Consumo

'Home Staging', la técnica para vender más rápido y revalorizar tu vivienda

Vender una vivienda se puede convertir en ocasiones en una auténtica odisea. Y es que la rapidez del proceso varía en función de ciertos factores, como el precio, la ubicación o el estado del inmueble, entre otros. Pero, ¿qué podemos hacer si por mucho que nos empeñamos no conseguimos captar la atención de un comprador?

En 2022, el 20% de las casas se vendió en menos de una semana, mientras que solo el 14% tardó más de un año, según datos de idealista. Para los menos afortunados, la solución tal vez esté en recurrir a fórmulas más modernas que permitan destacar el inmueble sobre los demás, como el home staging.

"Home staging lo traduciríamos como 'puesta en escena de la casa', y es una estrategia de marketing inmobiliario que se lleva a cabo para poner un inmueble en venta o alquiler", explica a 20minutos Mª Ángeles Martín, home stager de SoluZiona Inmobiliaria. Así, busca hacer más atractiva una vivienda a través de una mejor presentación y buenas fotografías.

Esta técnica ayuda a maximizar el potencial de una vivienda con el fin de formalizar un contrato lo antes posible y al mejor precio: en el 60% de los casos el home staging revaloriza el inmueble. Así lo desprende un informe de la Asociación de Home Staging España (AHSE), en el que destaca, además, que el 96% de los particulares o agentes vuelven a contratar este servicio tras haberlo probado.

A pesar de que esta práctica de marketing inmobiliario nació en los años 70 en EE UU, hasta alrededor de 2007 no llegó a extenderse en España, donde todavía hay muchas personas que desconocen de qué se trata. En cambio, hay muchos negocios de compra-venta de propiedades que ofrecen esta función en el país.

¿En qué consiste el home staging?

El principal objetivo al comercializar una vivienda es impactar en la primera impresión, y el home staging lo consigue potenciando los puntos fuertes de la vivienda y minimizando los débiles, comenta la agente inmobiliaria. 

"Además, no todo el mundo tiene la capacidad de ver el potencial de cada estancia y, muchas veces perdemos la oportunidad de tener un buen comprador no porque la vivienda no lo merezca, sino porque no resulta acogedora", añade al asegurar que esta técnica permite sacar a relucir la mejor versión del inmueble. 

Espacios organizados, limpieza profunda, decoración neutral y sencilla, despersonalización y fotografías con buena luz son algunos de los aspectos imprescindibles. A través de una buena disposición de muebles y objetos -algunos de los cuales se tratan de cajas o cartón- y el aprovechamiento de las oportunidades que ofrece la casa o el piso, el inmueble se hace más atractivo ante los ojos de los interesados.

En cuanto al coste del servicio, Martín asegura que el home staging es accesible a todo el mundo, puesto que se adapta a las necesidades que tenga cada cliente. "Depende en gran medida de las dimensiones de cada vivienda, así como de las tareas que sean necesarias realizar, porque cada vivienda es un mundo y los presupuestos son 100% personalizados", indica.

"No hay dos viviendas iguales ni en el mismo estado, igual que no hay dos propietarios iguales ni con las mismas necesidades", expone al añadir, no obstante, que se trata de "una inversión que recuperas con creces en la venta del inmueble".

Procedimiento

El home staging comprende un "trabajo previo de despacho" para estudiar y analizar las necesidades de la vivienda, señala Martín, que detalla las claves: "Una vez hemos decidido el diseño, vemos las tareas de acondicionamiento que hay que hacer (relooking), y terminamos con la decoración y, por supuesto, un buen reportaje de fotos profesional". 

De este modo, los profesionales se encargan de sacarle el máximo partido para que la casa tenga un efecto impactante que haga al comprador fijarse en esa vivienda antes que en las demás. Mª Ángeles Martín apunta que el procedimiento que se suele seguir para llevar a cabo la estrategia es el siguiente:

- Primero se realiza una visita a la vivienda para tomar los datos necesarios de su estado de conservación, su decoración, analizar la luz y la orientación y elaborar el plano de distribución.

- Después, ya en el despacho, se analizan todos los datos recogidos en la vivienda y se hace el estudio completo para tener clara la estrategia de diseño que permita mostrar todas las posibilidades de la casa.

- Cuando está todo claro se empieza con el proceso de despersonalización de la vivienda, es decir, despejarla de objetos personales para conseguir un ambiente lo más neutro posible, seguido de las tareas de relooking, que no es más que realizar una pequeña inversión para reparar pequeños desperfectos y mejorar el aspecto de la casa, lo que coloquialmente llamamos "un buen lavado de cara"; y se concluye con una buena limpieza a fondo de toda la casa.

- Finalmente, con la casa en perfecto estado, se lleva a cabo el proceso de amueblado y decoración completa de cada estancia. A este respecto, puede darse el caso de aprovechar mobiliario que ya esté en la vivienda o, si se trata de una vivienda vacía, se amueblaría con mobiliario de cartón, creado específicamente para estas tareas.

"De esta manera conseguimos una vivienda ordenada, limpia y armónica, para que cualquier persona, tenga el perfil que tenga, encaje en la vivienda y se imagine su vida allí", explica la experta.

Ventajas frente a un método tradicional

No es raro que cuando buscamos un inmueble en venta o alquiler en Internet nos encontremos con opciones poco atractivas, ya sea porque las imágenes son de baja calidad, no se aprecian bien los espacios, se ven demasiados objetos personales, los muebles son muy antiguos o, incluso, se aprecia que no está limpio.

En general, las inmobiliarias se esfuerzan por hacer una buena presentación de las viviendas, pero a veces hay detalles que no nos permiten imaginar pasar nuestros días en ese lugar. En este sentido, el home stager se encarga de estudiar cuidadosamente el espacio y agregarle valor, algo que no sucede con el método de venta o alquiler tradicional.

Y es que con esta estrategia, como subraya Martín, la imagen "atractiva y apetecible" que se consigue mostrar destaca sobre las demás. "Esto provoca un aumento de las visitas comerciales, consigues cerrar la venta a un mejor precio, pues no recibes ofertas agresivas del comprador, y se reduce el tiempo de comercialización del inmueble logrando lo que todo vendedor quiere, una venta rápida", agrega.

Y es que el 51% de las viviendas cuyos propietarios recurren al home staging para sacarla al mercado consiguen venderla en menos de 30 días y el 64% en menos de 40, según datos de AHSE. Además, al tener una buena estética y mostrar un buen estado de conversación, el inmueble se revaloriza.

"Todos sabemos que, en los tiempos que corren, la imagen es fundamental casi para cualquier cosa; imagen comercial, imagen personal, imagen de marca... Pues esto no deja de ser lo mismo", ejemplifica la experta, quien considera que hay que dar la mejor impresión posible a un comprador potencial.

"Hay estudios que indican que la decisión de si un piso gusta o no se toma en los primeros 90 segundos de la visita; ya lo dijo Oscar Wilde, no hay una segunda oportunidad para causar una primera impresión", advierte a la vez que se pregunta: "Si ponemos todo nuestro empeño en arreglarnos y mostrar lo mejor de nosotros mismos para una entrevista de trabajo, ¿por qué no vamos a hacerlo con nuestra casa?".

loading...