Bal y la candidatura avalada por Arrimadas se disputan el futuro de Ciudadanos en unas primarias marcadas por la alta tensión

A la izquierda, el portavoz nacional de Ciudadanos, Edmundo Bal, a la derecha, los candidatos Patricia Guasp y Adrián Vázquez.
A la izquierda, el portavoz nacional de Ciudadanos, Edmundo Bal, a la derecha, los candidatos Patricia Guasp y Adrián Vázquez.
EP
A la izquierda, el portavoz nacional de Ciudadanos, Edmundo Bal, a la derecha, los candidatos Patricia Guasp y Adrián Vázquez.

Este miércoles da comienzo a una votación que durará hasta el jueves por la tarde y dará el liderazgo de Ciudadanos a uno de los candidatos que aspiran a él. Por un lado está la candidatura oficialista, 'Renace tu partido', armada por la presidenta del partido, Inés Arrimadas, y liderada por Patricia Guasp y Adrián Vázquez. Frente a esta propuesta (que cuenta además con el apoyo de la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís), Edmundo Bal lidera la lista 'Ciudadanos de nuevo', en la que incluye al número dos de Villacís, Santiago Saura.

'La base del cambio', una tercera opción con escasas opciones de salir victoriosa, la encabeza Marcos Morales, un afiliado de 19 años, sin cargo en el partido y apoyado por Laura Alves, concejala del Ayuntamiento de El Álamo (Madrid). 

A través de votación electrónica, los 7.642 afiliados del partido encomendarán a alguno de estos aspirantes a zanjar la renovación de Ciudadanos y preparar a la formación para las municipales y autonómicas de mayo, para gestionar los restos de un partido que llegó a tener 57 escaños en el Congreso de los Diputados y (según alumbran las encuestas) podría no obtener ninguno en las generales de diciembre. 

La pugna por recibir esta encomienda se ha endurecido progresivamente hasta culminar en un enero de máxima tensión en el partido. Este lunes, los tres candidatos se sentaron para poner la guinda a una semana de campaña en la sede madrileña de la formación naranja. El fuego cruzado protagonizó el evento frente a la plaza de las Ventas: Guasp reprochó a Bal su "falta de palabra" y éste la tachó de "títere" a las órdenes de Inés Arrimadas. "Adrián Vázquez me dijo que había que renovar los liderazgos. ¿Qué ha pasado para que cambiéis de opinión y seáis la candidatura oficialista y continuista?", acusaba Edmundo Bal a su adversaria. 

Entre ambos, un jovencísimo Marcos Morales advertía de la imagen "horrible" que estaban dando sus compañeros en la recta final de las primarias, que se vendieron como un proceso de escucha y se han convertido en motivo de ruido y polémica. 

'Renace tu partido': caras nuevas y Arrimadas tras el telón

Patricia Guasp y Adrián Vázquez aspiran a ocupar la portavocía política y la secretaría general de Ciudadanos.
Patricia Guasp y Adrián Vázquez aspiran a ocupar la portavocía política y la secretaría general de Ciudadanos.
Cs

La candidatura que representan Patricia Guasp y Adrián Vázquez obtuvo el doble de avales que la lista de Edmundo Bal (1.367 apoyos frente a 679). Esta propuesta ideada por Inés Arrimadas cuenta con el apoyo de Begoña Villacís, el diputado del Parlament Carlos Carrizosa, el diputado Guillermo Díaz, el abogado navarro Carlos Pérez-Nievas y el portavoz en el Parlament Nacho Martín Blanco. 

"Damos un paso al frente los que creemos en un partido sin personalismos, un partido de equipo y que mira por ese cambio que necesitamos", anunció Guasp en su primera intervención como candidata.

La diputada balear comenzó aquel 23 de diciembre a construir el relato de una candidatura que mezcla el origen y futuro del partido: "Por eso contamos con Villacís, Carrizosa y Arrimadas. Es una candidatura transversal, queremos ilusionar a esos españoles cansados del bipartidismo y del separatismo". 

"Una candidatura nueva, unida y de todos. Equipos renovados para un proyecto refundado. Hoy renace tu partido con la voluntad de reunir y ofrecer ideas ilusionantes a los españoles", señaló a su vez el eurodiputado Adrián Vázquez.

'Ciudadanos de nuevo': "pactar a los dos lados"

El candidato Edmundo Bal durante el último debate de la campaña previa a las primarias.
El candidato Edmundo Bal durante el último debate de la campaña previa a las primarias.
Cs

El 28 de diciembre, Edmundo Bal publicó una suerte de manifiesto en el que expresó, en primer lugar, el "orgullo" que sentía por la "auténtica lección de democracia" que suponía el proceso de primarias de Ciudadanos. Acto seguido presentó una lista en la que aparecen los nombres del concejal madrileño Sergio Saura, la abogada Sara Giménez o las diputadas Carmen Martínez y María José Calderón. En total cinco de los nueve diputados del grupo parlamentario están en las listas de Edmundo Bal, mientras que la lista adversaria solo cuenta con dos: Guillermo Díaz y la propia Inés Arrimadas. 

Durante la campaña, Bal ha hecho gran hincapié en la necesidad de que Ciudadanos ensanche "su espacio ideológico", contemplando la posibilidad de pactar con el PSOE. "Hacemos que el PP no se arroje en manos de Vox y que el PSOE no se arroje en manos de Unidas Podemos", declaró en este sentido la semana pasada. 

Pero la "lección de democracia" ha acabado por convertirse en una muestra más de bronca política en la que Bal ha tomado partido señalando, por ejemplo, que la candidatura de Arimadas "pretende engordar el optimismo de Alberto Núñez Feijóo de convertir a Ciudadanos en una simple corriente del Partido Popular". 

"A nosotros nos llaman sanchistas. Hay que ser imbécil para decir eso, y hay que ser infantil [...] No hay ni un solo diputado en el Congreso que le tenga más manía a Sánchez que yo, me cesó de mi puesto de trabajo y me arruinó la vida", declaró el pasado domingo a El Confidencial.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento