Entrevista

Edu Soto: "No hemos revisado las historias anteriores, estamos haciendo el musical de 'Charlie y la fábrica de chocolate' con libertad"

  • El actor interpreta a Willy Wonka en 'Charlie y la fábrica de chocolate', en el Espacio Ibercaja Delicias de Madrid.
  • "Pasados los 40, hay que pensarse tener hijos. Yo tengo 44 y ya me planto", asegura, que tiene dos hijos: Imel (2 años) y Nora (de 4 meses).
fotografo: Bieito Alvarez Atanes [[[PREVISIONES 20M]]] tema: Entrevista a Edu Soto
Edu Soto, protagonista de 'Charlie y la fábrica de chocolate: El musical'.
BIEITO ÁLVAREZ
Edu Soto, protagonista de 'Charlie y la fábrica de chocolate, el musical'.
BIEITO ÁLVAREZ

En el imaginario popular se encuentran Johnny Depp o el fallecido Gene Wilder, o la historia original de las páginas de Roald Dahl (1964). Pero ahora es Edu Soto quien da vida al famoso Willy Wonka para enseñar su famosa compañía de dulces.

Charlie y la fábrica de chocolate, el musical ha llegado al Espacio Ibercaja Delicias de Madrid para ofrecer al público un sorprendente espectáculo de humor, música, magia y diversión, una vuelta a la famosa historia bajo la interpretación de los pequeños Martín Luis Abello, Alan Miranda, Gio García y Rafael Mata Federico Bellone, que se alternan en el papel de Charlie Bucket; y, por supuesto, de Edu Soto como Willy Wonka.

Acaba de estrenar hace escasas semanas, ¿qué recibimiento ha tenido hasta ahora el musical?Los inicios siempre son duros, porque lo primero que se hace suelen ser pases para amigos y familia. Es el peor público que existe porque hay confianza, ya te conocen y la sorpresa es menor siempre. Estos pases, junto con los estrenos, son los peores días de representación. Pero luego hemos tenido el público real y la reacción ha sido muy buena. Obviamente, cualquier función necesita un tiempo para asentarse, igual que un buen guiso: tienes que dejar que repose y al día siguiente siempre está mejor. Yo creo que el teatro es igual, así que esta primera semana nos ha servido para situarnos nosotros mismos.

Edu Sotor.

Edu Soto

  • Mataró (Barcelona); 20 de mayo de 1978 (44 años)
Tras sus múltiples apariciones en televisión ('MasterChef Celebrity', 'Tu cara me suena', 'El pueblo'), y obras en las que ha actuado y cantado ('The Hole', 'Cabaret' o 'Post!', en la cual era autor y protagonista), Edu Soto se pone ahora en la piel de un personaje más que reconocido, Willy Wonka, y protagoniza el musical de 'Charlie y la fábrica de chocolate'.

¿Cómo describiría Charlie y la fábrica de chocolate, el musical?Es un musical, un lugar donde se canta, se baila, se interpreta y contamos una historia sobre la educación que reciben algunos hijos en estos tiempos que corren, donde parece que los valores están un poco desdibujados. Me imagino que mucha gente ha visto la película, o se ha leído el libro y, con ese referente, sobre todo el de Tim Burton, que es quizá el más fresco, intentamos no decepcionar al que venga.

Las personas que ya hayan leído la novela de Roald Dahl o hayan visto algunas de las dos adaptaciones cinematográficas, ¿qué pueden encontrar en este musical?Para empezar, soy una persona diferente al resto que lo ha hecho, entonces por narices tiene que ser diferente. Además, mi nariz es bastante contundente. ¿Por qué se lleva siglos representando las obras de Shakespeare? Porque cada vez son diferentes. Depende del punto de mira del director, de los que lo están interpretando, del momento en que se está haciendo... Creo que todo contexto cambia el contenido.

¿Siente más presión al interpretar a un personaje y una historia tan conocida?Que la gente conozca la historia siempre es algo positivo. De hecho, todos los productores buscan una historia que la gente ya conozca. No sabemos el porqué, pero contar una historia nueva sin referentes parece que es lo más arriesgado del mundo. Hay un referente, sobre todo el de Johnny Depp, pero no hemos recurrido a él, no hemos revisado ninguna de las historias que se ha contado anteriormente y lo estamos haciendo con total libertad, la que nos da el libreto. Pero bueno, siempre hay un margen de maniobra y ese margen nos lo hemos tomado muy en serio y hemos intentado hacer una versión muy personal.

Cartel de 'Charlie y la fábrica de chocolate'.
Cartel de 'Charlie y la fábrica de chocolate'.
LETSGO

El musical llega a España tras estrenarse en 2013 en Londres y haber triunfado en todo el mundo. Además del idioma, ¿tiene cambios con respecto a estas otras versiones?Pues hemos trabajado en equipo con el director, que es italiano y lo montó en Italia. Porque claro, él no conoce el idioma y no conoce la temperatura de aquí. A la hora de decidir qué tipo de bromas iban a encajar mejor en España ha pedido bastante consejo. Porque, obviamente, si yo me voy a Italia, aun entendiendo lo que están diciendo, no sabes cómo respira la gente. Hay bromas que me ha dicho 'esto hay que quitarlo', y le dije 'no, no, déjamela, déjamela'. O viceversa: 'Esto en Italia funcionaba muy bien, la gente se reía'. Y de repente la hacemos dos veces y aquí no se ríen. Y dije 'es que esto aquí no es una broma'. Obligatoriamente, en cada país se tiene que adaptar a su idiosincrasia, al tipo de humor, etcétera. Incluso si esto lo hubiese hecho otro actor cómico, también habría sido diferente, porque el personaje de Willy Wonka lleva la batuta. Entonces es muy curioso cómo hay que adaptar el traje a cada persona que hace la función y, obviamente, a cada país.

¿Cuánto tiempo llevan ensayando?Hemos estado un mes y medio aproximadamente. Llegamos agotados, porque hay tres disciplinas que hay que llevar a cabo: el canto, la danza y la interpretación. Es complejo, pero creemos que llegamos con la salud suficiente, no solo física, sino también emocional, como para defender un texto tan rico.

¿Es una obra familiar?
Los niños se van a divertir, indudablemente. Hay música, hay escenografías que creo que están logradas, impactantes para niños, hay trucos de magia... Pero luego el contenido textual es muy para mayores. Creo que los adultos se lo van a pasar mejor que los pequeños, porque es un universo en el que hay mucha ironía, mucho humor negro, y eso va dirigido, obviamente, para los adultos.

'Charlie y la fábrica de chocolate'.
'Charlie y la fábrica de chocolate'.
NACHO ARIAS CAREAGA

Uno de sus últimos trabajos en el teatro fue Post!, donde era el autor y el protagonista. ¿Prefiere implicarse en todos los aspectos de una obra o centrarse solo en la parte interpretativa?Bueno, el proceso de la creación es durísimo, porque tienes que estar pendiente de todo, de todos, y es muy fatigoso, hay que estar muy al 200%. Pero luego, en el proceso de obedecer al capitán del barco también hay un punto en el que, inevitablemente, dices 'yo esto lo haría mejor así o así'. Pero te dedicas solo a una cosa, que es a interpretar. Muchas veces intentas meter cuchara sin que parezca que lo estás haciendo, que esa es otra batalla muy curiosa, la de que no parezca que lo estás proponiendo. Son trabajos muy distintos. Obviamente, la obra que nace en tu cabeza y que acabas ejecutando es muy bonita, porque es algo personal que estás contando sobre ti. Aquí estás escogiendo una historia que ya está contada por otra persona en otro momento y otro lugar del mundo. Es muy distinto.

En esta obra, los niños son parte importante del elenco. ¿Cómo es trabajar con niños? ¿Lo había hecho antes?Sobre el escenario creo que no, había trabajado con niños en otras disciplinas, pero es la primera vez en teatro. Es complicado porque un mismo papel es interpretado por cuatro niños muy distintos, cada uno de su padre y de su madre, como todos nosotros. Y tienen menos oportunidad de ensayar porque el trabajo lo tienen que dividir en cuatro, porque a un niño no se le puede exigir las mismas horas que a un mayor, obviamente. Entonces se hace más lento el proceso de llegar a las cosas, pero bueno, creo que contábamos con ello.

¿Y usted, animaría a sus hijos a que sigan sus pasos en el mundo de la interpretación y la música?Yo lo que quiero es que se diviertan haciendo lo que quieran hacer y les apasione. Obviamente, en casa hay 4.000 instrumentos, vienen a verme al teatro. En Post!, sin ir más lejos, Imel tenía 6 meses y estaba por ahí. Entonces lo están viviendo muy de cerca. Mi mujer es violinista, tenemos una banda de música, estamos sacando un disco dedicado a mi hijo mayor. Todo alrededor de mis dos hijos es música y arte, pero no sería la primera vez que el hijo quiere hacer lo contrario de lo que ha visto en casa. Entonces ni los voy a animar a una cosa ni a otra, simplemente les voy a dar las herramientas que necesiten. Si necesitan herramientas musicales o artísticas, se las voy a ofrecer porque las tengo muy cerca. Y si de repente me dicen que quieren ir a Estados Unidos porque les flipa el inglés, pues haré un esfuerzo para que sea así.

¿Puede adelantarnos algo sobre este disco centrado en su hijo?Es una banda que se llama Welcome Lemi, que es Imel al revés, el nombre de mi hijo. Son temas que hicimos durante y después de la pandemia. Somos mi mujer, mi cuñado, que es pianista de jazz, mi cuñada, que es violinista también, y yo. Sobre todo con mi cuñado es con quien más compongo, y mi chica es la que hace los arreglos a posteriori de violines y cuerdas. Hemos compuesto una historia muy bestia, con 15 músicos que hemos grabado en directo en Pecado, que es un estudio muy tocho de Madrid, de la mano de Javier Limón. Está suscitando muchos intereses y creemos que el año que viene podremos empezar a mostrar esta historia, y en un formato extraño. Porque somos conscientes de que no podemos dar un concierto sin interpretar nada, y no podemos interpretar sin hacer música, entonces vamos a hacer una mezcla. Tampoco queremos hacer un musical, vamos a ver si nos inventamos una fórmula en la que tenga cabida todo esto: contar historias, pero con música, que es muy instrumental. Hay quinteto de cuerda, tres vientos, dos guitarras, piano, dos percusionistas... Es una locura. Es muy cinematográfico e invita mucho a que entre las canciones pasen cosas. No me aburro. Entre eso, la crianza de los niños, un poquito agotado...

Entonces, ¿quizá la paternidad es el más sencillo de sus proyectos actuales?No te creas, necesita mucha energía. Por eso recomiendan que, pasados los 40, te lo pienses. Tengo 44 y ya me planto. Realmente es precioso y es lo que te da más vida ahora mismo, pero también quitan mucha energía porque necesitan cuidados y necesitan que tú estés ahí.

Al margen de Charlie y la fábrica de chocolate y este disco que comenta, ¿qué otros proyectos tiene entre manos?Pues tengo una película que escribí y está en manos de una productora catalana pequeñita, pero muy trabajadora, que están levantando la financiación. Sin prisas, a lo mejor en un año o dos, a ver si se pudiera hacer. Habla sobre un amor muy extraño entre una mujer mayor y un tipo más joven, una historia muy bonita. Tenemos a la protagonista ya apalabrada, que es una de las mejores actrices de la historia del cine español. Creo que, de la mano de esa gran dama de la interpretación, iremos a buen puerto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento