Borja Terán Periodista
OPINIÓN

'UPA Next': lo que vimos venir (y lo que no) del regreso de 'Un paso adelante'

Atresplayer Premium recupera la marca de la serie de Antena 3 como reclamo.
Reparto de 'Upa Next'
Reparto de 'Upa Next'
Atresmedia
Reparto de 'Upa Next'

"Cuando eres joven piensas que vivir es ir en contra de todas las cosas preestablecidas, pero lo que nos hace seguir y vivir son las cosas que amamos". Verbaliza, con bien de música ñoña de fondo, Carmen Arranz en su reaparición en el capítulo de regreso de Un paso adelante. Ahora, UPA Next.

Y, en parte, este discurso emocional del personaje interpretado por la siempre icónica Lola Herrera da sentido a esta secuela de la mítica ficción de Antena 3 y Globomedia: lo que hacer seguir viendo el primer capítulo hasta el final es el cariño sembrado por el UPA original. No tanto el gancho de la nueva historia que es, de nuevo, el pronosticable drama de una reputada escuela que está al borde del cierre porque los tiempos han cambiado y necesita nuevos alumnos. 

La oscuridad de lo vetusto será revitalizada por el color de lo nuevo. Y sin disimulo, pues el propio guion de 'UPA Next' incide en un ir y venir de clichés impostados de comportamientos "actuales" para que no parezca que la producción es otro revival trasnochado. El vestuario, los móviles, ¡un pen drive perdido! No obstante, cuando la modernidad sólo es un disfraz se termina sintiendo antigua a los cinco minutos. De hecho, la serie dibuja conflicto con un enfoque retro del choque de clases sociales. Muy Amar es para siempre, pero con coreo.

Así resucita UPA, con el empujón de una televisión que se empeña en tirar de nostalgia. Y sus razones tiene. El paraguas de esta melancolía sirve a las cadenas tradicionales para atraer a un público que es más complicado engatusar con el estreno de un programa o serie completamente nuevo en una época en la que la audiencia se aturulla frente a una sensación de sobreoferta en donde no sabes qué elegir. Y, entre la marabunta de contenidos desordenados en tantas plataformas, es fácil pasar desapercibido. Especialmente, si el producto no cuenta detrás con una buena inversión publicitaria o un vistoso trampolín de lanzamiento.

Rescatando un recuerdo idealizado en la memoria social, las grandes compañías audiovisuales se aseguran la curiosidad del espectador. Lo que se traduce en marketing gratis, ya que se especulará con el retorno de la serie en las redes y los medios de comunicación se harán eco. Así, en los últimos tiempos, hemos visto volver de todo y para todos: Padres Forzosos, Twin Peaks, 24, Heroes, Prison Break, Yo y el mundo, Expediente X... En España, estos años hemos asistido a la vuelta de Los Hombres de Paco, el reencuentro de Física o Química, Los Protegidos... y, desde esta Navidad, UPA.

El problema surge cuando está tan mitificado el recuerdo que el espectador puede sentirse frustrado al reencontrarse con aquel lugar donde fue feliz y percatarse de que ya nada está en su sitio. Ni él mismo. Con la escuela de Un paso adelante sucede algo parecido. Nada está en donde se quedó. El decorado tampoco se parece demasiado. La sala de baile ahora es mini comparada con la de antaño. Sólo la fachada de la escuela está en el mismo lugar. Y la premisa, que no deja de ser otra oportunidad para enamorarse de una nueva pandilla que está en ese pletórico punto de la juventud en el que crees que puedes conseguir todo. 

Aunque, al final y paradójicamente, UPA Next termina hablando más del valor de crecer bien. Porque Mónica Cruz, Beatriz Luengo y Miguel Ángel Muñoz transmiten en la serie la tranquilidad que va otorgando la madurez interpretativa. Sorpresa: el retorno de UPA subraya que la experiencia es el mejor calentamiento actoral. Eso sí que no lo vimos venir.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento