Los precios escalan hasta el 10,8 % en julio y registran su nivel más alto en 38 años

Evolución del IPC en el mes de julio en los últimos años.
Evolución del IPC en el mes de julio en los últimos años.
Henar de Pedro

El Índice de Precios de Consumo (IPC) continúa con su imparable espiral y subió un 0,6% en julio en relación al mes anterior hasta situarse en el 10,8%, su nivel más alto en los últimos 38 años, según el avance publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El organismo, que tendrá que ofrecer más detalles y confirmar estas cifras el próximo 12 de agosto indica que este nuevo incremento se debe, fundamentalmente, a la subida de los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas y de la electricidad y al coste de la ropa y el calzado, cuyos precios han bajado menos que el año pasado. 

En el caso de los alimentos y bebidas no alcohólicas, la subida en la categoría en junio fue del 12,9%, 2,1 puntos más que el IPC de julio, lo que supone que la cesta de la compra de los españoles sea 620 euros más cara que hace un año

Desde el Gobierno han apuntado sobre este asunto que la inflación es un fenómeno global y una de las principales consecuencias de las tensiones geopolíticas -principalmente por la guerra en Ucrania-, que están produciendo un incremento continuado de los precios de la energía, especialmente del gas, y también de los alimentos.

Descenso en las gasolinas

El INE destaca también que en julio se ha producido un descenso de los precios de los carburantes, que en la actualidad está por debajo de los dos euros incluso sin aplicar la bonificación estatal de 20 céntimos por litro. 

Según los últimos datos difundidos por el Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE), que recoge el precio medio registrado en más de 11.400 estaciones de servicio españolas entre el 19 y el 25 de julio, el coste de ambos combustibles han marcado sus niveles más bajos en los últimos dos meses. 

La gasolina marcó 1,954 euros de media durante los últimos siete días, su precio más bajo desde la penúltima semana de mayo, cuando se pagaba a 1,74 euros el litro, mientras que el gasóleo, a 1,933 euros, no costaba tan barato desde principios de junio, cuando se situaba en 1,716 euros.

Ambos combustibles también se sitúan por debajo de los precios registrados a finales de marzo, cuando el Gobierno estableció la bonificación para todos los consumidores.

Por su parte, la tasa de variación anual estimada de la inflación subyacente -índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos- también aumenta seis décimas, hasta el 6,1%. De confirmarse, sería la más alta desde enero de 1993. De este modo, la subyacente se sitúa 4,7 puntos por debajo de la tasa del IPC general.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento