La oposición rusa, sobre la muerte del ministro bielorruso de Exteriores: "Es imposible que haya sido algo natural"

El ministro de Exteriores de Bielorrusia, Vladimir Makei.
El ministro de Exteriores de Bielorrusia, Vladimir Makei.
UN / CIA PARK

La repentina muerte, este sábado, del ministro bielorruso de Asuntos Exteriores, Vladimir Makei, ha despertado todo tipo de especulaciones en el contexto del papel de su país como apoyo de Rusia a la guerra de Ucrania.

Makei, de 64 años, ocupaba su cargo desde 2012 y no se sabía que padeciera ninguna enfermedad crónica. El mismo viernes se había reunido con el nuncio del Vaticano, Ante Jozic, y se rumoreaba que la guerra de Ucrania y una posible salida pacífica al conflicto habían estado sobre la mesa.

La oposición al régimen de Putin en Rusia, en cambio, lo tiene claro: "Es muy difícil, casi imposible, creer en la naturaleza natural de las causas de la muerte de Vladimir Makei", dijo Lev Shlosberg, político opositor ruso y activista de derechos humanos, en declaraciones recogidas por el Daily Mail.

Pero hay más datos que alientan la teoría de la conspiración. Aleksy Dzikawicki, subdirector del canal de televisión bielorruso Belsat, dijo: "Pocas personas lo saben, pero se suponía que Makei pronto estaría en la reunión de la OSCE en Lodz (Polonia), a principios de diciembre. Había sido invitado, pero Lavrov (su homólogo ruso) no".

Antes de las elecciones presidenciales y las protestas masivas contra el gobierno en Bielorrusia en 2020, Makei había sido uno de los iniciadores de los esfuerzos para mejorar las relaciones de Bielorrusia con Occidente y había criticado a Rusia.

Sin embargo, cambió abruptamente su postura después de que las protestas fueran sofocadas brutalmente, diciendo que estaban inspiradas por agentes de Occidente.

Después de que comenzara la invasión rusa de Ucrania en febrero, Makei mostró una postura a favor del Kremlin, alegando que Occidente había provocado la guerra y que las autoridades ucranianas deberían aceptar los términos de paz rusos.

Unos días antes del comienzo de la guerra, Makei prometió que no habría ningún ataque a Ucrania desde el territorio de Bielorrusia. Unos días después, las tropas rusas demostraron que estaba equivocado.

Otras teorías

Pavel Latushka, de 49 años, exembajador de Bielorrusia en Polonia, España y Francia, y ministro de Cultura, dijo que los servicios de seguridad de Bielorrusia, presionados por Moscú, podrían haber estado involucrados en la muerte de Makei.

"Este es el cuarto caso en la historia del Ministerio de Relaciones Exteriores de Bielorrusia cuando ocurren eventos similares", dijo en referencia a los despidos previos de ministros de Relaciones Exteriores antes de las cumbres de la OSCE.

"Vladimir Makei planeaba ir a Polonia para participar en la cumbre de ministros de Relaciones Exteriores. No vivió hasta esa fecha por solo tres días, en circunstancias extrañas", añadió.

La muerte de Makei provocó varias teorías de conspiración. Una de ellas es que Putin quería destituir a Makei para hacer que el líder bielorruso Lukashenko fuera más vulnerable.

El oligarca ruso-israelí y crítico de Putin Leonid Nevzlin afirmó que el presidente ruso quiere derrocar a Lukashenko e instalar a un líder títere para que Moscú pueda asumir el mando del ejército bielorruso. "Esto es lo que dicen mis fuentes en el Kremlin", publicó.

El Instituto Robert Lansing escribió que Putin quiere eliminar a Lukashenko para controlar el ejército de Bielorrusia. Los canales de Telegram cercanos al Kremlin han insinuado que Rusia está tratando de unir a los dos ejércitos bajo su mando, pero esto privaría a Lukashenko de la capacidad de controlar el país, y él se resiste.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento