Orejas caídas, manchas blancas, rostros menos feroces... así cambia físicamente la domesticación a los animales

Un ejemplar de Border Collie de color marrón y blanco.
Un ejemplar de Border Collie de color marrón y blanco.
Ray Shrewsberry / PIXABAY
Un ejemplar de Border Collie de color marrón y blanco.

Hace más de 150 años, Charles Darwin notó algo curioso en los mamíferos domesticados en comparación con sus ancestros salvajes: son más dóciles y muestran unas características físicas y morfológicas diferentes, entre las cuales se encuentran las orejas más caídas, las colas curvadas, las manchas blancas en el pelaje y los rostros más juveniles (menos feroces). Un estudio publicado en la revista Genetics habla del "síndrome de la domesticación", una explicación basada en el comportamiento y la genética que describe a los animales domesticados.

"La mayoría de los rasgos de la domesticación, tanto morfológicos como fisiológicos, pueden explicarse fácilmente como consecuencias directas del déficit de células de la cresta neural durante el desarrollo embrionario", expresa Adam Wilkins, uno de los autores del estudio.

Las células de la cresta neural se forman cerca de la médula espinal en desarrollo de los primeros embriones vertebrados. A medida que el embrión madura, las células migran a diferentes partes del cuerpo y dan lugar a muchos tipos de tejidos. "Estos tejidos incluyen células pigmentarias y partes del cráneo, las mandíbulas, los dientes y las orejas, así como las glándulas suprarrenales, que son el centro de la respuesta de lucha o huida", añade el investigador.

En la hipótesis propuestas por Wilkins y sus compañeros de equipo (Richard Wrangham y Tecumseh Fitch), "cuando los humanos criaron a estos animales por mansedumbre, es posible que hayan seleccionado sin darse cuenta aquellos con déficits leves en la cresta neural, lo que resultó en glándulas suprarrenales más pequeñas, es decir, animales menos feroces".

Características morfológicas más amigables

De esta manera, los lobos, por ejemplos, se volvieron más mansos, llegando hasta los perros que conocemos hoy en día. Pero, además, también han ido presentando unas características físicas diferentes. "Los déficits de la cresta neural pueden causar despigmentación en algunas áreas de la piel (manchas blancas), malformaciones en el cartígalo de la oreja (lo que hace que éstas estén más caídas) o anomalías dentales y cambios en el desarrollo de la mandíbula (haciéndose cada vez más pequeña la boca)", detalla el estudio.

Los autores también sugieren que el tamaño reducido del cerebro en la mayoría de los mamíferos domésticos también podría ser un efecto indirecto de los cambios en la cresta neural. 

Lista de los rasgos modificados por el síndrome de la domesticación.
Lista de los rasgos modificados por el síndrome de la domesticación.
GENETICS

Esta teoría ha abierto la puerta a la realización de pruebas para corroborar si este "síndrome de la domesticación" es real, siendo ya muchos los científicos que están mapeando los genes alterados en ratas, zorros y perros. "Si es así, tendremos una comprensión mucho más profunda de la biología en cuanto a evolución se refiere", afirma Wilkins.

"La domesticación de animales fue un paso crucial en el desarrollo de las civilizaciones humanas. Sin estos animales es difícil imaginar que las sociedades humanas hubieran prosperado de la forma en la que lo han hecho", concluye el autor del estudio.

Colaboradora '20minutos'

Soy Inés López García. Me formé en la Complutense con la intención de acabar informando sobre animales y medioambiente. Tuve mi primera oportunidad laboral en el medio local 'Madridiario'; luego entré en '20minutos', donde pude escribir sobre cine, series y videojuegos, mis tres hobbies. Me mudé a Londres para mejorar el inglés y escribir sobre el Brexit y el covid en la distancia. En la actualidad escribo sobre lo que siempre quise, animales, en la sección Animaleros de '20minutos'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento