Entrevista

Manuel A. Moreno: "Si la gente no impulsa, el metro nunca llegará a ser una realidad"

Manuel Alejandro Moreno, presidente de la asociación civil 'Sevilla quiere metro'.
Manuel Alejandro Moreno, presidente de la asociación civil 'Sevilla quiere metro'.
A.M.
Manuel Alejandro Moreno, presidente de la asociación civil 'Sevilla quiere metro'.

Tiene 26 años y es ingeniero industrial, pero hace poco más de un año decidió involucrarse en una carrera de fondo con un objetivo claro: conseguir para Sevilla la red completa de metro. Fue entonces cuando Manuel Alejandro Moreno creó la asociación civil, "apolítica y constructiva", Sevilla quiere metro, que ya cuenta con la adhesión de más de 50 instituciones de la ciudad y ha conseguido llegar hasta Bruselas.  

Manuel Alejandro Moreno, presidente de 'Sevilla quiere metro', en el Parlamento Europeo.

Manuel Alejandro Moreno 

  • Sevilla, 26 años
Es ingeniero industrial y hace poco más de un año creó la asociación que ahora preside junto a Enrique de Álava, jefe de Servicio en el Hospital Virgen del Rocío (secretario de la asociación) y Víctor Aguilar, ingeniero de sonido (tesorero).

Parece que el culebrón del convenio de cofinanciación llega a su fin y en enero podremos ver las primeras obras del metro. ¿Se lo cree o prefiere esperar a verlo para celebrarlo?En enero van a empezar las obras, independientemente de la firma del convenio. De este depende la continuidad de las obras, la licitación de los siguientes tramos. Yo quiero creérmelo, pero también quiero pensar que para que sea posible tiene que estar ahí toda la sociedad sevillana empujando lo máximo posible. Y por eso hemos estado uniendo a tanta gente.

¿Qué va a suponer la línea 3?Una auténtica revolución en Sevilla, repercutiendo muy positivamente en la vida social y económica de la ciudad y su área metropolitana. Actuará como una auténtica columna vertebral de los barrios más periféricos, uniendo sus hospitales y centros de salud, y favoreciendo la inclusión social. Y eso ocurrirá mucho antes de la llegada de los primeros usuarios a los trenes, durante su construcción, que implicará al menos a 2.000 puestos de trabajos directos, indirectos y derivados durante su plazo de ejecución. Y esto es una gran noticia teniendo en cuenta la crisis que parece que está a punto de llegar. El metro no solo es movilidad, también tendrá un extraordinario impacto en toda la sociedad. Por eso toda Sevilla tiene que ser consciente de la necesidad de este proyecto.

Se declaran como una asociación apolítica. ¿Tienen la sensación de que han hecho ustedes más por el metro que los políticos?Cuando empezamos, vimos que Junta, Ayuntamiento y Ministerio tenían interés. Pero había un espacio de la sociedad civil que no estaba empujando por el metro. Y por eso empezamos esta carrera. Es verdad que los políticos tienen la competencia, pero si la sociedad civil no aprieta, esto no va a llegar. Europa ya ha dicho que nuestra petición tiene mucho sentido por tres motivos: movilidad, sostenibilidad y cohesión social. Por ello hay que seguir uniendo a la sociedad. Otro de nuestros objetivo es buscar financiación.

¿Qué noticias tienen del Parlamento Europeo?La petición sigue abierta. La Comisión Europea está redactando un informe para ver las consecuencias de que aquí no haya una una red completa de metro, porque Sevilla es la única ciudad europea de su tamaño que no la tiene. Y, a la vez, de los 15 barrios más pobres de España, seis están en Sevilla, lo que implica que la esperanza de vida en la ciudad sea más baja. Es decir, que que la falta de infraestructuras directamente está provocando que la calidad y esperanza de vida sean peores y que las oportunidades sean más bajas. Pero insisto, el objetivo es siempre conseguir el mayor número de fondos europeos para que la red sea posible. El tramo norte de la línea 3 está muy bien, pero es un primer punto de partida que no va a solucionar el problema. 

La línea 3 va a ser una auténtica revolución que favorecerá la inclusión social"

Hay una Ley del Metro de 1975 que instaba a la construcción urgente de esta infraestructura, y 47 años después Sevilla solo tiene una línea. Es un dato poco halagüeño de cara a completar la red.Sí, completamente. Yo tengo 26 años, pero mi abuelo, que era sevillista, me hablaba de las obras del metro que veía por Eduardo Dato. Creo que en Sevilla siempre ha faltado una sociedad civil, constructiva y apolítica que reclamara las obras del metro. Las instituciones pueden querer, pero si la gente no quiere y no impulsa, si no es un tema del día a día, el metro nunca va a llegar a ser una realidad. Y esto tiene que acabar porque, la falta de infraestructuras está provocando que muchas empresas no quieran venir a Sevilla, que la ciudad sea mucho menos competitiva y sostenible, que no tenga una oportunidad de desarrollo. De ahí que lo que siempre tenemos en mente es conseguir el mayor número de fondos europeo para simultanear la construcción de cuantos más tramos sea posible. Que si la obra empieza ahora en Pino Montano, no hay problema porque también empiece dentro de un año o dos en Bellavista.

Han pedido que se reduzcan los plazos de construcción, pero la Junta alega la afección al tráfico y que no es técnicamente viable. ¿Les convence la respuesta?Creemos que todavía hay margen de mejora, que aunque hayan planificado las obras a ocho años y en 2011 se planificaran a tres y nueve meses, se puede llegar a un término medio, cinco o seis años. Lo que no se puede permitir es que sean ocho años para el tramo norte, ocho para el sur y ocho para la línea 2, que al final se va la vida y no llega la red completa de metro. Lo que le hemos transmitido a la Junta y al Ayuntamiento es que se reduzca lo máximo el plazo de ejecución del tramo norte, y si no se puede reducir, que se simultanee. Que la línea completa esté en unos nueve o diez años.

¿Cree que hay posibilidad de que alguna de las nuevas líneas llegue al Aljarafe?Ahora mismo no está proyectado, pero tiene que llegar. Uno de cada dos coches vienen del área metropolitana, sobre todo del Aljarafe, así que no tiene sentido que la red completa no llegue hasta allí. Nos estamos reuniendo con los alcaldes de la zona (Gines, Bormujos, Tomares y Camas y próximamente con Castilleja) con la idea de trasladarle a la Junta una una propuesta constructiva de cómo podría llegar el metro al Aljarafe de la forma más fácil y rápida posible. Sería un proyecto muy necesario, porque tenemos la suerte de que Sevilla en 2030 va a ser una ciudad descarbonizada, pero no se puede lograr sin una red completa de metro.

¿Qué otras zonas de la ciudad, ahora no contempladas, cree que deberían contar con parada en alguna de las futuras líneas?La red completa cubriría bastante bien la la ciudad, pero se podrían abordar otras cosas. Por ejemplo, una estación en Pino Montano cerca de las cocheras, de forma que los vecinos de San Jerónimo cojan el tren hasta esa parada y allí conecten con la red de metro. Otra opción sería también, a largo plazo, que el metro vaya paralelo a la S-20 y llegue hasta San Jerónimo, justamente al lado de las vías del tren. A Palmete tampoco llega, pero podría hacerlo con la construcción del apeadero de Guadaíra, que sería un futuro intercambiador de transporte y daría servicio directo a la Pablo Olavide. Esto implicaría, por ejemplo, que los vecinos de Sevilla que estudien allí tengan parada directa y el trayecto que ahora hacen en 30 minutos lo hagan en ocho. Y también sería muy interesante porque mientras que llega la línea 2, los vecinos de Sevilla Este podrían montarse en el circular C4, bajarse en Guadaíra Cercanía y montarse en el metro.

De izda. a dcha., Enrique de Álava, Víctor Aguilar y Manuel A. Moreno, en el Parlamento Europeo el pasado julio.
De izda. a dcha., Enrique de Álava, Víctor Aguilar y Manuel A. Moreno, en el Parlamento Europeo el pasado julio.
Sevilla quiere metro

¿Qué opinión tiene de la ampliación del Metrocentro?Está bien que llegue a Santa Justa, pero me hubiera gustado que en la primera ampliación hubiera llegado hasta allí. Y me hubiera gustado más que la conexión entre Nervión y San Bernardo hubiera sido subterránea. Las líneas 1 y 2 del metro discurren de forma completamente paralela y eso es una profunda ineficiencia en el diseño de la red. Porque, por ejemplo, una persona que venga de Sevilla Este y vaya al Aljarafe y coja la futura línea 2 en el Palacio de Congresos, discurriría por la avenida de Montes Sierra y Kansas City hasta la Puerta Osario; allí se montaría en la línea 3 y se bajaría en el Prado para coger la línea 1 y llegar al Aljarafe. ¿Dos trasbordos para una ciudad tan pequeña? Lo ideal hubiera sido que las líneas 1 y 2 tengan algún punto en común.

¿Y qué me dice de las líneas de tranvibús que se van a poner en marcha?No lo vemos mal ni mucho menos, puede ser una solución provisional, pero siempre que no se olvide la línea 2. El Ayuntamiento tiene que convocar una mesa con la Junta para actualizar esa línea de forma paralela a la licitación del tranvibús. Eso tiene que ser así. Insisto, está bien como una solución provisional, pero no definitiva.

También hay importantes déficits con el Cercanías.Es un tema interesante. En enero de este año se formó en Valencia una comisión tripartita entre ayuntamientos, Generalitat y Ministerio de Transportes para mejorar los Cercanías. ¿Por qué allí sí y en Sevilla no? Valencia tiene once líneas de metro y aquí solo una. La Junta nos remitió en mayo un informe diciendo que ellos encantados de que se convoque la comisión técnica. El Ministerio al final también nos ha dado respuesta y la conclusión es que se va a formar una comisión técnica entre el Ayuntamiento, la Junta y el Ministerio para analizar de forma integral el Cercanías de Sevilla.

El metro, la SE-40, la conexión con el aeropuerto, el tercer carril de la A-49... ¿Por qué en Sevilla todos los proyectos se eternizan tanto?Porque la gente normal de la calle, los que tanto hablan en los bares, los que sufren los atascos, los que van al fútbol, los que toman una cerveza con los amigos... no lo pide. Solo lo piden ciertos sectores de la sociedad.

No podemos llegar al año 2030 y que solo tengamos una línea o línea y media"

¿Cómo surgió la idea de crear la asociación?Porque en la Junta y en el Ministerio veíamos voluntad, pero la gente de la calle, los que saben lo que vale una docena de huevos o un kilo de azúcar, no estaba organizada ni reclamando el metro, pese a que ellos iban a ser los usuarios principales, la gente normal, porque el metro no lo usan los ricos. Para eso sirve el metro, para cohesionar socialmente, para la inclusión, porque es la forma más barata de transporte. Un día me puse con un folio en blanco a explicar porqué hacía falta un metro en Sevilla desde tres puntos de vista: movilidad, sostenibilidad y cohesión social. Y se lo envié al Ministerio, a la Junta y al Ayuntamiento. No recibí respuesta de ninguno y fue cuando creé el Twitter y empecé a difundir la carta. Pero seguían sin responderme. Y descubrí la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo. En definitiva, surgió de la necesidad de decirle a la gente: "oye, vamos a tener una actitud activa". Los sevillanos no podemos esperar a votar cada cuatro años, hay muchas cosas que se pueden hacer entre medias, porque al final somos los que luego lo disfrutamos. Por eso es muy importante que todo el mundo se una al asunto del metro.

¿Cuánta gente les dijo entonces que no conseguirían nada?Muchísima. Me decían que todo estaba profundamente politizado y yo les decía que justo ahí estaba la clave, en hacerlo de forma no politizada, lo más apartidista posible. Porque quien tiene que ganar aquí es Sevilla.

¿Qué mensaje le manda a los sevillanos?Que Sevilla y todas las instituciones se han unido para pedir la red completa de metro. Y una de las cosas que hemos notado es que le hemos traído esperanza a la gente, que está desesperanzada con este tema. Somos conformistas, pero si hay un líder buscando un objetivo apartidista y constructivo que beneficie al conjunto de la sociedad, la gente se une. Lo que está claro es que no podemos llegar al año 2030 y que tengamos una línea o línea y media.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento