Borja Terán Periodista
OPINIÓN

El cambio televisivo: por qué Telecinco sufre y crecen las autonómicas más astutas

Xosé Ramón Gayoso, presentador de Luar, decano de las televisiones autonómicas
Xosé Ramón Gayoso, presentador de Luar, decano de las televisiones autonómicas
TVG
Xosé Ramón Gayoso, presentador de Luar, decano de las televisiones autonómicas

Mientras Telecinco está sufriendo una pérdida de competitividad en audiencias, hay televisiones autonómicas que viven un paradójico repunte. Mientras Telecinco habla prácticamente todo el rato de personajes cada vez más lejanos de una única manera, en un debate eterno, las cadenas de proximidad más afianzadas narran aquello que toca de cerca a su público objetivo de múltiples formas diferentes: docushows, concursos, comedia, magacines, informativos...

En la creatividad televisiva que retrata cómo somos está la clave del futuro de la televisión tradicional. El modelo de una tele nacional no es el mismo que una regional, pero Mediaset no vio venir que la sociedad estaba cambiando y que incluso los reality shows evolucionan. Más aún en un mundo de entretenimiento globalizado donde la tele-realidad ya la graban los propios espectadores a través de vídeos de TikTok y donde las series se engullen desde ruidosas plataformas bajo demanda. 

Todo, o casi todo, se consume en código planetario. Incluso las ficciones son rodadas desde ciudades impersonales, no vaya a ser que algún espectador no se sienta reconocido. Pero la gran audiencia sigue queriendo estar conectada a su cultura más próxima, aquella que le afecta literalmente en su día a día y que define su existencia.

En un momento en el que todo se iguala, el buen rendimiento de autonómicas como TV3, la televisión de Aragón, Canal Sur o la televisión Gallega define el interés de la cercanía que nos hace sentir protagonistas. Aunque no basta retratar esa cercanía con programas de reporteros callejeros, como hace quince años. Ni siquiera con tertulietas. Los canales autonómicos que destacan son aquellos que logran organizar una pluralidad de premisas creativas en sus programas para, así, mostrar lo inmediato desde muchas perspectivas, ya sea desde la información o desde el entretenimiento desacomplejado que es el gran motor de la inspiración social.

Muchas perspectivas, sí. Porque vivimos en una época de grandes impactos audiovisuales, pero solemos terminar siempre viendo lo mismo y de la misma forma. Nos estamos perdiendo bastante de aquello que sucede a nuestro alrededor. La gran experiencia televisiva pasa por la cultura próxima vista hasta cómo la desconocías. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento