Cierra el espacio aéreo en el noreste de España durante una hora por la caída de los restos de un cohete sin control

Cerrado el espacio aéreo en el noreste de España por la caída de un cohete chino
Cerrado el espacio aéreo en el noreste de España por la caída de un cohete chino
Cerrado el espacio aéreo en el noreste de España por la caída de un cohete chino
Cerrado el espacio aéreo en el noreste de España por la caída de un cohete chino
Wochit

El gestor nacional de navegación aérea, Enaire, ha levantado las restricciones que había impuesto a primera hora de esta mañana en el espacio aéreo español tras la entrada en la atmósfera terrestre de un cohete chino fuera de control. Los aeropuertos de Cataluña, Baleares, Aragón y Navarra han suspendido toda su operativa, tanto de salidas como de aterrizajes, entre las 9:38 y las 10:38 horas, como consecuencia de la reentrada en la atmósfera terrestre de este cohete, que finalmente ha caído sin causar incidencias en una zona del Pacífico Sur a las 11.01 hora española según ha confirmado el Comando Espacial de la Fuerza Aérea del Ejército de EE UU.

Fuentes del gestor del tráfico aéreo Enaire han señalado que la interrupción del tráfico aéreo durante esta hora ha provocado demoras en los vuelos afectados de una media de 30 minutos, ha informado el director de Operaciones del gestor de la navegación, Xavier Benavent. 

Ante la entrada no controlada de los restos del objeto espacial chino CZ-5B en órbita descendente cruzando el territorio nacional, Enaire, siguiendo las recomendaciones de la Agencia de Seguridad Aérea Europea (EASA) y las directrices de la célula interministerial liderada por el Departamento de Seguridad Nacional, estableció para garantizar la seguridad una franja de exclusión de espacio aéreo de 100 kilómetros a ambos lados de la órbita del objeto espacial. 

Por su parte, el gestor de los aeropuertos, Aena, ha informado en Twitter de que no se han producido cancelaciones de vuelos pero sí retrasos: de los 5.484 vuelos programados, 300 han experimentado demoras, 157 de ellos en el aeropuerto de Barcelona-El Prat y cerca de 30 más en Baleares.

Benavent ha explicado que, durante 40 minutos, entre las 9:37 y las 10:17, ha estado cerrado todo el espacio aéreo en la órbita del cohete, que ha afectado a los aeropuertos de Madrid, los catalanes (Barcelona, Lleida y Reus), así como los de Zaragoza y Valladolid, aunque los aeropuertos en sí no se han cerrado. Según ha tuiteado el Departamento de Seguridad Nacional, también el aeropuerto de Madrid se ha visto afectado.

La trayectoria del cohete ha cruzado toda la península Ibérica, con un recorrido de 1.200 kilómetros, desde el norte de Portugal, pasando a 80 kilómetros al norte de Madrid y con salida por Cataluña.

La decisión de suspender los vuelos ha sido tomada por el Departamento de Seguridad Nacional (un órgano interministerial para situaciones de crisis) después de que diversas agencias de seguridad aérea mundiales hicieran un seguimiento de la trayectoria del cohete, de una masa de 17 a 23 toneladas y cerca de 30 metros, que iba a hacer una entrada incontrolada en la atmósfera.

El Departamento mantuvo reuniones durante toda la madrugada y encargó a Enaire, el operador del tráfico aéreo, ejecutar la suspensión. 

Eurocontrol ha informado de la reentrada no controlada de un cohete chino en la atmósfera, lo que ha obligado a establecer restricciones en el espacio aéreo que han afectado al tráfico, en forma de retrasos en tierra y desvíos de ruta en vuelo, según han informado los controladores aéreos en su cuenta de Twitter.

Los controladores también han informado de que, una vez se desactive la alerta y se empiece a retomar el tráfico aéreo en las zonas afectadas, "llevará un tiempo recobrar la normalidad total en el tráfico en cuando a demoras". Desde controladores añadieron que "en principio se ha establecido el 'Rate Cero' entre las 08.19 y las 12.17 UTC", que son las 9.19 y las 13.17 horas en la península Ibérica.

Fragmentos atribuidos a la etapa superior de un cohete chino sobrevuelan Sevilla en su cáida. (EP)

El CZ-5B es el código con el que se conoce a los restos del cohete chino Long March 5B lanzado el 31 de octubre desde el Centro de Lanzamiento Espacial Wenchang (Hainan). 

Durante su órbita de descenso, la lanzadera, encargada de llevar piezas para la construcción de la estación espacial china Tiangong, ha pasado sobre la península Ibérica -la ha atravesado hasta en dos ocasiones, según ha informado TVE- y finalmente ha tocado tierra a las 11.01 hora española en una zona del Pacífico Sur, según ha confirmado el Comando Espacial de la Fuerza Aérea del Ejército de EE UU.

Según ha explicado Alberto Fernández Soto, investigador del Instituto de Física de Cantabria (CSIC-UC), durante una entrevista en el Canal 24 Horas de TVE, China suele confiar en que su chatarra espacial caiga zonas no pobladas del planeta, puesto que esta es la posibilidad más probable dado que la mayor parte de la superficie de la Tierra es agua. EE UU, en cambio, reserva un poco de combustible para la hipotética situación en la que hubiera que modificar la trayectoria de su basura espacial. 

"Todos los días cae basura espacial a la Tierra, pero los fragmentos pequeños se desintegran en la atmósfera y los grandes suelen dirigirse de forma controlada sobre el océano Pacífico, donde el riesgo es muy bajo. Es una irresponsabilidad del programa espacial chino dejar caer de forma incontrolada la etapa principal de su cohete Larga Marcha CZ-5B, de unas 20 toneladas. Este es el cuarto lanzamiento de este cohete, que se está utilizando para lanzar los módulos de la nueva Estación Espacial China. El primer lanzamiento, en 2020, acabó con algunas piezas del cohete impactando en Costa de Marfil", ha declarado Jorge Hernández Bernal, astrofísico del Grupo de Ciencias Planetarias de la UPV/EHU a Science Media Centre España. "Las actividades espaciales tienen mucho que ver con lo que ocurre en la Tierra, por eso es necesaria la reflexión colectiva y el desarrollo de una Ética Espacial que dé lugar a un Derecho Espacial bien fundamentado", ha agregado.

Todos los días cae basura espacial a la Tierra, pero los fragmentos pequeños se desintegran y los grandes suelen dirigirse de forma controlada sobre el océano Pacífico"

No es la primera vez que las redes de vigilancia y seguimiento espacial de Europa y Estados Unidos rastrean los restos de un cohete chino. El pasado julio, agencias de todo el mundo estuvieron pendientes de la reentrada del Long March 5B, de 20 toneladas de peso y que viajaba sin control a 28.000 kilómetros por hora, y en mayo de 2021, otro cohete Long March 5B puso en alerta a los servicios de vigilancia de todo el mundo. Finalmente cayó en el océano Índico sin causar daños.

Con la llegada del módulo Mengtian, la estación espacial china -cuyo nombre significa "Palacio celestial" en mandarín- ya está completa y se espera que funcione unos 15 años orbitando a unos 400 kilómetros de la Tierra. En 2024, es probable que se convierta en la única estación espacial del mundo si la Estación Espacial Internacional se retira ese año tal y como está previsto.

Protocolo de actuación

La entrada no controlada en la atmósfera de este cohete chino de gran tamaño estuvo monitorizada en todo momento por distintos organismos e instituciones nacionales e internacionales que comparten información, según ha señalado Enaire en un comunicado, como son el Centro de Operaciones y Vigilancia Espacial (COVE), la European Aviation Crisis Coordination Cell (EACCC), el European Union Space Surveillance and Tracking (EUSTT), el United States Space Command, la Agencia Espacial Europea y Eurocontrol, entre otros.

Enaire, AESA, la Dirección General de Aviación Civil y la Unidad de Emergencias del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) forman parte de la célula de trabajo que dirige el Departamento de Seguridad Nacional, en el que también participan los ministerios de Defensa, Interior, Hacienda, Ciencia e Innovación y el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, de acuerdo al Protocolo elaborado por el Grupo de Trabajo de Difusión de Información de Seguridad Espacial establecido por el Consejo Nacional de Seguridad Aeroespacial.

El objetivo del citado protocolo es establecer mecanismos de coordinación y cooperación, así como canales de comunicación ágiles para garantizar el funcionamiento integrado del Sistema de Seguridad Nacional y la difusión oportuna de la información de seguridad espacial entre los diferentes organismos con competencias en la seguridad aeroespacial, sin perjuicio de las funciones que correspondan al Comité de Situación en materia de Gestión de Crisis.

Esta célula interministerial se activa si la alerta crece en posibilidad cierta o esperable con concreción mayor de afectación (lo cual no significa necesariamente certeza de impacto alguno) y puede tomar decisiones restrictivas temporales del uso del espacio aéreo en determinados corredores aéreos, por razones de seguridad como recomienda EASA, medidas que Enaire adopta en caso de que la célula interministerial así lo decida.

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento