Cómo limpiar el suelo laminado: trucos para que recupere el brillo

Cómo limpiar el suelo laminado: trucos para que recupere el brillo
Cómo limpiar el suelo laminado: trucos para que recupere el brillo
Canva
Cómo limpiar el suelo laminado: trucos para que recupere el brillo

Con la llegada del buen tiempo, son muchos los que se dedican a poner a punto su casa. Y, si hay algo que debe dejarse reluciente, es el suelo laminado, aunque lo cierto es que no es nada sencillo limpiarlo. Pero no hay que preocuparse porque basta con seguir una serie de consejos y trucos para acondicionarlo y que parezca sacado de un palacio.

Los suelos laminados se han convertido en una gran opción, sobre todo, para las zonas que tienen más tránsito y, por ende, mayor desgaste, ya que son mucho más resistentes que los de parqué. Están hechos con materiales sintéticos, por lo que sobreviven al agua y, en algunos casos, son ignífugos. A ello se une que la variedad de sus acabados permite que su aspecto sea de distintas maderas, como pino, haya o roble, imitando otros materiales como pizarra y mármol.

A pesar de que no requieren demasiado mantenimiento, es necesario limpiarlos de forma correcta. El tiempo en el que hay que hacerlo depende del número de personas que viven en la casa, de si hay mascotas o niños pequeños, o incluso de la estación del año. Por ello, conviene conocer los métodos que se pueden seguir para dejarlos impolutos y que se conserven en buen estado durante el mayor tiempo posible.

Pasos para limpiar el suelo laminado

Este tipo de suelo puede limpiarse de dos formas distintas: aspirándolo o fregándolo con un producto especifico y siguiendo las recomendaciones del fabricante. Si se opta por la primera opción, se pone el aspirador en modo suelo y se retira con cuidado la suciedad, como polvo, arena o pelusas: hay que tener precaución con los guijarros, ya que pueden arañar el suelo. No obstante, si no se dispone de este aparato, se puede barrer con un cepillo adecuado o pasar una mopa.

Una vez que esté limpio, hay que fregarlo para que quede mejor aún: es fundamental humedecer la fregona y escurrirla muy bien antes de pasarla por el suelo. Esto puede hacerse con agua ligeramente jabonosa o con un producto especifico, siempre que se respete la dosis indicada. No se aconseja usar lejía, disolventes fuertes, ceras o abrillantadores que tengan que frotarse, puesto que quizá se dañe la superficie.

Si se recurre a algún detergente o producto de limpieza para eliminar alguna mancha concreta, hay que secar el suelo para que no queden restos.

Con qué productos se puede dejar impecable

Como se ha señalado con anterioridad, el suelo laminado tiene un sinfín de ventajas y esto se debe, en parte, a que puede limpiarse solo con agua jabonosa. Sin embargo, quizá esto no es suficiente para quitar las manchas difíciles y que quede impecable. En este caso, es posible recurrir a los siguientes métodos:

  • Vinagre blanco. Es uno de los productos caseros más usados, aunque solo es recomendable en caso de manchas difíciles, siempre y cuando se disuelva en agua: hay que echar un tapón de vinagre por cada litro de agua.
  • Limón. Basta con añadir unas gotas al agua de fregar. Con esto no solo se quitará la mancha sino que, además, olerá muy bien.
  • Productos específicos. Otra opción es recurrir a las grandes marcas de limpieza.

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento