El Midcat que ya quiere Alemania puede hacer de España el "granero" de gas de Europa: cuánto puede costar y cuánto nos puede beneficiar

Un gasoducto podría unir la Península Ibérica con el resto de Europa
Un gasoducto podría unir la Península Ibérica con el resto de Europa
Carlos Gámez

Alemania aboga por la construcción de un gasoducto a través de Francia para que el gas llegue desde España y Portugal hacia el norte de la Unión Europea. De esta forma, Olaf Scholz ha resucitado el Midcat. Ahora que lo propone el "jefe" alemán de la UE, ¿se seguirá oponiendo la Francia de Emmanuele Macron?

Scholz ha resucitado el Midcat, esto es, una infraestructura que llevase a otros países de la UE el gas que llega a España -el de Argelia y el de los barcos que llegan de diversos países y se conectan a las plantas regasificadoras-, y que aquí se almacena.

Eso ahora, porque este pasado mes de marzo el Midcat no era una prioridad para Alemania, aunque Rusia ya hubiese iniciado su invasión de Ucrania. El canciller alemán dijo entonces ser partidario de apoyar los recursos disponibles en las instalaciones del oeste de la Unión Europea, como medida a corto plazo para diversificar sus fuentes de aprovisionamiento.

Hay que tener presente que el nuevo catálogo europeo de energías verdes para la transición energética ya incluye el gas y la energía nuclear

Scholz no abogaba pues por la construcción de otras nuevas como el Midcat. En marzo, el canciller se fiaba de Rusia y de que el conflicto bélico no iba a afectar al tránsito del gas ruso hacia Europa (Alemania dependía en ese momento del gas ruso en más de un 50%).

Estación receptora de gas del gasoducto Nord Stream 1 del Mar Báltico.
Estación receptora de gas del gasoducto Nord Stream 1 del Mar Báltico.
EP

Pero las previsiones germanas se han visto superadas por la guerra y todo hace pensar que en otoño Putin cerrará el grifo del gas. Además, hay que tener presente que el nuevo catálogo europeo de energías verdes para la transición energética ya incluye el gas y la energía nuclear.

España, el país de europeo que más gas puede almacenar

España es el país de Europa con más capacidad de almacenamiento de gas y también con más capacidad de regasificación (el gas llega en barcos en estado líquido y en las plantas se gasifica). En nuestro país hay seis plantas dedicadas a ello y en Portugal, una más. Son siete de las 20 que hay en toda la UE.

Según datos de Gas Infraestructure Europe (GIE), España cuenta con el 35% de la capacidad de almacenamiento de gas de la UE (y Reino Unido). Francia tiene un 14%; Bélgica, un 6%; e Italia, un 5%.

El Midcat costaría uno 400 millones de euros y ampliaría la capacidad anual hasta los 17.000 millones de metros cúbicos de gas

El problema es, otra vez, la excepción ibérica. Ocurre con el mercado de la luz (lo que ha permitido que España y Portugal tengan un precio más barato) y también con el gas. Faltan interconexiones con el resto de Europa, lo que al final siempre quiere decir que faltan conexiones con Francia (donde hay tres plantas regasificadoras). El muro de los Pirineos... todavía.

Alemania vuelve a recibir gas ruso a través de Nord Stream 1
Planta de gas en Alemania.
Europa Press

El Midcat pretendía (pretende) salvar ese muro. Se trata de crear una interconexión gasista entre España y Francia, a través de Cataluña. Este gasoducto costaría uno 400 millones de euros y ampliaría la capacidad anual hasta los 17.000 millones de metros cúbicos de gas.

Sin embargo, París no ha querido... al menos, hasta ahora. Y eso que ya en los años 50 del siglo XX el general De Gaulle proponía llevar el gas de Argelia hasta las fábricas alemanas. Pero en 2019 descartó su parte del Midcat por su elevado coste. Si Macron se suma, como todo hace suponer, España puede convertirse en el granero de gas de Europa.

El gasoducto entre España y Francia hacia el Europa está en los planes de la OTAN

Quiere Alemania, que es muy importante, y quiere la OTAN, que es aún más importante. No había estallado la guerra en Ucrania, pero en Berlín a nadie se le escapaba que su dependencia del gas ruso era grande... demasiado grande. Según contó en febrero La Vanguardia, el gasoducto entra en los planes de la Alianza Atlántica.

Fuentes gubernamentales españolas confirmaban que "el relanzamiento de una nueva conexión transfronteriza con Francia para llevar gas al corazón de Europa" se encontraba en las mesas de trabajo de la OTAN. Seguramente de ello se habló en la reciente cumbre atlántica de Madrid.

La parte española del Midcat ya está hecha

En cualquier caso, el proyecto ha ido tomando forma a este lado de los Pirineos. El gasoducto llega desde Orán (Argelia); cruza el Mediterráneo hasta Almería; desde allí sube hasta Cataluña, pasando por las estaciones de Cartagena, Montesa, Paterna, Tivissa, Barcelona y Hostalric. Todo eso ya está construido.

Si Francia asume la urgencia planteada por Alemania sólo habría que cruzar los Pirineos. Ya en suelo francés, a través del STEP (South Transit East Pyrenees), el gas llegaría a Barbaira y de allí continuaría hasta Saint Martin de Crau y Etrez, ya junto a la frontera con Suiza. 500 kilómetros más allá aparece Stuttgart.

Pero de hacerse, ¿cuánto tiempo supondría? Lo ha calculado este viernes la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. "La interconexión por los Pirineos catalanes puede estar operativa en ocho o nueve meses del lado de la frontera sur. Por eso es fundamental ir de la mano de Francia", ha asegurado Ribera en una entrevista en RTVE.

La ministra Teresa Ribera en la rueda de prensa tras la Conferencia Sectorial de Energía.
La ministra Teresa Ribera en la rueda de prensa tras la Conferencia Sectorial de Energía.
YouTube

La ministra no adelanta cuántos millones de euros costaría cruzar los Pirineos con las tuberías de gas, pero, según la patronal catalana Fomento del Trabajo, podrían ser unos 450 millones de euros. No son, en cambio tan optimistas con los plazos: en marzo estimaban unos tres años de obras.

La pregunta es quién paga una interconexión para garantizar la seguridad de suministro del centro y del norte de Europa... que no sea el contribuyente ni el consumidor de gas español"

En todo caso, si se hace, ¿quién corre con los gastos? "La pregunta es quién paga una interconexión para garantizar la seguridad de suministro del centro y del norte de Europa. Nuestra reivindicación es que no sea el contribuyente ni el consumidor de gas español", dijo la ministra este pasado miércoles.

Entre tanto cabe ampliar la interconexión existente con Francia, a través de Irún y Larrau. Tiene una capacidad anual de unos 8.000 millones de metros cúbicos, muy poco si de mandar gas al resto de Europa se trata. Según el Ministerio para la Transición Ecológica ahora podría añadirse un nuevo compresor para incrementar el volumen exportado entre un 20% y un 30%. Ribera calcula que la obra "sería una cuestión de muy pocos meses, dos o tres".

Enagás anunció en julio tres nuevos gasoductos

Al margen de los gobiernos está también el trabajo de las empresas del sector. El pasado mes de julio, Enagás (Empresa Nacional de Gas) anunció sus planes para construir tres nuevos gasoductos: una nueva interconexión con Portugal; otra submarina para bombear gas hacia y desde Italia; y la que uniera España con Francia (el Midcat).

Según Enagás, una nueva interconexión con Portugal, otra submarina con Italia y cruzar el Midcat a Francia supondría una inversión de casi 2.000 millones de euros

Todo ello es parte del Plan Estratégico 2022-2030 de Enagás. La gasística calcula que supondría una inversión de 4.755 millones de euros para la próxima década. Del total, casi 2.000 milones serían para las tres infraestructuras mencionadas.

Metanero
Barco metanero en el puerto de Bilbao.
IBERDROLA

Según Enagás, estas instalaciones no irían en contra de los objetivos de transición energética europeos. Su plan habla también de hidrógeno verde. En concreto, ya baraja la posibilidad de que estos nuevos gasoductos puedan transportar gases renovables y, de entre ellos, el omnipresente hidrógeno verde. Al tratarse de combustibles incluidos en los planes de transición energética de la UE, los proyectos podrían recibir ayudas del 30-40%.

Básicamente, España le compra gas a Argelia, Estados Unidos, Nigeria, Rusia, Noruega, Qatar y Omán. El gas argelino llega por medio del gasoducto Medgaz (también lo hacía por el gasoducto Magreb-Europa, cerrado por la crisis entre Marruecos y Argelia).

El resto es gas natural licuado que llega por barco de los países antes mencionados a las terminales de Cartagena y Mugardos (A Coruña), en mayor medida, pero también a las de Barcelona, Bilbao, Huelva y Sagunto (la de Gijón podría ponerse ya en marcha). Además, hay centros de almacenamiento subterráneo en Serrablo (Huesca), Gaviota (Vizcaya) y Yela (Guadalajara).

Puerto del Musel en Gijón
Puerto del Musel en Gijón
EUROPA PRESS
Mostrar comentarios

Códigos Descuento