Paciente, hombre y reincidente: así es el perfil del agresor a los sanitarios

Miembros del sindicato Amyts, mayoritario entre los médicos madrileños, durante una concentración en la Puerta del Sol este sábado.
Imagen de archivo de médicos madrileños durante una manifestación en Madrid
Javier López / EFE

Las agresiones a profesionales del Sistema Nacional aumentaron hasta las 10.170 en 2021. Estas fueron dirigidas principalmente hacia médicas de Atención Primaria; siete de cada diez ocasiones fueron cometidas por los propios pacientes, que en su mayoría, un 59%, fueron hombres.

Se han contabilizado 15,71 notificaciones de agresiones por cada 1.000 profesionales, lo que supone 2,24 puntos más con respecto al 2020, cuando se registraron un total de 8.532, según el "Informe de agresiones a profesionales del Sistema Nacional de Salud 2021".

La tasa de notificación de agresiones fue 3,85 veces superior en Atención Primaria y extrahospitalaria que en atención hospitalaria (32,27 frente a 8,37).

El 19 % de los agresores eran reincidentes, según los datos proporcionados por las distintas comunidades entre marzo y abril de este año.

Las cifras más altas de agresiones se dieron en el personal facultativo y administrativo (23,34 y 19,47); enfermería (14,34); celadores (12,78); Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE, 12,52) y otros (6,52).

La mayoría se proyectaron hacia las mujeres con un 77 %, por el contrario, un 59 % de los agresores fueron hombres.

Los agresores eran usuarios o pacientes (74%) y familiares y acompañantes (26%). El documento resalta que "es un dato que no se debe dejar de considerar", pues los actos violentos sumaron un total de 1.483.

Los principales motivos por los que agredieron al personal sanitario se centraron en la atención recibida (35,88 %), causas relacionadas con sus demandas (23,74 %) y causas ajenas a la organización o a la asistencia prestada (20,34 %). Este porcentaje es muy parecido al del propio acto sanitario o administrativo realizado (20,04 %).

Y fueron las consultas el escenario del 40 % de las agresiones, por delante de los puntos de admisión e información (21,3 %), la hospitalización (16,54 %) y los servicios de urgencias (10,2 %).

Un 3% tuvieron lugar en el domicilio del paciente o en la vía pública, un "dato a destacar" porque, aunque no es muy elevado, "no deja de ser una fuente de conflicto importante y a tener en cuenta, a la hora de establecer medidas preventivas o correctivas en los ámbitos de las visitas domiciliarias o los trayectos “in itinere” del propio profesional", señala Sanidad.

El valor absoluto de las notificaciones de agresiones que ocurren en el domicilio o en la vía pública alcanzó la "considerable" cifra de 310 en 2021.

Esta subida podría estar relacionada con la pandemia y la recuperación paulatina de la actividad asistencial. Por otro lado, se relaciona con la posibilidad de que solo una parte del personal que trabaja en los sistemas sanitarios autonómicos notifiquen las agresiones y "todavía existan numerosos incidentes violentos que no hayan salido a la luz".

El informe destaca que el año pasado continuaron las situaciones y las restricciones debido a la covid, "existiendo por tanto la posibilidad de que a pesar de que se hayan producido agresiones reales, los propios profesionales no las hayan notificado" debido a la sobrecarga de trabajo o la paralización de procesos judiciales, entre otros.

Se subraya la necesidad de "continuar con la recopilación de datos y la realización de estudios" para obtener datos más consolidados y establecer una tendencia. Las modificaciones de la asistencia sanitaria derivada de la covid "pueden ser una de las posibles causas" en el descenso en las notificaciones en 2020 y su posterior aumento en 2021, señalan.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento