Consumo, lunes y viernes; Hacienda hasta tres días a la semana... los funcionarios empiezan a teletrabajar para ahorrar energía

Archivo - FUNCIONARIO, OFICINA, TRABAJADOR,
Una imagen de archivo de una oficina de la Administración central.
EUROPA PRESS - Archivo
Archivo - FUNCIONARIO, OFICINA, TRABAJADOR,

Las dependencias del Gobierno empiezan a apagar luces y ordenadores para ahorrar energía. Más de tres meses después de que aprobara su Plan de Eficiencia Energética para la Administración General del Estado, cada ministerio ha empezado a organizarse y a llegar a acuerdos con sindicatos como CCOO y CSI-F para aplicar la más vistosa de sus medidas, que supone mandar a trabajar a casa de dos a tres días por semana a los funcionarios cuya tarea no requiera acudir a la oficina. Por ejemplo, los del Ministerio de Hacienda teletrabajarán un mínimo de dos días a la semana y un máximo de tres, que en algunos departamentos se traduce en trabajar en casa lunes, martes y viernes, mientras que otros lo harán martes y jueves. Otras áreas de los ministerios de Trabajo y de Consumo teletrabajarán lunes y viernes.

La reorganización de las oficinas públicas dependientes del Gobierno central responde al cumplimiento del Plan de Ahorro Energético que se aprobó en mayo y que ahora los ministerios empiezan a adaptar a sus propias circunstancias. Se espera se aplique de forma real a finales de este mes de septiembre o principios de octubre.

El Plan marco establece que de forma general podrá haber teletrabajo un máximo de tres días. El objetivo es que, además de ahorrar el combustible para ir a sus puestos de trabajo, al estar estos vacíos durante parte de la semana sea posible apagar luces y ordenadores y quitar el aire acondicionado o la calefacción en alas enteras de las dependencias ministeriales. 

El Gobierno central espera que comunidades y ayuntamientos hagan algo similar. No ha cifrado de forma precisa cuánta energía puede ahorrarse con el plan de eficiencia en la Administración Pública, pero se engloba de las decisiones que se han tomado hasta ahora para cumplir el compromiso con Bruselas de reducir un 7% el consumo de gas entre agosto de 2022 y marzo de 2023, al que se sumará previsiblemente otro objetivo, que la UE acordará dentro de poco, para ahorrar entre un 5 y un 10% en el consumo de electricidad. También, a otro plan de contingencia energética que ultima el Ministerio de Transición Ecológica.

¿Estás de acuerdo con que los Ministerios teletrabajen para ahorrar energía?

El departamento de Teresa Ribera ya tiene también su propio plan -con tres días de teletrabajo como norma y dos como excepción- y es quizá el que más hincapié hace en las acciones con las que los funcionarios pueden ahorrar energía mientras están en las oficinas. Establecer horarios de encendido y apagado de las instalaciones y equipos, aprovechar la luz natural y apagarla en despachos que no estén utilizados, ahorro de agua y cierres de instalaciones en los horarios prefijados son algunas de ellas.

Además del consumo de energía, es común en los acuerdos entre sindicatos y ministerios que los funcionarios puedan teletrabajar por motivos de salud o, en el caso de las mujeres, por embarazo.

De acuerdo al pacto que se ha alcanzado entre los sindicatos y las subsecretarías de distintos ministerios, como el de Hacienda o el de Economía, no podrán teletrabajar quienes desempeñen labores de atención al público ni labores directivas o quienes coordinen o supervisen a trabajadores que por la naturaleza de su tarea no puedan teletrabajar. Tampoco los puestos de asesoramiento especial ni quienes requieran una supervisión directa o estar disponibles de forma inmediata y no programable.

Control de presencia

Por ejemplo, los funcionarios adscritos al Ministerio de Asuntos Económicos ya pueden solicitar el teletrabajo un máximo de "tres días cada semana" y teniendo en cuenta que el trabajo presencial "no podrá ser inferior a dos días". Para que los funcionarios del departamento de Nadia Calviño puedan teletrabajar, deberán contar, "en función de la clasificación del puesto", con ordenador portátil o de una conexión "segura" a la red del Ministerio. El funcionario que pida teletrabajar "deberá aportar un teléfono y línea móvil personales" y tendrá "la obligación, durante la jornada laboral, de estar en permanente contacto y localización", así como utilizar un sistema de control de presencia que registre entradas y salidas.

El Ministerio de Trabajo también es explícito por lo que respecta a la forma en la que los funcionarios deberán demostrar que están trabajando, aunque sea desde casa. "Tendrá obligación de estar conectado durante la jornada a las siguientes herramientas de gestión: correo personal del empleado/a y, en su caso, correo de la unidad organizativa en la que esté integrado; sesión de Microsoft Teams abierta y con las notificaciones activadas; cualquier otra que la Unidad organizativa determine como necesaria para un adecuado desempeño de las funciones del puesto".

Entre los motivos que estipulan los distintos ministerios para revocar la autorización de teletrabajar figura "la apreciación razonada por parte del superior jerárquico de un rendimiento insuficiente del trabajador durante la prestación de servicios por medios telemáticos".

Reorganización de oficinas

Otro punto en común en los departamentos del Gobierno es que el teletrabajo deberá ser autorizado por un superior y que cuando eso ocurra las oficinas podrán reorganizarse. "A la vista de los espacios que queden disponibles en cada una de las unidades, la Subsecretaría podrá llevar a cabo una reorganización de los espacios que se estén utilizando y de los que queden vacíos, con el fin de optimizar y racionalizar el uso de los espacios de este ministerio, planteando soluciones que permitan reducir los costes, mediante la unificación de servicios, agrupación del personal en una sede o utilizando el mismo espacio varias personas", dice el documento de Asuntos Económicos.

No obstante, y tal y como señalan en fuentes de la Administración, esto no significa que los ministerios vayan a señalar días en que sus funcionarios teletrabajarán para cerrar los edificios. "Los ministerios no cierran", aseveran. Por el contrario, a la Subsecretaría de cada uno de ellos le corresponde trazar un plan para distribuir los días de teletrabajo por zonas y por puestos de trabajo, en el caso en que sea posible. 

Para ello, cada ministerio ha reunido a los sindicatos en mesas delegadas para diseñar cómo se aplicará el plan de ahorro atendiendo a sus circunstancias. Se han alcanzado acuerdos generales que después tienen que adaptarse y distribuirse por departamentos. De acuerdo a los acuerdos ya firmados a los que ha tenido acceso este periódico, el resultado son unas directrices generales para teletrabajar entre dos y tres días a la semana, con muchas excepciones en función de la tarea que se desempeñe y con posibilidad de tener que cambiar según las necesidades del trabajo. El Ministerio del Interior establece hasta 15 categorías laborales incompatibles con el teletrabajo, desde puestos directivos, pasando por "gestión de crisis y emergencias", hasta tareas de mantenimiento.

CCOO ve estos acuerdos como un "estadio intermedio" hasta que se apruebe la ley que regulará el teletrabajo en circunstancias ordinarias. Mientras, advierte de la necesidad de que esta reorganización para agrupar trabajadores en unas zonas y dejar otras vacías en la que no usar electricidad debe cumplir con normativas como la de prevención de riesgos laborales. "Entendemos que, además de lo recogido en este acuerdo, deben respetar los derechos laborales, como la prevención de riesgos laborales o la jornada laboral", apunta su secretaria de negociación colectiva del SAE, Montserrat Gómez.

Dos o tres días

Siguiendo la tónica general, en el Ministerio de Hacienda se ha llegado al acuerdo de teletrabajar un mínimo de dos días y un máximo de tres, pero después corresponde a los superiores de cada departamento determinar cómo se aplica. 

En algunos departamentos del ministerio que dirige María Jesús Montero los funcionarios teletrabajarán lunes, martes y viernes. Lo mismo sucede en Agricultura en algunas áreas. Según apuntan fuentes de la Administración, se ha dado la opción de teletrabajar lunes, miércoles y viernes. También el Ministerio del Interior, que tiene un acuerdo marco muy similar a los anteriores y que regula aparte cómo se aplicará el plan de eficiencia energética a la Guardia Civil y a la Policía Nacional.

Los ministerios de Consumo y de Trabajo han invertido el orden y se inclinan por teletrabajar menos y hacerlo más de forma presencial. Se ha determinado que la norma será teletrabajar dos días a la semana, "debiendo acudir presencialmente tres". No obstante, "con carácter excepcional" y "justificado" por la unidad correspondiente, los funcionarios de Trabajo podrán teletrabajar tres días, aunque se establece que el trabajo presencial no podrá ser menor al 40% de horas semanales. 

Fuentes del departamento de Yolanda Díaz afirman que en algunos departamentos se trabajará en casa los lunes y lo viernes, en una distribución de días en la que se ha puesto especial cuidado en que el hecho de que algunos trabajadores no tengan el estatus necesario para trabajar desde caso no suponga un menor ahorro de energía. Así, trabajadores del ministerio de Díaz que por la función que desempeñan no puedan teletrabajar tendrán que 'mudarse' a otras áreas que no se vayan a 'apagar' los días en que sus compañeros trabajen desde casa.  Los días estipulados para teletrabajar serán "fijos" para cada funcionario, aunque podrán cambiar si así lo determina su superior.

En términos generales y siguiendo el plan de ahorro, los ministerios han reducido también el número de ascensores en funcionamiento. En algunas zonas del de Trabajo, por ejemplo, solo estarán operativos dos de tres. Además, en las oficinas de la Administración central se aplican los mismos límites generales en el uso de aire acondicionado y calefacción que en junio se estipularon para grandes centros comerciales. El aire no podrá estar por debajo de los 27 grados y la calefacción no se podrá poner por encima de los 19.

Así, el acuerdo en el Ministerio de Economía estipula que cuando se organice el teletrabajo de los funcionarios que lo soliciten se podrá llevar a cabo "una reorganización de los espacios que se estén utilizando y de los que queden vacíos, con el fin de optimizar y racionalizar el uso de los espacios" y así "reducir los costes". Por ejemplo, utilizando el mismo espacio varias personas.

A pesar del paraguas de teletrabajar un máximo de tres días, en las negociaciones entre sindicatos y cada ministerio se deja claro que esta modalidad laboral deberá garantizar "el cumplimiento íntegro de las funciones y la atención directa a la ciudadanía", según el texto acordado en la Mesa Delegada de Hacienda.

Policía y Guardia Civil

En el caso de la Guardia Civil, el teletrabajo queda solo a disposición de las categorías que por la naturaleza de su trabajo deban hacerlo de forma presencial y se establecen tres categorías a las que pueden acogerse previa autorización de un superior: la ordinaria o tres días de trabajo a distancia y dos de trabajo presencial; la extraordinaria por razones organizativas debidamente acreditadas que sería dos días de trabajo a distancia y tres presencial, y la especial, consistente en "otras combinaciones", con carácter excepcional y debe estar justificada. "En ningún caso, la prestación del servicio presencialmente será inferior al 40% de la jornada semanal", reitera la Resolución para la Guardia Civil.

La de la Policía Nacional se adhiere al plan del Ministerio del Interior porque deja claro que es para "personal no policial" y solo para funcionarios y personal laboral que no formen parte de este cuerpo policial. 

"Será de aplicación al personal funcionario no perteneciente al Cuerpo Nacional de Policía y al personal laboral, destinado en la Dirección General de la Policía", especifica, subrayado y en negrita, en los primeros párrafos.

Ministerios reticentes

Frente a los que ya empiezan a bosquejar planes para ahorrar energía, otros ministerios todavía no tienen tomada una decisión. Son más "reticentes", apuntan desde el de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. En la Secretaría de Estado de Seguridad Social, la más numerosa en trabajadores, recuerdan que en pleno Covid no se permitió a sus funcionarios teletrabajar, cuando lo habitual en otros ministerios fue hacerlo un día a la semana. De momento, lo que se ha implantado es que quienes tienen jornada de tarde puedan hacerla desde casa. Defensa tampoco tiene todavía una distribución del teletrabajo entre sus funcionarios y Presidencia todavía ultima la suya.

Más tarde o más temprano, no obstante, tendrán que implantar un plan de ahorro energético que antes de hacerse efectivo ya suscita dudas entre algunos de los sindicatos, más minoritarios, por la tardanza en ponerse en marcha y por lo que consideran una excesiva discrecionalidad por parte de los superiores a la hora de determinar qué tareas requieren presencialidad y, por tanto, quedar fuera del teletrabajo.

"Vemos cómo ha transcurrido la negociación con perplejidad, no solo por la tardanza en tener algo firme, también por el contenido del acuerdo", apuntan la Federación Atención a la Ciudadanía (FAC) y la Unión Sindical Obrera (USO) tras cerrar el convenio con el Ministerio de Hacienda. Denuncian que el acuerdo alcanzado entre el ministerio y otros sindicatos no recoge sus propuestas "encaminadas a que los trabajadores y trabajadoras de la Administración General de Estado puedan tener acceso a algo que debería ser un derecho". Esto es, teletrabajo con "total transparencia a la hora de determinar los puestos", "trabajo por objetivos" o "sin horario fijo de ningún tipo" y que sea "el funcionario quien se organice".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento