Borja Terán Periodista
OPINIÓN

Los insultos a Eva Soriano y cómo los desactiva con su comedia sin eufemismos

Eva Soriano en Showriano
Eva Soriano en Showriano
RTVE
Eva Soriano en Showriano

Los datos económicos sin contexto siempre pueden retorcerse. Los números lanzados sin sus circunstancias pueden manipularse tanto o más que las palabras. Esta semana, se han publicado los sueldos por programa de algunos presentadores de TVE. Y se ha hecho un ranking que se ha ido replicando aquí y allá. Eso sí, un ranking con sólo algunos nombres. No estaban los jugosos cachés de clásicos de la tele, como los elegidos para dar las campanadas, Jordi Hurtado u otros. Y, entre los que sí aparecían, Eva Soriano está en lo alto del pódium: cobró 11.000 euros por cada capítulo de 'La Noche D', que antes presentó Dani Rovira. La llamativa cifra puede asombrar si se desconoce el mercado audiovisual. Además se suele olvidar que una institución pública, como Televisión Española, si quiere ser un motor social real, también debe fomentar una industria cultural sólida a través de producciones con presupuestos al nivel de otros operadores europeos, públicos y privados. 

En esta tarea, la transparencia es importante. Sobre todo si está enfocada en el aporte (o no aporte) de las inversiones de programas, series o documentales y no sólo en el morbo de "lo que cobran los famosos". Entonces, surge una exposición perversa que termina lanzando a los trabajadores a las fauces de una especie de escrutinio público. Y, claro, sufren insultos en las redes, especialmente de aquellos que tampoco quieren entender. Así se va apagando RTVE. Así es más difícil que RTVE pueda retratar su tiempo en igualdad de condiciones que el resto.

Complejo asunto, que ha dado la vuelta la propia Eva Soriano afrontando la comidilla salarial en el monólogo de su nuevo programa de Movistar Plus, Showriano.

Moderna, audaz, libre. "Primero de todo hoy, tengo que pediros perdón a todos los que estáis aquí y a toda España. Entono el mea culpa por cobrar por haber currado", explica mordaz Soriano: "Yo ya el dinero ya lo he cobrado y no lo puedo devolver (...) Se me ha ocurrido que, para que tengáis una prestación mía, que si váis por la calle y os encontráis conmigo os cuente un chiste. Total, ya lo habéis pagado".

Las risas resuenan en el plató. Pero queda la situación más cruda. Soriano la cuenta a modo de gag sin eufemismos: "Lo que más me duele de todo esto es aquellos que dicen (se refiere a los 'haters' de las redes) que yo he cobrado lo que he cobrado por 'chupar pitos' (...). Si así fuera, vamos a ponernos en la situación de que fuese así, que a mí me hubiesen pagado 11.000 euros por chupar una p*. No es el dinero ya, es cómo debo... Es que son 11.000 euros por comida. Ríete tú de DiverXO". Delirante y convincente, Soriano logra una complicidad casi a la altura de la seguridad escénica de Rosa María Sardá en Ahí te quiero ver, que triunfó en TVE en los ochenta. Una complicidad que le permite todo. Incluso convierte lo que podía ser un monólogo obsceno en una carcajada de honestidad que desactiva con ingenio señalamientos machistas y facilones que se repiten siempre que una mujer logra algún éxito o privilegio. 

La comedia nos hace pensar. Más aún cuando muerde con una mezcla de inconsciencia de la juventud y consciencia del tiempo en el que habitas. Este clima va siendo habitual en Showriano, en donde la presentadora lo mismo hace una entrevista, que perrea o se pone a improvisar canciones basadas en vivencias compartidas por el público en plató. La de esta semana describiendo el 'ghosting' (cuando un ligue desaparece de manera fulminante sin dar ninguna explicación) fue catártica y quizá demuestra que ese caché de La 1 no iba nada desencaminado en un prime time de tales características. Porque, en cada paso profesional que da, el talento de Soriano se va revalorizando en el mercado de fichajes de la modernidad televisiva que asoma y que ya es una realidad. 

Periodista

Licenciado en Periodismo. Máster en Realización y Diseño de Formatos y Programas de Televisión por el Instituto RTVE. Su trayectoria ha crecido en la divulgación y la reflexión sobre la cultura audiovisual como retrato de la sociedad en los diarios 20 minutos, La Información y Cinemanía y en programas de radio como ‘Julia en la Onda’ de Onda Cero y 'Gente Despierta' de RNE. También ha trabajado en ‘La hora de La 1' y 'Culturas 2' de TVE, entre otros. Colabora con diferentes universidades y es autor del libro 'Tele: los 99 ingredientes de la televisión que deja huella'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento