El funeral de Isabel II propicia el primer encuentro público entre Felipe VI y el rey emérito

  • La última imagen juntos fue de enero de 2020, en la misa homenaje a la infanta doña Pilar.
  • Los reyes y los eméritos se sentaron en el mismo banco en el espacio dedicado a las monarquías europeas.
  • Es la segunda vez que el actual jefe del Estado y su padre se ven tras la marcha del segundo a Abu Dabi.
Los reyes de España, Felipe VI y Letizia, junto a los eméritos, Juan Carlos y Sofía, en la Abadía de Westminster durante el funeral de Isabel II.
Los reyes de España, Felipe VI y Letizia, junto a los eméritos, Juan Carlos y Sofía, en la Abadía de Westminster durante el funeral de Isabel II.
GTRES
Los Reyes han sido sentados junto a los eméritos en el funeral de la reina Isabel II.
Europa Press

Hacía dos años y ocho meses desde la última vez que se había visto juntos al rey Felipe VI y a su padre, Juan Carlos I. Fue en el funeral por la hermana de este último, la infanta doña Pilar, en enero de 2020 y ha sido otro funeral, el de la reina Isabel II en Londres, el que ha vuelto a reunir en público al monarca y al rey emérito.

Había muchas dudas sobre dónde se iban a sentar los reyes Felipe y Letizia, por un lado, y los eméritos, Juan Carlos y Sofía, por otro, según el protocolo británico. Finalmente, se optó por colocar a las familias reales europeas siguiendo un mismo criterio: primero, los monarcas reinantes e, inmediatamente a su derecha, o los herederos o los eméritos. De este modo, Felipe VI -con uniforme de gala de capitán general de la Armada- y doña Letizia estuvieron sentados en la segunda fila de la zona destinada a las monarquías europeas y al lado de la reina, Juan Carlos I y doña Sofía. De la misma forma se pudo ver, por ejemplo, a Beatriz de Holanda a la derecha de su hijo Guillermo y su nuera Máxima.

Aunque se han sentado juntos, los reyes y los eméritos entraron por separado a la abadía de Westminster -Juan Carlos de Borbón ayudado por un asistente debido a sus problemas de movilidad-, como había ocurrido el domingo cuando visitaron la capilla ardiente de la monarca fallecida. Igualmente, esa misma noche la pasaron en lugares distintos: los reyes Felipe y Letizia pernoctaron en la residencia del embajador español en Reino Unido, mientras que los eméritos se quedaron en un hotel.

El funeral por la reina de Inglaterra comenzó a mediodía (11.00 horas en Londres) y se prolongó algo más de una hora, durante la cual no se vio a los monarcas y a los eméritos mantener ningún tipo de conversación, aunque don Juan Carlos y doña Sofía sí intercambiaron comentarios. Al finalizar, la reina Letizia no pudo acompañar a su marido en el resto de homenajes programados debido a que tenía que viajar a Nueva York para asistir a distintos actos de las agencias de la ONU relacionadas con la salud mental, infancia, alimentación y lucha contra el cáncer.

La imagen en la abadía de Westminster es la primera vez que se ha podido ver juntos a Felipe VI y su padre desde que Juan Carlos I se marchara a vivir a Abu Dabi en agosto de 2020 por las investigaciones abiertas por la Fiscalía sobre sus finanzas, pesquisas que han terminado archivadas este mismo año.

En una carta dirigida al actual jefe del Estado tras el cierre de las investigaciones, confirmó que continuaría "residiendo de forma permanente y estable en Abu Dabi", aunque manifestó su intención de visitar España "con frecuencia".

Fue a mediados del pasado mes de mayo cuando se produjo una de esas visitas. Juan Carlos de Borbón pasó unos días en Sanxenxo (Galicia), donde participó en una regata. Antes de volver a la que ahora es su residencia habitual en Emiratos, pasó por el Palacio de la Zarzuela, donde se reunió en privado con Felipe VI y no trascendieron imágenes. Después, ambos participaron en un almuerzo con otros miembros de la familia, como la reina Letizia y doña Sofía, quien tuvo que mantener una distancia prudencial de seguridad con respecto al resto de comensales por haber contraído la Covid.

El rey Juan Carlos ya no tiene cuentas pendientes con la justicia española, pero sí mantiene un contencioso abierto precisamente en Londres con Corinna Larsen, quien le denunció por acoso. La demanda aún está pendiente de resolver por parte de los tribunales británicos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento