Diferencia entre la potencia térmica y potencia eléctrica de un aire acondicionado

Un aire acondicionado instalado en una habitación.
Un aire acondicionado instalado en una habitación.
©GTRESONLINE

El aire acondicionado durante el verano, más aún con la ola de calor actual, se convierte en un aliado fundamental en el hogar. Sin embargo, muchos usuarios se preocupan por el consumo y por el incremento de la factura eléctrica por el uso de este aparato. 

Es por ello que conviene tener claros algunos conceptos que influyen a la hora de decantarse por uno u otro aire acondicionado, unas especificaciones técnicas que, en ocasiones, son desconocida por los usuarios. 

Así, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha explicado la diferencia entre ambos conceptos, dando pautas sobre qué aire acondicionado es más recomendable para cada persona. 

¿Qué es la potencia eléctrica?

La potencia eléctrica está relacionada con la cantidad de electricidad que consume el aparato por cada hora que está funcionando conectado a la red. Se mide en vatios por hora o en kilovatios por hora (kWh).

¿Qué es la potencia térmica?

La potencia térmica es la capacidad para cambiar la temperatura que tiene un aparato, en otras palabras, la cantidad de frío o calor que puede aportar. Si se trata de refrigerar, se habla de capacidad de refrigeración.

¿Cómo saber qué aire acondicionado comprar?

A la hora de elegir uno u otro aire acondicionado, hay que fijarse, además del consumo que genera el aparato, en la potencia térmica, un factor que depende del tamaño de la casa o la habitación que se quiera refrigerar. 

Así, se debe tomar la superficie y la altura de la habitación en metros, esto es, el volumen de la habitación y multiplicarlo por 45: Potencia del aire necesaria (W) = 45 x Ancho (m) x Largo (m) x Alto (m).

"Si prefieres obtenerlo en BTU directamente, en lugar de multiplicar por 45 debes hacerlo por 150", indica la OCU, que además indica otros factores importantes a tener en cuenta a la hora de elegir un aire acondicionado: 

  • Si la habitación tiene mucha sombra, reduce la potencia en un 10%.
  • Si recibe mucha luz solar, aumenta la potencia en un 15% si está orientada al sur o un 10% si está orientada a este u oeste.
  • Si hay más de 2 personas en la estancia de forma habitual, añade 600 BTU por persona.
  • Si la estancia a refrigerar es una cocina, aumenta su potencia en 4.000 BTU.
  • Ten en cuenta los aparatos eléctricos en la estancia que puedan generar calor.

Además, para facilitar los cálculos, se puede utilizar la calculadora de aire acondicionado de la OCU. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento