decían de pequeños "es de mala educación señalar", pero a veces hay que romper los protocolos instruidos. Bowie lo hizo, increpó dulce, desafió seductor: movilizó señalando a la cara y, a la vez, a la contra(corriente).

Aquel movimiento de dedo índice resonó en la audiencia a un "Te elijo a ti". Te llamo a ti. Los raros se sentían menos raros. Ahora también estaba David Bowie. Ahora alguien les escogía en una cultura de rechazos. Y les escogía entonando un "deja que todos los niños bailen".

Periodista

Licenciado en Periodismo. Máster en Realización y Diseño de Formatos y Programas de Televisión por el Instituto RTVE. Su trayectoria ha crecido en la divulgación y la reflexión sobre la cultura audiovisual como retrato de la sociedad en los diarios 20 minutos, La Información y Cinemanía y en programas de radio como ‘Julia en la Onda’ de Onda Cero y 'Gente Despierta' de RNE. También ha trabajado en ‘La hora de La 1' y 'Culturas 2' de TVE, entre otros. Colabora con diferentes universidades y es autor del libro 'Tele: los 99 ingredientes de la televisión que deja huella'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento