La dosis más difícil: más de tres millones de mayores están llamados a ponerse la cuarta vacuna contra la Covid

  • Los mayores de 80 años, quienes viven en residencias y sanitarios pueden volver a vacunarse a partir de este lunes.
  • Sanidad y expertos la recomiendan por las nuevas variantes y por ser personas con un sistema inmune más débil.
  • La vacunación perdió pulso y las comunidades se preparan para concienciar a familiares y "repescar" mayores.
El próximo 26 de septiembre dará comienzo la campaña de vacunación de la cuarta dosis contra la Covid para mayores de 80 años y en residencias comenzará el próximo 26 de septiembre. La campaña se irá ampliando solo hasta los 60 años, aunque, según el epidemiólogo Daniel López Acuña, hay que "pensar en una ronda de vacunación para toda la población".
Este lunes empieza la vacunación de la cuarta dosis contra la Covid para mayores de 80 y residentes.

Más de 2,8 millones de personas mayores de 80 años y aquellas que vivan en residencias están llamadas desde este lunes, 26 de septiembre, a ponerse la cuarta dosis de la vacuna contra la Covid. Se trata de la segunda dosis de recuerdo, que llega en un momento en el que la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra ya casi el final de la pandemia y la normalidad se instala por fin entre los ciudadanos a medida que se van vaciando los hospitales de enfermos por el virus. En este escenario, responsables y expertos sanitarios instan a la población más mayor a ponérsela, ante el riesgo de aparición de nuevas variantes del virus ante sus sistemas inmunitarios más débiles.

Según el Ministerio de Sanidad, la incidencia en mayores de 59 años es de 129,4 y hay 2.515 personas hospitalizadas, de las que 159 están en cuidados intensivos. Aunque contagios, hospitalizaciones y fallecimientos no han cesado, la situación dista mucho de la que había cuando empezó la vacunación contra la Covid, en diciembre de 2020 y también con ellos, mayores de 80 y residentes. El efecto se empezó a ver poco después, cuando los contagios, casos graves y fallecimientos empezaron a caer en picado en las residencias, por ejemplo. 

Desde entonces, la población más mayor, de 70 para arriba, ha sido la más fiel a la vacuna contra la Covid.  Como ocurrió con las dos primeras, prácticamente el 100% de la población de esa franja tiene la tercera dosis, a la que a partir del lunes seguirá la cuarta. En esto confían en el Ministerio de Sanidad ante una nueva fase de la campaña que se produce en plena desmovilización pandémica de la sociedad. "Es una población que se ha vacunado siempre, saben que son los más vulnerables y están muy cerca del sistema sanitario", porque acuden al médico de forma habitual, apuntan para esperar que la respuesta a la cuarta dosis sea igual de buena que a las anteriores. 

 "Ahora los retos que tenemos por delante tienen que ver con la posibilidad de nuevas variantes, la duración de la inmunidad que nos han concedido las que nos hemos puesto ya", decía hace unos días la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

Además de mayores de 80 años y residentes, personas que viven en residencias y en otros centros de discapacidad, se recomienda al personal sanitario y sociosanitario, tanto a quienes trabajan en centros, servicios y establecimientos sanitarios, tanto centros de salud como hospitales, en los servicios de emergencias sanitarias en contacto con pacientes y personal de residencias de mayores o de atención a la discapacidad.

Como siempre, a medida que las comunidades vayan vacunando a su ritmo a los más mayores, la administración de esta segunda dosis de refuerzo continuará en orden descendente de edad, hasta los 60 años, que de momento es donde los expertos de la Ponencia de Vacunas y la Comisión de Salud Pública han puesto el umbral. Que después se vaya a continuar con población más joven es algo que se verá más adelante, en función de cómo evolucione la pandemia. Sí se recomienda esta cuarta dosis a personas menores de 60 años con "condiciones de riesgo".

Variantes e inmunidad

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) tiene claro que  los más mayores deben ponérsela. "Todavía no se sabe si [la Covid] predominará como virus respiratorio este invierno, pero es la sospecha. Por eso se está lanzando esta vacunación", apunta Lizzeth Canchucaja, de su grupo de Vacunas. Defienden la necesidad de esta cuarta dosis. También para personas que, aunque tengan menos de 80 años, vivan en residencias porque entre ellos es habitual que tengan otras dolencias que les hagan también especialmente vulnerables a la Covid. 

"La efectividad de la vacuna ha sido alta, del 85-90%, pero es verdad que a medida que las personas se hacen mayores esta efectividad disminuye", añade Canchucaja. Esta disminución de la protección de las vacunas a medida que pasa el tiempo -"empieza a bajar a partir de los seis meses"- es general en la población, que en conjunto también está expuesta a la aparición de nuevas variantes que escapen a la inmunidad que dan las vacunas, como ocurrió con ómicron. Este fue el origen del desarrollo de nuevas modalidades de sueros, adaptados a esta variante y sus subvariantes y que serán las que se inocularán ahora como cuarta dosis. Según la experta de de la SEGG, sin embargo, todo esto se acentúa cuando se trata de población mayor, que acusa "el deterioro del sistema inmunitario que se da de forma innata en el envejecimiento". "El sistema inmunitario de una persona mayor no es el mismo que el un niño o una persona joven", advierte.

El Centro Europeo de Control de Enfermedades pidió hace meses a los países de la UE que empezaran a poner la cuarta dosis a la población más vulnerable. Como otros países como Portugal, España optó por esperar a que las farmacéuticas desarrollaran nuevas vacunas contra la Covid, que son capaces de hacer frente a la variante ómicron, que sembró Europa de nuevo de contagios desde finales de año pasado y que se demostró resistente en buena medida a los sueros existentes, algo que afecta en mayor medida a la población más vulnerable, también por edad. Finalmente Pfizer y Moderna dieron con nuevos sueros, actualizados para ómicron y dos de sus variantes, la BA.4 y BA.5. Según dijo Darias hace unos días, durante el mes de septiembre llegarán 16 millones de dosis y hasta final de año, un total de 44 millones, una cantidad suficiente para vacunar casi a toda la población española, aunque de momento no está previsto.   

Olvidándonos de la pandemia

Este es el escenario científico en el que empezará el lunes la vacunación de la cuarta dosis. Junto a él, hay otro de carácter más psicológico, más social, que hace referencia a que la población va poco a poco olvidándose de una pandemia que parece estar llegando a su fin. El director general de la OMS, Tedros Adhanom, afirmó hace unos días que "nunca se ha estado más cerca del fin de la pandemia" y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, fue más allá al aseverar que "la pandemia ha terminado". A pie de calle, la población va dejando la Covid cada vez más atrás.

Aunque todavía se esperan posibles coletazos, vinculados a la eventual aparición de nuevas variantes, lo que es palpable es que ya prácticamente no quedan restricciones por la Covid y que la campaña de vacunación ha ido perdiendo el protagonismo casi absoluto que tuvo en 2021, a medida que la mayoría de la población se ha ido poniendo, una, dos y tres dosis. No toda, porque menos de la mitad de los menores de 40 años todavía no se ha puesto la tercera dosis, que solo alcanza al 65% del grupo de 40 a 50 años. Darias los animó hace días a ponérsela, ahora que el proceso de vacunación se prepara para un nuevo hito, el de la cuarta dosis.

En la SEGG admiten que existe cierta desmovilización entre la población de cara a vacunar a los más mayores, que hasta ahora han sido los que más se han inoculado las sucesivas dosis. En concreto, prácticamente el 100% de la población mayor de 70 años tiene la tercera dosis. En muchos casos ahora serán hijos y otros familiares quienes pidan cita por ellos o les acompañen al centro de salud o a los 'vacunódromos'. 

"Probablemente va a ser más complicado llegar a ese porcentaje, pero se tendrá que intentar", dice Canchucaja, que apuesta por "educar a las familias en que es importante la cuarta dosis porque [los mayores de 80] ya de por sí son personas vulnerables por debilidad del sistema inmune por envejecimiento". Añade que también les aplica a ellos lo que se ha constatado en el último año, que una persona que ha pasado la Covid puede reinfectarse.

"Confiamos en que de nuevo va a ser un éxito de campaña", dicen en Sanidad.

Gripe estacional

Como primera medida para facilitar el proceso, la segunda dosis de refuerzo coincidirá prácticamente con la campaña de la gripe estacional, como ya pasó el año pasado, cuando esta doble vacunación se resolvió con una inyección en cada brazo. La Comisión de Salud Pública recomendó esta semana "la administración conjunta" de las dos vacunas, contra la gripe y la de la Covid, siempre que haya disponibilidad de ambas vacunas. También se podrán administrar conjuntamente con otras como la vacuna frente a neumococo.

La cuarta dosis empezará a ponerse el 26 de septiembre y la campaña de la gripe arrancará entre ese mismo día y el 17 de octubre. Sin embargo, esto dependerá de cada comunidad y Andalucía no empezará este lunes, sino el 3 de octubre, el mismo día que arranca la vacunación contra la gripe estacional para acompasar ambas.

El consejero cántabro de Sanidad, Raúl Pesquera, confiaba hace unos días en que esta nueva fase de la vacunación se desarrolle "con las misma eficiencia que se ha hecho en anteriores ocasiones" y, como otras comunidades, aseguraba que ya estaba todo a punto para empezar a administrar las cuartas dosis. 

También en otras comunidades. Madrid y Baleares arrancarán el lunes por las residencias de mayores. "Contamos con equipos de Atención Primaria, con el apoyo del Summa 112, y con personal experimentado de las residencias", detalló hace días el consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero. Por su parte, Galicia planea que el grupos de la campaña de la cuarta dosis se haga en los 'vacunódromos', aunque realizará una "repesca" para aquellos mayores de 80 años que no puedan desplazarse hasta estos recintos. En ese caso, deberán ir a los centros de salud.

En Castilla y León, la cuarta dosis se administrará desde este lunes junto con la vacuna de la gripe en residencias cuando se trate de personal institucionalizado, en los centros de trabajo para el personal sanitario y sociosanitario o en los lugares donde el resto de la población mayor de 60 años -de mayor a menor- vaya siendo citada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento