El secreto del mecanismo del botijo: por qué mantiene fría el agua más tiempo

  • Podría decirse que los actuales dispensadores de agua fría son la evolución del botijo.
  • Dos profesores de Química de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) desarrollaron un modelo matemático para explicar su funcionamiento.
Así enfría el agua un botijo
Así enfría el agua un botijo
Carlos Gámez

El origen del botijo se dibuja en paralelo al de la civilizaciones que descubrieron la utilidad del barro cocido para crear utensilios y herramientas. Para remontarse al nacimiento de este recipiente hay que viajar mentalmente unos 5.500 años en modo back forward hasta Mesopotamia. Aquí comenzó el desarrollo de las primeras técnicas y usos con barro cocido.

Han tenido que pasar miles de años para que los académicos se fijaran en esta nevera natural para el agua y estudiaran la fórmula por la cual si uno acerca a un botijo, lo agarra por el asa y se lleva el pitorro a la boca, se puede disfrutar de un momento de frescor natural que ya quisieran las pastas de dientes modernas.

En 1990 Gabriel Pinto y José Ignacio Zubizarreta, profesores de la Escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) se pararon a pensar y dibujaron sobre una pizarra la fórmula que descubre el efecto refrescante del agua en el interior de un botijo. Tal repercusión tuvieron sus estudios que se publicaron en 1995 en un artículo de la revista estadounidense Chemical Engineering Education.

No sabemos qué ocurriría si en vez de agua llenáramos el botijo de otros líquidos cercanos al espíritu. ¿Un tinto de verano? Dejemos que el botijo mantenga su idoneidad y que siga existiendo durante muchos miles de años más.

El mecanismo científico de un botijo
El mecanismo científico de un botijo
Carlos Gámez
Mostrar comentarios

Códigos Descuento